GALICIA INTENTA CUI­DAR DE SUS PARAJES ÚNI­COS

Galicia tie­ne parajes que des­ban­ca­rían cual­quier pa­raí­so le­jano que emer­ge en Ins­ta­gram Los que sal­tan a la Red no de­jan de re­ci­bir tu­ris­tas pe­ro... ¿Es­tán pre­pa­ra­dos pa­ra ren­ta­bi­li­zar su po­ten­cial?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ma­ría Ce­drón

Galicia cuen­ta con parajes úni­cos que des­ban­ca­rían cual­quie­ra de esos pa­raí­sos le­ja­nos que arra­san en las re­des so­cia­les. La cues­tión es, por tan­to, ¿có­mo cui­dar­los? La sos­te­ni­bi­li­dad es la re­ce­ta.

Un día de ju­lio del 2015, cuan­do el ban­co de los acan­ti­la­dos de Loi­ba aún co­men­za­ba a ha­cer­se fa­mo­so, no ha­bía ape­nas gen­te sa­cán­do­se fo­tos con el ca­bo Or­te­gal de fon­do. Úni­ca­men­te al­gún que otro ca­mi­nan­te ha­cía la ru­ta que bor­dea el mar an­tes de pa­rar a echar­se un re­fri­ge­rio en la can­ti­na abier­ta a es­ca­sos me­tros del ban­co. Pascual Caín­zos, un per­ce­bei­ro re­ti­ra­do, es­ta­ba aque­lla ma­ña­na de ju­lio to­man­do al­go en el bar. Con­ta­ba que era na­tu­ral de Loi­ba y que in­clu­so ha­bía te­ni­do una vez un pa­pel co­mo ac­tor en la pe­lí­cu­la Ma­tías, juez de lí­nea. Es­cu­char su his­to­ria y la del due­ño de aquel chi­rin­gui­to de ve­rano era agra­da­ble. En­ri­que­ce­dor. Aho­ra, tres años des­pués, el flu­jo de tu­ris­tas que lle­gan has­ta el ban­co en ve­rano es mu­cho ma­yor. «El ban­co es un atrac­ti­vo pa­ra que la gen­te des­cu­bra la Cos­ta da Ca­pe­la­da. Lo mis­mo pa­sa con O Fu­ci­ño do Por­co co­mo po­lo de atrac­ción pa­ra ex­plo­rar O Vi­ce­do o A Ma­ri­ña. Pe­ro más allá de ex­plo­tar lu­ga­res em­ble­má­ti­cos, lo im­por­tan­te es pla­ni­fi­car y dis­tri­buir los flu­jos turísticos», apun­tan des­de el Clús­ter de Tu­ris­mo de Galicia.

El ban­co de Loi­ba pue­de usar­se co­mo ejem­plo de có­mo un en­cua­dre que ha do­mi­na­do mi­les de fo­tos subidas a Ins­ta­gram o Fa­ce­book en los úl­ti­mos años ha con­tri­bui­do a pro­mo­cio­nar tu­rís­ti­ca­men­te una zo­na ale­ja­da de las gran­des ciu­da­des, ubi­ca­da en Or­te­gal. El ge­ren­te de Sher­pa Pro­ject Con­sul­to­res, Gu­ti Mar­tín, es cons­cien­te del po­ten­cial de las re­des so­cia­les en la pro­mo­ción tu­rís­ti­ca por­que, co­men­ta, «vi­vi­mos en una épo­ca en la que las per­so­nas que­re­mos ser pro­ta­go­nis­tas de mo­men­tos que nos ha­gan sen­tir­nos úni­cos y di­fe­ren­tes. Las re­des so­cia­les es­tán sien­do uti­li­za­das co­mo he­rra­mien­tas de di­fu­sión, pro­mo­ción de lu­ga­res y des­ti­nos, así co­mo una fór­mu­la in­me­dia­ta de po­der com­par­tir las sen­sa­cio­nes que es­ta­mos vi­vien­do en un mo­men­to con­cre­to de nues­tro via­je».

La pre­gun­ta que hay que for­mu­lar aho­ra en el ca­so de Loi­ba es dón­de es­tá la lí­nea ro­ja que no hay que tras­pa­sar pa­ra no aca­bar mu­rien­do de éxi­to. Esa mis­ma cues­tión es apli­ca­ble a otros mu­chos pun­tos de Galicia que, aun­que no re­ci­ben tu­ris­tas en ma­sa co­mo As Ca­te­drais, en el con­ce­llo de Ri­ba­deo, o el re­cién inau­gu­ra­do Pór­ti­co de la Glo­ria, en la ca­te­dral de San­tia­go, han ex­pe­ri­men­ta­do un fuer­te im­pul­so en los úl­ti­mos años. Des­de el par­que de O Ca­rrei­rón, en A Illa de Arou­sa, a los ca­ño­nes del Sil, en­tre las pro­vin­cias de Lu­go y Ou­ren­se.

NO CRU­ZAR LA RAYA

El equi­li­brio per­fec­to es el que tra­tan de bus­car los ve­ci­nos de Noa­lla, en el con­ce­llo de San­xen­xo. Ellos son im­pul­so­res de una puer­ta co­lo­ca­da en pun­ta Fa­xil­da des­de la que pue­de fo­to­gra­fiar­se la pues­ta de sol con Ons al fon­do. «O ob­xec­ti­vo é que a xen­te co­ñe­za a par­te ru­ral do con­ce­llo e pro­mo­cio­nar is­to no in­verno», ex­pli­ca uno de los pro­mo­to­res de la idea, Fer­nan­do Mar­tí­nez. Ellos no van a fe­rias de tu­ris­mo. «Usa­mos o bo­ca a bo­ca e as re­des so­ciais», apun­ta. No les va mal. Con ellas lle­gan muy le­jos. Pa­ra enero, fe­bre­ro, mar­zo y abril tie­nen ya una re­ser­va de cin­co pa­re­jas de ju­bi­la­dos de Mai­ne (Es­ta­dos Uni­dos) que ha­rán ba­se en Noa­lla pa­ra des­cu­brir la Galicia ru­ral. «Van ir ás au­gas de Ou­ren­se, a Mu­xía... E pa­ran aquí en Noa­lla», apun­ta. Pun­ta Fa­xil­da es uno de esos lu­ga­res que es­ta­ban por des­cu­brir. Por­que, co­mo apun­ta Gu­ti Mar­tín, el in­te­rior y la cos­ta de Galicia, su red de par­ques na­tu­ra­les y es­pa­cios imán, es­con­den mu­chos te­so­ros. Nues­tra mi­sión co­mo ex­per­tos y la de la Ad­mi­nis­tra­ción y res­to de agen­tes in­vo­lu­cra­dos es su pro­mo­ción».

A su jui­cio, es­ta «de­be cen­trar­se en al­can­zar un de­sa­rro­llo tu­rís­ti­co que no sea efí­me­ro y que ten­ga en cuen­ta ac­cio­nes de pues­ta en va­lor, di­fu­sión y man­te­ni­mien­to en el tiem­po. Co­no­cer otras reali­da­des y ejem­plos es fun­da­men­tal pa­ra no co­me­ter erro­res e iden­ti­fi­car los fac­to­res claves pa­ra con­se­guir un de­sa­rro­llo tu­rís­ti­co sos­te­ni­ble. Los lu­ga­res que se pue­den dar a co­no­cer a tra­vés de las re­des so­cia­les siem­pre han de te­ner en cuen­ta el al­can­ce que pue­da te­ner di­cha di­fu­sión y de­mos­trar ca­pa­ci­dad su­fi­cien­te pa­ra ge­ne­rar un plan de aco­gi­da de to­dos los cu­rio­sos y via­je­ros que se pue­dan acer­car a un des­tino que se dé a co­no­cer me­dian­te una sim­ple fo­to­gra­fía acom­pa­ña­da de una eti­que­ta».

Eso es fun­da­men­tal por­que en­tien­de que «ges­tio­nar la ca­pa­ci­dad de aco­gi­da y el im­pac­to en el día a día de un des­tino es una cues­tión cla­ve pa­ra ase­gu­rar su sos­te­ni­bi­li­dad a me­dio y lar­go pla­zo». De he­cho, hay in­nu­me­ra­bles lu­ga­res con gran po­ten­cial co­mo las car­ba­llei­ras del in­te­rior de la pro­vin­cia de Lu­go don­de no hay ser­vi­cios ade­cua­dos o su­fi­cien­tes pa­ra dar res­pues­ta a la de­man­da de tu­ris­tas que quie­ran pa­sar allí más de un día. Em­pren­der un ne­go­cio des­de ce­ro tam­bién re­sul­ta arries­ga­do, mien­tras no hay un plan de de­sa­rro­llo de la zo­na cla­ro. Es la pes­ca­di­lla que se muer­de la co­la.

HO­JA DE RU­TA

En es­te sen­ti­do, el di­rec­tor de la em­pre­sa de ges­tión tu­rís­ti­ca Tri­vium, Cé­sar Abe­lla, apun­ta que «la ac­ti­vi­dad tu­rís­ti­ca es po­lié­dri­ca y afec­ta a una mul­ti­tud de sec­to­res. De ahí que la pre­sen­cia de un re­cur­so cul­tu­ral por si so­lo a ve­ces no es ca­paz de ge­ne­rar una vi­si­ta a ese lu­gar y, por tan­to, no se al­can­za un im­pac­to eco­nó­mi­co, so­cial o cul­tu­ral. Sin em­bar­go, si es­te re­cur­so se em­pie­za a con­ver­tir en un pro­duc­to, el cam­bio es sus­tan­cial».

Pa­ra rea­li­zar ese cam­bio del que ha­bla, en­tien­de que hay que es­ta­ble­cer «una ho­ja de ru­ta que fi­je los ob­je­ti­vos que se bus­can me­dian­te la pues­ta en va­lor del re­cur­so, pe­ro ga­ran­ti­zan­do al mis­mo tiem­po su con­ser­va­ción y su pro­tec­ción, aten­dien­do ade­más a va­lo­res de sos­te­ni­bi­li­dad». Por­que una bue­na ges­tión pue­de con­tri­buir al de­sa­rro­llo de la eco­no­mía lo­cal y, de ese mo­do, a asen­tar po­bla­ción.

Pe­ro no so­lo los lu­ga­res pue­den ser un po­lo de atrac­ción. Tam­bién las per­so­nas. Lo ex­pli­ca la ge­ren­te de Pon­le ca­ra al Tu­ris­mo, Ale­xan­dra Tou­za, una em­pre­sa de Vi­go de­di­ca­da al tu­ris­mo in­dus­trial y la pro­mo­ción de pro­yec­tos de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial. Ha­bla de có­mo tra­tan «de po­ner nom­bre y ape­lli­dos a la gen­te. Son re­cur­sos hu­ma­nos, pa­tri­mo­nio in­ma­te­rial que las per­so­nas quie­ren co­no­cer».

Co­mo ejem­plo, ha­bla de có­mo ex­plo­tar per­so­na­jes co­mo las fa­mo­sas her­ma­nas Tou­za, unas mu­je­res que ayu­da­ron a cru­zar a Por­tu­gal a más de 500 ju­díos pa­ra es­ca­par de los na­zis. «Ten­dría un po­ten­cial tre­men­do que di­fe­ren­cia­ría Ri­ba­da­via de otros lu­ga­res, ade­más de ge­ne­rar va­lor», se­ña­la.

1Ima­gen de pun­ta Fa­xil­da, en San­xen­xo. Los ve­ci­nos de Noa­lla reivin­di­can la otra ca­ra de uno de los mu­ni­ci­pios más turísticos de Galicia. Im­pul­san la vi­si­ta, pe­ro de mo­do sos­te­ni­ble.

2Lafo­to mues­tra las po­zas do río Mao, en el con­ce­llo ou­ren­sano de Lo­bios, en el co­ra­zón del par­que na­tu­ral da Se­rra do Xu­rés.

3Va­riostu­ris­tas acu­den al po­pu­lar ban­co de Loi­ba, en la cos­ta de Or­te­gal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.