EL GA­NA­DOR OB­SE­SIO­NA­DO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - Ko­be Br­yant

Cuen­ta un ex­com­pa­ñe­ro de ves­tua­rio que na­die lle­ga­ba an­tes que él a los en­tre­na­mien­tos. Que si lo in­ten­ta­ba (y en oca­sio­nes lo hi­zo so­lo para alar­dear de que era más tra­ba­ja­dor que el me­jor ju­ga­dor del mun­do), siem­pre es­ta­ba allí. Listo para el ta­jo, ves­ti­do de cor­to, so­bre la can­cha, prac­ti­can­do ti­ro o ha­cien­do pe­sas. Sos­tie­ne nues­tra fuen­te que ja­más ha co­no­ci­do a na­die tan ob­se­sio­na­do con su tra­ba­jo. Por­que Ko­be Br­yant (Fi­la­del­fia, 1978) es un ti­po que ha for­ja­do su le­yen­da en bue­na me­di­da gra­cias a la di­men­sión de sus ob­se­sio­nes. Pri­me­ro qui­so ser el he­re­de­ro de Mi­chael Jor­dan. Y no lo con­si­guió, a de­cir de los ana­lis­tas, pe­ro se­gu­ra­men­te es quien más cer­ca se ha que­da­do del mi­to de los Bulls. Ju­gó 20 años para Los An­ge­les La­kers, con los que con­si­guió cin­co ani­llos de cam­peón y ci­men­tó una ca­rre­ra que lo ha si­tua­do en el Olim­po NBA. Su ma­yor ob­se­sión hoy, ya re­ti­ra­do, son los ne­go­cios. Y to­do in­di­ca que va por el mis­mo ca­mino que em­pren­dió co­mo ju­ga­dor.

Una de sus úl­ti­mas in­ver­sio­nes, de he­cho, lo ha he­cho obs­ce­na­men­te más ri­co de lo que ya era. Re­sul­ta que en el 2014 ad­qui­rió por seis mi­llo­nes de dó­la­res el 10 % de la fir­ma de be­bi­das ener­gé­ti­cas Bod­yAr­mor, que se pre­sen­ta en el mer­ca­do co­mo un com­pe­ti­dor de Ga­to­ra­de pe­ro con una pro­pues­ta más sa­lu­da­ble. El ca­so es que las ven­tas del bre­ba­je iso­tó­ni­co no han pa­ra­do de cre­cer des­de en­ton­ces, gra­cias en bue­na me­di­da a los con­tra­tos de pa­tro­ci­nio con fi­gu­ras del de­por­te es­ta­dou­ni­den­se co­mo las es­tre­llas de la NBA Ja­mes Har­den y Kris­taps Por­zin­gis, el ju­ga­dor de béis­bol Mi­ke Troust o el gol­fis­ta Dus­tin John­son. Tan­to ha cre­ci­do la mar­ca que ha­ce so­lo unos días un gi­gan­te co­mo Co­ca-Co­la se con­ver­tía en el se­gun­do ac­cio­nis­ta de la com­pa­ñía, un des­em­bar­co que ha dis­pa­ra­do el va­lor de las ac­cio­nes de Br­yant has­ta los 200 mi­llo­nes de dó­la­res. Ahí es na­da.

En reali­dad, des­de que se re­ti­ró de las can­chas con una ju­go­sa for­tu­na, se cal­cu­la que du­ran­te su ca­rre­ra en la NBA se em­bol­só, pa­tro­ci­nios apar­te, más de

300 mi­llo­nes de dó­la­res, el ex­com­pa­ñe­ro de Pau

Ga­sol no ha pa­ra­do de en­gor­dar su cuen­ta co­rrien­te gra­cias a su buen ojo para las fi­nan­zas. Ha­ce dos años lan­zó un fon­do de in­ver­sión jun­to al emprendedor Jeff Sti­bel do­ta­do con 100 mi­llo­nes de dó­la­res para des­em­bar­car en fir­mas de tec­no­lo­gía, big da­ta y me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Ko­be Br­yant y su so­cio (el fon­do lle­va el nom­bre de am­bos) eli­gie­ron la Bol­sa de Nue­va York para pre­sen­tar su ini­cia­ti­va. To­da una de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes: al­go así co­mo un ‘va­mos en se­rio chi­cos’.

To­do muy Ko­be, le­gen­da­rio tam­bién por las fi­lí­pi­cas a sus com­pa­ñe­ros de equi­po y su des­bor­dan­te au­to­con­fian­za. Lo cier­to es que el fon­do Br­yant Sti­bel tie­ne ya par­ti­ci­pa­cio­nes en la com­pa­ñía de vi­deo­jue­gos Sco­pely, la ase­so­ría Le­ga­lZoom, la tec­no­ló­gi­ca Rin­gDNA y el por­tal The Pla­yers Tri­bu­ne, ese sin­gu­lar me­dio crea­do y pro­ta­go­ni­za­do por las es­tre­llas de dis­tin­tos de­por­tes que ha cau­sa­do sen­sa­ción en­tre las au­dien­cias. ¿Se­rá es­te su pró­xi­mo pe­lo­ta­zo?

La le­yen­da de los La­kers, que ga­nó in­clu­so un Ós­car en la úl­ti­ma edi­ción de los pre­mios de la Aca­de­mia por su cor­to

Dear Bas­ket­ball, ha en­fo­ca­do su nue­va vi­da le­jos de las can­chas en ga­nar di­ne­ro. Mu­cho di­ne­ro. Para ello, cuen­ta con una so­cie­dad, Ko­be Inc, que pi­lo­ta to­dos sus mo­vi­mien­tos en es­te te­rreno. No es cues­tión de lu­jos, pues ya los tie­ne ca­si to­dos: man­sio­nes en Ca­li­for­nia, una im­pre­sio­nan­te flo­ta de de­por­ti­vos que cuen­ta con Fe­rra­ris, Lam­borg­hi­nis o Bentleys, un he­li­cóp­te­ro... Pa­re­ce más bien un de­seo de sa­tis­fa­cer su nue­va gran ob­se­sión. Él lo ex­pli­ca de una for­ma un tan­to más edul­co­ra­da: «Lo más im­por­tan­te de lo que dis­fru­to aho­ra es ayu­dar a otros a ser exi­to­sos». Un éxi­to que, di­cho sea de paso, lle­na de ce­ros sus en­vi­dia­bles fi­nan­zas.

ABRALDES | http://abral­de­sar­ts­tu­dios.jim­do.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.