NO­VE­DA­DES EN LA PLUSVALÍA MU­NI­CI­PAL

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS -

El im­pues­to so­bre el in­cre­men­to del va­lor de los te­rre­nos de na­tu­ra­le­za ur­ba­na o plusvalía es un im­pues­to mu­ni­ci­pal que gra­va el au­men­to de va­lor que ex­pe­ri­men­tan los bie­nes in­mue­bles (vi­vien­das, lo­ca­les co­mer­cia­les, pla­zas de ga­ra­je, so­la­res...) en un de­ter­mi­na­do pe­río­do de tiem­po. El tri­bu­to se cal­cu­la te­nien­do en cuen­ta el va­lor ca­tas­tral del te­rreno, el coe­fi­cien­te apro­ba­do por el ayun­ta­mien­to co­rres­pon­dien­te y el nú­me­ro de años que ha­yan pa­sa­do des­de la fe­cha de com­pra has­ta un má­xi­mo de 20 años.

Es­ta fórmula ha ge­ne­ra­do des­de el ini­cio de la cri­sis in­mo­bi­lia­ria un con­flic­to po­co pa­cí­fi­co que ha si­do in­ter­pre­ta­do de for­ma dis­par por los dis­tin­tos tri­bu­na­les de Jus­ti­cia. El Cons­ti­tu­cio­nal de­cla­ró in­cons­ti­tu­cio­na­les de­ter­mi­na­dos He­mos trans­mi­ti­do un lo­cal y nos sur­ge la du­da de si de­be­mos tri­bu­tar por la plusvalía en nues­tro ayun­ta­mien­to o no, pues he­mos vis­to bas­tan­tes no­ti­cias en los úl­ti­mos tiem­pos so­bre es­ta ma­te­ria; pe­ro, sin­ce­ra­men­te, nos he­mos per­di­do y, al no se­guir­lo de cer­ca, no sa­be­mos exac­ta­men­te en qué si­tua­ción se en­cuen­tra es­te im­pues­to.

pre­cep­tos de la ley, en la me­di­da en que, en la gran ma­yo­ría de ca­sos, se de­bía pa­gar es­te im­pues­to al ayun­ta­mien­to aun­que hu­bie­se ha­bi­do pér­di­das en la trans­mi­sión.

Es­ta cues­tión dio lu­gar a que, el pa­sa­do 9 de ju­lio, la Sa­la de lo Con­ten­cio­so Ad­mi­nis­tra­ti­vo del Tribunal Su­pre­mo se pro­nun­cia­se para po­der de­ter­mi­nar el al­can­ce de la sen­ten­cia del Cons­ti­tu­cio­nal y acla­rar la si­tua­ción ac­tual del im­pues­to.

En es­te sen­ti­do, se­gún el Tribunal

Su­pre­mo, co­rres­pon­de a los obli­ga­dos tri­bu­ta­rios acre­di­tar que no ha ha­bi­do plusvalía con prue­bas in­di­cia­rias que pue­dan acre­di­tar esa inexis­ten­cia de au­men­to de va­lor, co­mo pue­de ser la di­fe­ren­cia en­tre el va­lor de ad­qui­si­ción y trans­mi­sión que se re­fle­ja en las es­cri­tu­ras pú­bli­cas.

FAL­TA DE PRUE­BA

Por ello, en con­tra de lo que de­fen­dían di­ver­sos tri­bu­na­les su­pe­rio­res de Jus­ti­cia, se con­clu­ye que el im­pues­to es exi­gi­ble cuan­do el su­je­to no pue­de pro­bar an­te la Ad­mi­nis­tra­ción mu­ni­ci­pal, o an­te el ór­gano ju­di­cial, que no hu­bo in­cre­men­to de va­lor del te­rreno.

De to­das for­mas, to­da­vía que­da pen­dien­te que el Su­pre­mo acla­re có­mo se de­be tri­bu­tar por es­te im­pues­to en el ca­so de que la ven­ta ha­ya ge­ne­ra­do ga­nan­cias, ya que di­ver­sos tri­bu­na­les con­si­de­ran que con la fórmula le­gal apli­ca­da por los ayun­ta­mien­tos se cal­cu­la el in­cre­men­to de va­lor que ten­drá el te­rreno en los años su­ce­si­vos, pe­ro no en los años en que ha es­ta­do el in­mue­ble en el pa­tri­mo­nio del su­je­to pa­si­vo del im­pues­to.

CARUNCHO, TO­MÉ & JUDEL. Abo­ga­dos y ase­so­res fis­ca­les. Miem­bro de HISPAJURIS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.