DUL­CI­NEA AGUÍN, PRE­SI­DEN­TA DE LA ASO­CIA­CIÓN DE VI­VIEN­DAS TU­RÍS­TI­CAS

DUL­CI­NEA AGUÍN PRE­SI­DE LA ASO­CIA­CIÓN DE VI­VIEN­DAS TU­RÍS­TI­CAS DE GA­LI­CIA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Susana Luaña

De pe­que­ña ayu­dó en la gestión de las vi­vien­das tu­rís­ti­cas de su fa­mi­lia en San­xen­xo, así que cuan­do se re­dac­tó el bo­rra­dor de la Xun­ta que las re­gu­la apro­ve­chó sus co­no­ci­mien­tos co­mo eco­no­mis­ta y creó Avi­tur­ga jun­to con otros pro­pie­ta­rios, pa­ra de­fen­der sus in­tere­ses y dar vi­si­bi­li­dad a una ofer­ta que va a más. «La co­mo­di­dad y la li­ber­tad de es­tos alo­ja­mien­tos no la dan los otros», ase­gu­ra.

Con el pa­tri­mo­nio con­se­gui­do por el pa­dre en la emi­gra­ción y la ma­dre ad­mi­nis­tran­do, la fa­mi­lia de Dul­ci­nea Aguín cons­tru­yó dos vi­vien­das que de­di­có a uso tu­rís­ti­co. Y si bien ella es eco­no­mis­ta, nun­ca se des­li­gó de un mun­do que le gus­ta. Por eso, cuan­do en el 2016 se ce­die­ron las com­pe­ten­cias a la Xun­ta y se re­dac­tó el bo­rra­dor pa­ra es­te ti­po de alo­ja­mien­tos tu­rís­ti­cos, pro­pie­ta­rios de San­xen­xo y Poio se unie­ron en una aso­cia­ción que aho­ra ya aglu­ti­na 8.000 pla­zas en to­da Ga­li­cia, y que va a más. Dul­ci­nea Aguín es des­de en­ton­ces la pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción de Vi­vien­das Tu­rís­ti­cas de Ga­li­cia (Avi­tur­ga).

—¿Cuál es el éxi­to de un sec­tor que no pa­ra de cre­cer?

—En las en­cues­tas que les ha­ce­mos a nues­tros clien­tes nos di­cen que la ra­zón prin­ci­pal es la co­mo­di­dad, por­que no es­tán su­je­tos a ho­ra­rios y pue­den dis­fru­tar de una co­ci­na, que es un mo­de­lo que agra­de­cen las fa­mi­lias, que te pue­des ca­len­tar un bi­be­rón a cual­quier ho­ra... Y lue­go es­tá la in­de­pen­den­cia que te da, en una ha­bi­ta­ción de ho­tel no pue­des es­tar le­yen­do y vien­do la te­le­vi­sión al mis­mo tiem­po, por po­ner un ejem­plo. La co­mo­di­dad y la li­ber­tad de es­tos alo­ja­mien­tos no la dan los otros, te ha­cen sen­tir­te co­mo en tu pro­pia ca­sa.

—Hay va­rios mo­de­los de vi­vien­da tu­rís­ti­ca. ¿En qué se di­fe­ren­cian?

—Hay tres fi­gu­ras: los apar­ta­men­tos tu­rís­ti­cos, que es el fa­mo­so apar­to­tel, un blo­que en­te­ro con re­cep­ción pro­pia y otros ser­vi­cios; la vi­vien­da tu­rís­ti­ca, un es­ta­ble­ci­mien­to uni­fa­mi­liar ais­la­do con un nú­me­ro de pla­zas no su­pe­rior a diez, y lue­go es­ta­mos no­so­tros, las vi­vien­das de uso tu­rís­ti­co, si­mi­lar al al­qui­ler con­ven­cio­nal. Son vi­vien­das amue­bla­das pe­ro en lu­gar de al­qui­lar to­do el año, lo haces por es­tan­cias cor­tas. No­so­tros no tri­bu­ta­mos co­mo ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca, tri­bu­ta­mos co­mo ren­di­mien­to de ca­pi­tal in­mo­bi­lia­rio.

—¿A qué se de­be el bum? ¿Es­tá cam­bian­do el mo­de­lo tu­rís­ti­co?

—Com­ple­ta­men­te, y no es un ca­so ais­la­do que pa­se en San­xen­xo o en Ga­li­cia, es un fe­nó­meno mun­dial que for­ma par­te de la economía co­la­bo­ra­ti­va. Es­te mo­de­lo lle­gó pa­ra que­dar­se y anual­men­te se in­cre­men­ta el nú­me­ro de per­noc­ta­cio­nes.

—Hay ciu­da­des don­de sal­ta­ron las alar­mas por la pro­li­fe­ra­ción de es­tas vi­vien­das, a las que mu­chos acu­san de la des­po­bla­ción de los cas­cos ur­ba­nos y del en­ca­re­ci­mien­to de los al­qui­le­res.

—No es cul­pa nues­tra si se hi­zo una ma­la po­lí­ti­ca de vi­vien­da des­de ha­ce mu­chos años. No quie­ro que me ha­gan sen­tir cul­pa­ble de la po­lí­ti­ca de vi­vien­da que se hi­zo en es­te país. En lu­gar de des­ti­nar a vi­vien­da pro­te­gi­da el sue­lo que es­ta­ban obli­ga­dos a ce­der los pro­mo­to­res de las ur­ba­ni­za­cio­nes, lo que hi­cie­ron mu­chos ayun­ta­mien­tos fue que­dar­se con la par­te co­rres­pon­dien­te en di­ne­ro y des­ti­nar­lo a otra co­sa. Y si yo com­pro una vi­vien­da y la quie­ro de­di­car a alo­ja­mien­to tu­rís­ti­co, no pue­den prohi­bír­me­lo por el sim­ple he­cho de que no ha­ya vi­vien­das su­fi­cien­tes pa­ra cu­brir la de­man­da.

—Pe­ro no es ese el ca­so de San­tia­go, don­de se pa­ra­li­za­ron las li­cen­cias en el cas­co an­ti­guo.

—El Ayun­ta­mien­to de San­tia­go es­tá vien­do que se ocu­pa el cas­co his­tó­ri­co por tu­ris­tas en lu­gar de ve­ci­nos. Y le preo­cu­pa y es ló­gi­co. Pe­ro es que du­ran­te mu­chos años en San­tia­go no se per­mi­tió la reha­bi­li­ta­ción, y esas vi­vien­das no tie­nen as­cen­sor, ni ac­ce­so a ga­ra­jes, ni In­ter­net, ni ser­vi­cios... Y un tu­ris­ta, si tie­ne que su­bir an­dan­do tres o cua­tro pi­sos, por dos no­ches no le im­por­ta, pe­ro una per­so­na que vi­va to­do el año no lo al­qui­la. Y eso es lo que pa­sa en San­tia­go. No­so­tros te­ne­mos aso­cia­dos que vi­vían en el cas­co his­tó­ri­co y que al ha­cer­se ma­yo­res tu­vie­ron que des­pla­zar­se a otras zo­nas por ca­re­cer de ser­vi­cios adap­ta­dos a su edad. ¿Vas a prohi­bir­les que le qui­ten una ren­ta­bi­li­dad aun­que sea so­lo pa­ra cu­brir los gas­tos?

| R. LEI­RO

Dul­ci­nea Aguín apro­ve­cha su ex­pe­rien­cia y sus co­no­ci­mien­tos pa­ra em­po­de­rar a un sec­tor tu­rís­ti­co cla­ve.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.