Fl­yThings, el ce­re­bro que con­du­ce a las em­pre­sas a la nueva era in­dus­trial

La pri­me­ra «spin off» del Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Ga­li­cia re­co­pi­la y pro­ce­sa da­tos pa­ra me­jo­rar to­do ti­po de pro­ce­sos Es el re­sul­ta­do de diez años de tra­ba­jo

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - Ma­nuel Blan­co

Hoy su­po­ne ya un pe­ca­do. A la vuel­ta de la es­qui­na se­rá di­rec­ta­men­te una he­re­jía. Uno de los pi­la­res de la cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial se­rá el uso ma­si­vo de in­for­ma­ción, el apro­ve­cha­mien­to de los mi­llo­nes de da­tos que ge­ne­ran las em­pre­sas pa­ra op­ti­mi­zar sus pro­ce­sos pro­duc­ti­vos o pa­ra me­jo­rar sus ven­tas, pa­ra en­ten­der me­jor lo que quie­re el consumidor o pa­ra pre­de­cir sus gus­tos y ser el más ve­loz del mer­ca­do. Ju­gar pues es­te par­ti­do, ex­plo­tar en de­fi­ni­ti­va es­te com­bus­ti­ble, es aho­ra mis­mo un desafío que se­rá una obli­ga­ción an­tes de que aca­be es­ta dé­ca­da. Pre­ci­sa­men­te pa­ra afron­tar es­te re­to na­cía ha­ce un año Fl­yThings.io, la pri­me­ra spin off del Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Ga­li­cia (ITG), la fun­da­ción pri­va­da sin áni­mo de lu­cro crea­da en 1991 por tres co­le­gios pro­fe­sio­na­les ga­lle­gos: el de Ar­qui­tec­tos, el de in­ge­nie­ros In­dus­tria­les y el de in­ge­nie­ros de Ca­na­les, Ca­mi­nos y Puer­tos.

Fl­yThings es una pla­ta­for­ma tec­no­ló­gi­ca que re­co­pi­la, al­ma­ce­na, pro­ce­sa y mo­ni­to­ri­za los da­tos de to­do ti­po de em­pre­sas con un úni­co ob­je­ti­vo: me­jo­rar sus pro­ce­sos, así sean in­dus­tria­les, pro­duc­ti­vos, ener­gé­ti­cos, con­ta­bles o de ges­tión, por ci­tar so­lo al­gu­nos ejem­plos. Pa­ra ello, el soft­wa­re se va­le de al­go­rit­mos de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial que pro­po­nen medidas pa­ra ele­var la com­pe­ti­ti­vi­dad de las com­pa­ñías y que la in­cor­po­ran a la era de la in­dus­tria 4.0: aho­rrar ener­gía, ins­ta­lar un sen­sor, sus­ti­tuir una má­qui­na in­efi­cien­te, op­ti­mi­zar pro­ce­sos de com­pra, mo­di­fi­car in­clu­so el pro­ce­so de cor­te de una cha­pa... Las pro­pues­tas son tan di­ver­sas y trans­ver­sa­les que en reali­dad su­po­nen un tra­je a la me­di­da de ca­da em­pre­sa en fun­ción de su identidad y ne­ce­si­da­des.

La spin off vio la luz for­mal­men­te el año pa­sa­do, pe­ro es el re­sul­ta­do de diez años de tra­ba­jo en el seno del ITG. Reconocido co­mo Cen­tro Tec­no­ló­gi­co Na­cio­nal (en Ga­li­cia hay otros cua­tro), el ins­ti­tu­to ha desa­rro­lla­do en es­te de­ce­nio pro­yec­tos de in­ves­ti­ga­ción en ám­bi­tos muy di­ver­sos: ges­tión del agua, agri­cul­tu­ra, ener­gía... To­do es­te co­no­ci­mien­to acu­mu­la­do por el me­dio cen­te­nar de in­ge­nie­ros de la fun­da­ción (in­for­má­ti­cos, in­dus­tria­les, ar­qui­tec­tos, de ca­mi­nos...) ha­bi­ta en Fl­yThings, que en cier­to sen­ti­do es un hi­jo co­lec­ti­vo de los dis­tin­tos gru­pos de tra­ba­jo con los que cuen­ta el cen­tro lo­ca­li­za­do en A Coruña. «Veía­mos que era una ne­ce­si­dad del mer­ca­do —ex­pli­ca Ós­car Gon­zá­lez Re­pre­sas, di­rec­tor del área TIC del ITG— y por eso nos de­ci­di­mos a dar­le for­ma de em­pre­sa, que ob­via­men­te ten­drá su pro­pio re­co­rri­do».

El soft­wa­re es­tá ya ins­ta­la­do en em­pre­sas co­mo MRW o la ener­gé­ti­ca ga­lle­ga Gree­na­lia, la ca­de­na de jo­ye­rías Jo­sé Luis e in­clu­so se ne­go­cia su im­ple­men­ta­ción en una fir­ma ru­sa de su­per­mer­ca­dos, to­da una se­ñal de la ver­sa­ti­li­dad de es­ta tec­no­lo­gía. «No­so­tros —pre­ci­sa Gon­zá­lez Re­pre­sas— lo que ve­mos son da­tos y fuen­tes de in­for­ma­ción. Vis­to des­de fue­ra pue­de pa­re­cer que ha­ce­mos mu­chas co­sas pe­ro en reali­dad es la mis­ma, lo que es di­fe­ren­cial son esas téc­ni­cas de IA que per­mi­ten op­ti­mi­zar los pro­ce­sos de las em­pre­sas. La cla­ve es ac­tuar so­bre el da­to».

La fo­to fi­ja que ma­ne­ja el ITG es con­clu­yen­te. El grue­so de las em­pre­sas ape­nas apro­ve­chan el 20 % de la in­for­ma­ción que ge­ne­ran. Desechan el res­tan­te 80 %: el au­tén­ti­co pe­ca­do de es­ta era. La pla­ta­for­ma se di­ri­ge así a to­das las fir­mas, sean del ta­ma­ño que sean, que ge­ne­ren un gran cau­dal de da­tos. «No hay un mí­ni­mo de em­plea­dos, de he­cho, es­ta­mos tra­ba­jan­do con una fir­ma que so­lo tie­ne cin­co pe­ro mue­ve mu­cha in­for­ma­ción y pa­ra ellos te­ner ase­gu­ra­do el con­su­mo ener­gé­ti­co y la ca­li­dad del pro­duc­to es fun­da­men­tal. Fl­yThings se lo ga­ran­ti­za, por eso re­sul­ta­mos muy úti­les pa­ra cual­quier py­me ga­lle­ga que en­ca­je en es­te perfil», pre­ci­sa Gon­zá­lez.

En es­te sen­ti­do, la spin off se ha de­te­ni­do en lo­grar que la usa­bi­li­dad del soft­wa­re sea una se­ñal de identidad de la pla­ta­for­ma («cual­quier tra­ba­ja­dor con una for­ma­ción bá­si­ca pue­de con­sul­tar y com­pren­der la in­ter­faz», ar­gu­ye), tan­to co­mo en in­te­grar dis­tin­tas fuen­tes de in­for­ma­ción, co­mo por ejem­plo el ví­deo o la ima­gen, ade­más de las más clá­si­cas. To­do, con la idea de ali­men­tar a ese ce­re­bro con­ver­ti­do en el her­mano ma­yor de las em­pre­sas.

La pla­ta­for­ma usa la IA pa­ra pro­po­ner medidas: sus­ti­tuir una má­qui­na, aho­rrar ener­gía, cam­biar un pro­ce­so

| MAR­COS MÍGUEZ

Gon­zá­lez ex­pli­ca que Fl­yThings es el pro­duc­to de un tra­ba­jo co­ral

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.