Los ma­les del país

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - VE­NAN­CIO SALCINES

Los ma­les de un país son co­mo los de una per­so­na. Allá por dón­de va, los arras­tra con­si­go. Son su sino. O ata­ca di­rec­ta­men­te a la raíz del pro­ble­ma o los con­vier­te en sus al­for­jas. Es lo que hay. El pre­si­den­te Sán­chez, a di­fe­ren­cia de Ma­riano Ra­joy, ha em­pe­za­do a ven­der­nos un man­tra enor­me­men­te pe­li­gro­so: el fu­tu­ro se cons­tru­ye su­bien­do im­pues­tos. Se le­van­ta gas­tan­do más. No hay otro mal que la insuficiencia fi­nan­cie­ra. Re­cau­de­mos y ha­bre­mos al­can­za­do la me­ta so­ña­da. La ver­dad es que no sé có­mo no se le ocu­rrió a Mon­to­ro, con lo que le gus­ta­ba al hom­bre ver su­bir la pre­sión fis­cal.

¿Y las re­for­mas es­truc­tu­ra­les? El sis­te­ma de pen­sio­nes, el mer­ca­do de la vi­vien­da, la cri­sis de­mo­grá­fi­ca, la ca­li­dad del tra­ba­jo, la in­mi­gra­ción, la de­pen­den­cia, la de­ser­ti­za­ción del ru­ral, la bu­ro­cra­cia, el cos­te ener­gé­ti­co, es­tos y otros pro­ble­mas, ¿dón­de quedan? ¿Han des­apa­re­ci­do?

¿A ex­pen­sas de nues­tra re­cau­da­ción fis­cal? Evi­den­te­men­te y, de al­go más, de un pro­yec­to de país, y a es­te úl­ti­mo no le lle­ga la tin­ta que apor­ta un bi­lle­te, sea de cien, de qui­nien­tos, o de diez mil mi­llo­nes de eu­ros. Pen­se­mos an­tes de gas­tar, por­que el gas­to sin pen­sa­mien­to es de­rro­che y ese ac­to ha de ser tan pri­va­ti­vo que so­lo se le de­be per­mi­tir a la per­so­na, nun­ca al Es­ta­do.

Es po­si­ble que Sán­chez les ha­ya di­cho a sus mi­nis­tros que ha­bla­sen, que hay que dar ima­gen de ac­ti­vi­dad, de que so­mos hi­per­ac­ti­vos y, si así lo ha he­cho, se ha equi­vo­ca­do. Ha­cien­da y Eco­no­mía han de ser las úl­ti­mas pa­la­bras, nun­ca las pri­me­ras. El li­de­raz­go lo de­ben lle­var Sa­ni­dad, Edu­ca­ción, Cien­cia, Fo­men­to, Tra­ba­jo, Ad­mi­nis­tra­cio­nes Pú­bli­cas y des­pués, con el dis­cur­so ce­rra­do, to­ca, si así opi­na la ma­yo­ría, ha­cer fren­te a la fac­tu­ra de las re­for­mas.

En to­do ca­so, y es­to es lo preo­cu­pan­te, no to­das las re­for­mas es­truc­tu­ra­les re­quie­ren de un ele­va­do res­pal­do eco­nó­mi­co. ¿Ejem­plos? La re­for­ma ad­mi­nis­tra­ti­va, una que, por un la­do, re­duz­ca ad­mi­nis­tra­cio­nes y, por otro, eli­mi­ne car­gas bu­ro­crá­ti­cas. ¿Más ejem­plos? Otra po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria. Un simple da­to. Co­men­ta­ba ha­ce unas se­ma­nas, en es­ta mis­ma co­lum­na, la ne­ce­si­dad de abrir cen­tros de edu­ca­ción su­pe­rior en Áfri­ca, co­mo lle­va dé­ca­das ha­cien­do el Reino Uni­do o Fran­cia, y, de es­te mo­do, po­dre­mos cap­tar ta­len­to pa­ra al­gu­nos de nues­tros sec­to­res pro­duc­ti­vos. En una lí­nea si­mi­lar se ma­ni­fes­ta­ba Bo­rrell ha­ce unos días, al de­fen­der una es­pe­cie de Eras­mus afri­cano. ¿Cos­te? Ce­ro. La ini­cia­ti­va pri­va­da es­pa­ño­la, si con­ta­se con el apo­yo de Edu­ca­ción, lo po­dría de­fen­der en so­li­ta­rio. En to­do ca­so, es un me­ro ejem­plo, la idea fuer­za es que de­be­mos de ins­pi­rar­nos en Aus­tra­lia o Ca­na­dá y con­ver­tir­nos en cen­tros de aco­gi­da de ta­len­to in­ter­na­cio­nal y no en la pla­ya en la que ha­cen ne­go­cio las ma­fias in­ter­na­cio­na­les de tra­ta. ¿Otros pro­yec­tos? La cri­sis de­mo­grá­fi­ca, a tra­vés de la dis­cri­mi­na­ción fis­cal po­si­ti­va y la colaboración pú­bli­co pri­va­da, pue­de sua­vi­zar su du­re­za. En es­ta lí­nea, ten­go se­rias es­pe­ran­zas en que pro­yec­tos que están en las me­sas de las con­se­lle­rías de Me­dio Ru­ral y Eco­no­mía pue­dan lle­gar a ser re­fe­ren­tes in­ter­na­cio­na­les. ¿Quie­re que si­ga? La po­lí­ti­ca de vi­vien­da y el mer­ca­do de al­qui­ler. Fa­vo­réz­ca­se la pro­mo­ción pri­va­da y pro­té­ja­se al pro­pie­ta­rio y, en pocos años, se aba­ra­ta­rá el arren­da­mien­to urbano. ¿Al­go más? La edu­ca­ción su­pe­rior tie­ne que ser un es­pa­cio abier­to, ágil y dis­rup­ti­vo y, al­go más, no ha de vol­ver a ser un co­to ce­rra­do del sis­te­ma uni­ver­si­ta­rio. ¿Están fal­tos de ideas? Vi­si­ten el mo­de­lo edu­ca­ti­vo bri­tá­ni­co o el nor­te­ame­ri­cano, ha­ce dé­ca­das que lo tie­nen cla­ro. Y la ver­dad es que tam­bién lo tie­nen cla­ro en Es­pa­ña. El pro­ble­ma real no es otro que a na­die le in­tere­sa un con­flic­to po­lí­ti­co con la uni­ver­si­dad. Por eso, por fa­vor, diag­nos­ti­quen bien al en­fer­mo, que con al­cohol nos em­bo­rra­cha­mos, pe­ro no nos cu­ra­mos.

| M. MO­RA­LE­JO

La for­ma­ción fi­gu­ra en­tre las re­for­mas es­truc­tu­ra­les que ne­ce­si­ta el país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.