PEN­SIO­NES +IPC= DEU­DA CRÓ­NI­CA

Dos es­tu­dios, uno de la Uni­ver­si­dad de Va­len­cia y otro de Fe­dea, con­clu­yen que la me­di­da pro­vo­ca­rá un dé­fi­cit per­ma­nen­te en las cuen­tas de la Se­gu­ri­dad So­cial, que en so­lo trein­ta años ron­da­ría el 5 % del PIB

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - G. Le­mos

VIN­CU­LAR LA SUBIDA DE LAS PEN­SIO­NES AL IPC ES UNA DE­MAN­DA QUE HA LLE­VA­DO A MI­LES DE JU­BI­LA­DOS A LAS CA­LLES EN LOS ÚL­TI­MOS ME­SES. EL PAC­TO DE TO­LE­DO LA HA RA­TI­FI­CA­DO, SI BIEN DIS­TIN­TOS ES­TU­DIOS AD­VIER­TEN DE QUE LA ME­DI­DA PRO­VO­CA­RÁ UN DÉ­FI­CIT PER­MA­NEN­TE DE LA SE­GU­RI­DAD SO­CIAL

«La re­va­lo­ri­za­ción de las pen­sio­nes con el IPC pro­vo­ca­rá un dé­fi­cit per­ma­nen­te en el sis­te­ma de pen­sio­nes». Sin pa­ños ca­lien­tes. Es el tí­tu­lo del es­tu­dio ela­bo­ra­do por el Gru­po de In­ves­ti­ga­ción en Pen­sio­nes y Pro­tec­ción So­cial de la Uni­ver­si­dad de Va­len­cia, que ha cal­cu­la­do las con­se­cuen­cias de vol­ver a vin­cu­lar la subida de las pres­ta­cio­nes a la in­fla­ción.

La me­di­da, que han con­sen­sua­do to­dos los gru­pos po­lí­ti­cos con re­pre­sen­ta­ción en la Co­mi­sión del Pac­to de To­le­do, que atien­den la pe­ti­ción de los co­lec­ti­vos de pen­sio­nis­tas mo­vi­li­za­dos du­ran­te los úl­ti­mos me­ses, su­pon­drá un es­fuer­zo ex­tra pa­ra las mal­tre­chas ar­cas de la Se­gu­ri­dad So­cial, que el año pa­sa­do in­gre­só 18.800 mi­llo­nes me­nos de los que gas­tó en pa­gar pen­sio­nes.

Y eso, cuan­do las pres­ta­cio­nes so­lo se re­va­lo­ri­za­ban un ra­quí­ti­co 0,25 %, el mí­ni­mo fi­ja­do en la úl­ti­ma re­for­ma del sis­te­ma, que el an­te­rior Go­bierno de­jó en sus­pen­so pa­ra po­der apro­bar sus úl­ti­mos Pre­su­pues­tos, pa­ra lo cual tu­vo que ce­der an­te el PNV y li­gar de nue­vo a la in­fla­ción las subidas a ju­bi­la­dos y viu­das. No so­lo eso, sino que tam­bién ac­ce­dió a re­tra­sar

si­ne die la en­tra­da en vi­gor del te­mi­do fac­tor de sos­te­ni­bi­li­dad, que ame­na­za­ba con re­ba­jar la pen­sión de los nue­vos pen­sio­nis­tas pa­ra ha­cer fren­te al au­men­to de la es­pe­ran­za de vi­da.

Si el Eje­cu­ti­vo del PP sa­cri­fi­có los pun­ta­les de su re­for­ma, el ac­tual Go­bierno pa­re­ce dis­pues­to a dar­le de­fi­ni­ti­va­men­te la pun­ti­lla, con el con­sen­so del res­to de gru­pos po­lí­ti­cos, que no es­tán dis­pues­tos a ene­mis­tar­se con un co­lec­ti­vo de cer­ca de nue­ve mi­llo­nes de vo­tan­tes. Otra co­sa son las re­per­cu­sio­nes eco­nó­mi­cas de esa con­tra­rre­for­ma.

Se­gún los cálcu­los del gru­po de es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Va­len­cia, una subida anual de las pen­sio­nes en el en­torno del 1,8 % (un ob­je­ti­vo de in­fla­ción en lí­nea con los ob­je­ti­vos del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo) pro­vo­ca­rá que el dé­fi­cit de la Se­gu­ri­dad So­cial (so­lo en la par­te con­tri­bu­ti­va, de­jan­do al mar­gen los com­ple­men­tos a mí­ni­mos, que se lle­van otros 7.300 mi­llo­nes en es­te 2018) se dis­pa­re has­ta su­pe­rar los 50.000 mi­llo­nes de eu­ros anua­les en el 2030. Si se am­plía el fo­co al 2050, el des­fa­se en­tre in­gre­sos y gas­tos ro­za­ría los 184.000 mi­llo­nes en so­lo un ejer­ci­cio, diez ve­ces más que el agu­je­ro ac­tual. El que­bran­to re­pre­sen­ta­ría cer­ca del 5 % del PIB es­pa­ñol pre­vis­to pa­ra ese año.

En el es­ce­na­rio más ad­ver­so, con una in­fla­ción su­pe­rior, del 2,2 % de me­dia en ca­da ejer­ci­cio, el dé­fi­cit se du­pli­ca­ría, has­ta su­pe­rar los 360.000 mi­llo­nes.

EQUI­LI­BRIO

Por con­tra, los au­to­res de­fien­den que man­te­nien­do unos años más los pun­ta­les de la ac­tual re­for­ma, con una subida mí­ni­ma del 0,25 %, en me­nos de quin­ce años el sis­te­ma ha­bría re­cu­pe­ra­do el equi­li­brio fi­nan­cie­ro, lo que per­mi­ti­ría de nue­vo re­va­lo­ri­zar las pen­sio­nes en el en­torno del IPC (qui­zás unas dé­ci­mas por de­ba­jo) sin afec­tar a la sos­te­ni­bi­li­dad de la Se­gu­ri­dad So­cial.

«La de­ro­ga­ción de es­ta re­for­ma es una de­ci­sión que no pue­de to­mar­se a la li­ge­ra», ad­vier­ten en otro aná­li­sis di­ri­gi­do a los gru­pos par­la­men­ta­rios los eco­no­mis­tas de Fe­dea, que con­clu­yen que un cam­bio de po­lí­ti­ca en la lí­nea que pa­re­ce es­tar con­tem­plan­do el Pac­to de To­le­do re­sul­ta­ría en un re­par­to de car­gas «de du­do­sa equi­dad» en­tre ge­ne­ra­cio­nes, ya que la fi­nan­cia­ción del gas­to en el sis­te­ma de pen­sio­nes (ca­da vez ma­yor, en­tre otras co­sas por la ne­ce­si­dad de au­men­tar el en­deu­da­mien­to pa­ra afron­tar­lo) «re­cae­ría so­bre una frac­ción ca­da vez más pe­que­ña de la po­bla­ción». Y es que en los pró­xi­mos años el país se en­fren­ta a un re­to de­mo­grá­fi­co, por la ju­bi­la­ción de la ge­ne­ra­ción del baby boom (que su­pon­drá un in­cre­men­to del 50 % en el nú­me­ro de pen­sio­nes que se pa­gan en la ac­tua­li­dad) y a un au­men­to de la es­pe­ran­za de vi­da, que en­san­cha­rá la ba­se de pen­sio­nis­tas en ma­yor me­di­da de lo que cre­ce­rá, si no se pro­du­cen cam­bios sen­si­bles, la de los co­ti­zan­tes.

Por eso, aun­que va­lo­ran las me­di­das anun­cia­das pa­ra tra­tar de ele­var los in­gre­sos, ven im­pres­cin­di­ble que se to­men me­di­das de con­ten­ción del gas­to, pa­ra lo cual pro­po­nen man­te­ner li­ga­das las pen­sio­nes mí­ni­mas al IPC, «con el fin de ga­ran­ti­zar la su­fi­cien­cia del sis­te­ma», apli­can­do al res­to de pres­ta­cio­nes un ín­di­ce di­fe­ren­te, que ten­ga en cuen­ta la evo­lu­ción de los pre­cios pe­ro que tam­bién sea sen­si­ble a la sa­lud fi­nan­cie­ra del sis­te­ma de pen­sio­nes, pa­ra que es­te sea sos­te­ni­ble y ha­ya un re­par­to de las car­gas (y de las cri­sis fu­tu­ras) en­tre los tra­ba­ja­do­res en ac­ti­vo y los ju­bi­la­dos. An­to­nio Her­ce, ex­per­to en pen­sio­nes y di­rec­tor aso­cia­do de Ana­lis­tas Fi­nan­cie­ros In­ter­na­cio­na­les, con­ce­de que «la pér­di­da de po­der ad­qui­si­ti­vo cau­sa an­sie­dad, es­pe­cial­men­te en­tre las per­so­nas de más edad» y re­mar­ca que el ver­da­de­ro pro­ble­ma pa­ra la sos­te­ni­bi­li­dad fu­tu­ra del sis­te­ma no re­si­de tan­to en si se vuel­ven a in­de­xar las pres­ta­cio­nes con el IPC sino en su cuan­tía ini­cial. En Es­pa­ña, re­cuer­da, la ta­sa de sus­ti­tu­ción res­pec­to al úl­ti­mo sa­la­rio su­pe­ra el 80 %, una de las más al­tas de Eu­ro­pa, don­de en otros paí­ses co­mo Sue­cia, Ale­ma­nia o el Reino Uni­do la ra­tio es­tá por de­ba­jo del 50 %.

En esa mis­ma lí­nea apun­ta En­ri­que De­ve­sa, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Va­len­cia y uno de los au­to­res del in­for­me an­tes ci­ta­do, que des­ta­ca que «las pen­sio­nes en Es­pa­ña son muy ge­ne­ro­sas: es­ta­mos pa­gan­do un 20 o un 25 % más de lo que co­rres­pon­de­ría» si nos com­pa­rá­se­mos con los paí­ses de nues­tro en­torno. «No es­ta­mos en con­tra de que se re­va­lo­ri­cen [las pres­ta­cio­nes] con el IPC, ¿pe­ro es­ta­mos dis­pues­tos a ha­cer ese gas­to?», ex­po­ne el ex­per­to, que re­cuer­da que no se tra­ta de sa­car 1.600 mi­llo­nes pa­ra afron­tar el au­men­to un año, sino que es­tas subidas se con­so­li­dan y si­guen ac­tua­li­zán­do­se en años pos­te­rio­res, por lo que hay que te­ner en cuen­ta si se po­drán se­guir pa­gan­do en el fu­tu­ro.

«Otra po­si­bi­li­dad, que an­tes pa­re­cía des­ca­be­lla­da, pe­ro que ya he­mos com­pro­ba­do que no lo es, es que el sis­te­ma co­lap­se y pa­se co­mo en Gre­cia o en Por­tu­gal, don­de de la no­che a la ma­ña­na se re­cor­ta­ron las pen­sio­nes un 20 %», ad­vier­te, pa­ra con­cluir que « es me­jor ha­cer un ate­rri­za­je sua­ve y no de for­ma brus­ca».

LAS AL­TER­NA­TI­VAS

«Las con­ti­nuas re­ti­ra­das de la hu­cha de las pen­sio­nes se­ña­lan des­de ha­ce mu­chos años un pro­ble­ma que no se ha que­ri­do ver, y es que el di­se­ño del ac­tual sis­te­ma de pen­sio­nes ya no va­le», ex­po­ne Al­ber­to Va­que­ro, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­da­de de Vi­go, que ve su­pe­ra­da la di­fe­ren­cia­ción tra­di­cio­nal de co­ti­za­cio­nes y pen­sio­nes con­tri­bu­ti­vas de pres­ta­cio­nes no con­tri­bu­ti­vas e im­pues­tos. Y ad­vier­te de que el ver­da­de­ro pro­ble­ma ven­drá en quin­ce años, con la ju­bi­la­ción de los baby

boo­mers, «que tam­po­co pa­re­ce que preo­cu­pe en ex­ce­so a los res­pon­sa­bles po­lí­ti­cos».

Y no hay re­ce­tas má­gi­cas pa­ra el fu­tu­ro. To­dos los es­ce­na­rio de cam­bio, ad­vier­te Va­que­ro, tie­nen pros y con­tras. «El pri­me­ro se­ría el man­te­ni­mien­to de una pen­sión pú­bli­ca de me­nor cuan­tía, que de­be­ría ser com­ple­men­ta­da con ins­tru­men­tos de pre­vi­sión so­cial com­ple­men­taJo­sé

Con una subida del 1,8 % ca­da año, el des­fa­se en­tre in­gre­sos y gas­tos ro­za­ría los 184.000 mi­llo­nes en el 2050

«Las pen­sio­nes en Es­pa­ña son muy ge­ne­ro­sas, es­ta­mos pa­gan­do un 20 % más de lo que nos co­rres­pon­de­ría»

ria», lo que obli­ga­ría a los tra­ba­ja do­res en ac­ti­vo a re­ser­var par­te de su ren­ta pa­ra con­su­mo fu­tu­ro. Al­go que cho­ca con la es­ca­sa ca­pa­ci­dad de aho­rro de los ocu­pa­dos y el es­ca­so atrac­ti­vo de los pla­nes de pen­sio­nes y pro­duc­tos si­mi­la­res.

El se­gun­do es­ce­na­rio se­ría in­yec­tar más di­ne­ro, re­cau­da­do vía im­pues­tos or­di­na­rios, al pa­go de las pen­sio­nes con­tri­bu­ti­vas. Es lo que ya se ha he­cho en los úl­ti­mos años con los prés­ta­mos del Te­so­ro a la Se­gu­ri­dad So­cial (en es­te ca­so re­cu­rrien­do a deu­da), «pe­ro im­pli­ca­ría re­ti­rar gas­to de otras par­ti­das y es­to tam­po­co es bueno».

«En ter­cer lu­gar se po­drían au­men­tar la fi­nan­cia­ción vía co­ti­za­cio­nes so­cia­les, pe­ro es­to tam­po­co es al­go bien aco­gi­do, so­bre to­do por par­te de los em­pre­sa­rios», aun­que se­ría la me­jor al­ter­na­ti­va pa­ra no so­bre­car­gar las cuen­tas pú­bli­cas.

OTROS CON­DI­CIO­NAN­TES

Mien­tras los eco­no­mis­tas ha­cen cálcu­los so­bre el cos­te de la con­tra­rre­for­ma de las pen­sio­nes, otros ex­per­tos ma­ti­zan el pe­si­mis­mo. «Na­die sa­be lo que va a pa­sar de aquí al 2040», apun­ta el so­ció­lo­go An­to­nio Iz­quier­do, ca­te­drá­ti­co de la Uni­ver­si­da­de da Co­ru­ña, que se pre­gun­ta «si al­gu­na pro­yec­ción acer­tó que iban a ve­nir seis mi­llo­nes de in­mi­gran­tes a Es­pa­ña».

«Me­nos po­bla­ción ac­ti­va po­dría pro­du­cir más si es­tu­vie­ra ade­cua­da­men­te em­plea­da», ar­gu­men­ta Iz­quier­do, que ex­po­ne que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes es­tán mu­cho más for­ma­das y, por tan­to, tie­nen unos ma­yo­res ín­di­ces de pro­duc­ti­vi­dad que el sis­te­ma em­pre­sa­rial po­dría apro­ve­char si es­tu­vie­ra pre­pa­ra­do.

Por eso, el so­ció­lo­go cree que el pro­ble­ma pa­ra la sos­te­ni­bi­li­dad del sis­te­ma no es de­mo­grá­fi­co, sino re­cau­da­to­rio. «Es de­fi­ci­ta­rio por­que no se re­cau­da un ter­cio de lo que ha­bría que in­gre­sar», re­mar­ca el so­ció­lo­go, que cree que una de las so­lu­cio­nes al pro­ble­ma pa­sa­ría por ar­mo­ni­zar la pre­sión fis­cal a la de nues­tros ve­ci­nos de la UE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.