BRU­SE­LAS FRA­CA­SA EN SU PRO­YEC­TO DE ESTIMULAR LA UNIÓN BAN­CA­RIA

Bru­se­las aler­ta de los ries­gos que co­rre el eu­ro si Ale­ma­nia no des­blo­quea los avan­ces en su in­te­gra­ción El PIB de la eu­ro­zo­na afron­ta su peor pre­vi­sión de cre­ci­mien­to en un lus­tro

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Cris­ti­na Por­tei­ro

La Co­mi­sión Eu­ro­pea no du­da en aler­tar de los ries­gos que co­rre el fu­tu­ro del eu­ro si Ale­ma­nia no da el pa­so y des­blo­quea el pro­yec­to de unión ban­ca­ria aho­ra que apa­re­cen se­ña­les de una nue­va cri­sis.

El pró­xi­mo crac eco­nó­mi­co es­tá a la vuelta de la es­qui­na. Lo ad­vier­ten ex­per­tos y ana­lis­tas des­de ha­ce me­ses. Una nue­va re­ce­sión aso­ma en el ho­ri­zon­te del 2019 y 2020. Los pro­nós­ti­cos pro­vo­can su­do­res fríos en Bru­se­las, don­de cun­de el te­mor a que otra cri­sis co­mo la del 2010 pro­vo­que un nue­vo des­ca­la­bro. Seis años des­pués de po­ner a ro­dar la unión ban­ca­ria, el pro­yec­to to­da­vía si­gue en obras por las re­ti­cen­cias de Ber­lín a avan­zar en la in­te­gra­ción de la eu­ro­zo­na. Un que­bra­de­ro de ca­be­za pa­ra las ins­ti­tu­cio­nes co­mu­ni­ta­rias, cons­cien­tes de que el pró­xi­mo des­ca­la­bro po­dría ser el úl­ti­mo pa­ra el eu­ro si su ar­qui­tec­tu­ra, in­com­ple­ta, no re­sis­te otra cri­sis.

1 ¿CÓ­MO SE PROYECTÓ LA UNIÓN BAN­CA­RIA?

Co­mo un Fran­kens­tein fi­nan­cie­ro del eu­ro. Una plan di­se­ña­do en el 2012 con el ob­je­ti­vo de re­du­cir la in­ter­de­pen­den­cia en­tre la deu­da pú­bli­ca y el sec­tor ban­ca­rio en mo­men­tos de cri­sis. Na­ció huér­fa­na de am­bi­ción. A pe­sar de que los des­ca­la­bros de Es­pa­ña, Por­tu­gal, Gre­cia, Ir­lan­da y Por­tu­gal en los mer­ca­dos for­za­ban una re­for­ma en pro­fun­di­dad del eu­ro, las sus­pi­ca­cias en otras can­ci­lle­rías eu­ro­peas obli­ga­ron a Bru­se­las y a los miem­bros de la eu­ro­zo­na a apro­bar de par­che en par­che las me­di­das so­bre las que se sos­te­ner la unión ban­ca­ria. Sus pi­la­res son tres. El pri­me­ro se tra­ta del Me­ca­nis­mo Úni­co de Su­per­vi­sión (SSM). Sus fun­cio­nes re­caen so­bre el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE), en­car­ga­do des­de no­viem­bre del 2014 de vi­gi­lar la sa­lud de los gran­des ban­cos «sis­té­mi­cos» de la zo­na eu­ro. To­dos ellos tie­nen unos ma­yo­res re­qui­si­tos de ca­pi­tal y son so­me­ti­dos a prue­bas pe­rió­di­cas de es­trés pa­ra eva­luar su desem­pe­ño en si­tua­cio­nes de cri­sis.

La se­gun­da pa­ta es la del Me­ca­nis­mo Úni­co de Re­so­lu­ción (SRM), idea­do pa­ra po­der re­for­zar la con­fian­za en el sec­tor fi­nan­cie­ro, evi­tar con­ta­gios y pá­ni­co ban­ca­rio, re­du­cir el víncu­lo en­tre la deu­da so­be­ra­na y los ban­cos, eli­mi­nar las frag­men­ta­cio­nes del mer­ca­do in­te­rior de ser­vi­cios fi­nan­cie­ros y eje­cu­tar las li­qui­da­cio­nes de en­ti­da­des ban­ca­rias en si­tua­ción ter­mi­nal, a ma­nos de la Jun­ta Úni­ca de Re­so­lu­ción (JUR). Fun­cio­na des­de el 2014, pe­ro el pri­me­ro en es­tre­nar es­te ar­te­fac­to, con po­lé­mi­ca in­clui­da, fue el ex­tin­to Ban­co Po­pu­lar en el 2017.

La ter­ce­ra pa­ta, to­da­vía inexis­ten­te, es la del Es­que­ma Eu­ro­peo de Ga­ran­tía de De­pó­si­tos (EDIS). Una red ori­gi­na­ria­men­te pro­yec­ta­da pa­ra mu­tua­li­zar com­ple­ta­men­te los ries­gos del sec­tor fi­nan­cie­ro pa­ra el 2024. El plan tie­ne co­mo ob­je­ti­vo re­par­tir la car­ga en­tre los so­cios del eu­ro cuan­do ha­ya que de­vol­ver los de­pó­si­tos ase­gu­ra­dos (100.000 eu­ros) de un ban­co que­bra­do.

2 ¿FUN­CIO­NA A PLENO REN­DI­MIEN­TO?

No. «Te­nía­mos más de 40 pro­pues­tas pa­ra re­for­zar la Unión Eco­nó­mi­ca y Mo­ne­ta­ria. De esas, so­lo seis se han adop­ta­do y apli­ca­do. Es­to tie­ne que cam­biar», de­nun­ció es­te mes el vi­ce­pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Frans Tim­mer­mans. Aun­que el su­per­vi­sor es­tá en mar­cha, el SRM es­tá a me­dio ter­mi­nar (fal­ta do­tar a su fon­do de re­so­lu­ción de ca­pi­tal su­fi­cien­te pa­ra po­der afron­tar pro­ce­sos de li­qui­da­ción) y el EDIS ni si­quie­ra tie­ne un ca­len­da­rio cla­ro. In­clu­so al­gu­nas de las re­for­mas apro­ba­das no se han lle­ga­do a desa­rro­llar en la prác­ti­ca. El mer­ca­do úni­co de ca­pi­ta­les, por ejem­plo, ha te­ni­do muy po­co re­co­rri­do. Se su­po­nía que de­bía di­ver­si­fi­car las fuentes de fi­nan­cia­ción de las em­pre­sas eu­ro­peas. Una ma­nio­bra pa­ra re­du­cir su de­pen­den­cia de las lí­neas de fi­nan­cia­ción ban­ca­rias por­que si es­ta­lla otra cri­sis y se con­ge­la el cré­di­to de las en­ti­da­des, un es­ce­na­rio que ya se vi­vió en el 2010 y pro­vo­có un fre­na­zo de la in­ver­sión en los paí­ses del sur, se­gui­rá agran­dán­do­se la frag­men­ta­ción den­tro de la zo­na eu­ro. La reali­dad es que las em­pre­sas si­guen acu­dien­do a los mis­mos ban­cos na­cio­na­les pa­ra fi­nan­ciar­se, no al mer­ca­do eu­ro­peo. «El he­cho es que nues­tra unión mo­ne­ta­ria si­gue sien­do frá­gil si no se com­ple­ta ( .... ) Cuan­to me­jor sea la unión de ca­pi­ta­les pro­ba­ble­men­te me­nos ne­ce­si­dad ha­ya de una ma­yor ca­pa­ci­dad fis­cal», sub­ra­yó el pre­si­den­te del BCE, Ma­rio Drag­hi, tras la úl­ti­ma reunión del con­se­jo de go­bierno de la ins­ti­tu­ción.

3 ¿POR QUÉ DES­PUÉS DE TAN­TO TIEM­PO SI­GUE COJA?

Por­que hay a quien le in­tere­sa pi­sar el freno. «Que ca­da pa­lo aguante su ve­la», es el men­sa­je que en­vía Ber­lín des­de ha­ce años al res­to de sus ve­ci­nos eu­ro­peos. Los ale­ma­nes no quie­ren com­par­tir ries­gos, ni ban­ca­rios ni los de­ri­va­dos de las abul­ta­das deu­das pú­bli­cas que acu­mu­lan paí­ses co­mo Ita­lia (131 % del PIB). El Go­bierno ger­mano blo­quea cual­quier avan­ce so­bre el Es­que­ma Eu­ro­peo de Ga­ran­tía de De­pó­si­tos con la ayu­da de sus alia­dos, Paí­ses Ba­jos y Fin­lan­dia, pa­ra in­dig­na­ción de sus so­cios del eu­ro. Ale­gan que has­ta que los paí­ses del sur no re­duz­can los ries­gos per­sis­ten­tes en sus sis­te­mas ban­ca­rios, no da­rán un pa­so ha­cia ade­lan­te. Y to­do a pe­sar de que el pa­sa­do 18 de ene­ro la Co­mi­sión Eu­ro­pea re­co­no­ció es­tar «muy sa­tis­fe­cha» con los es­fuer­zos por mi­ti­gar las con­tin­gen­cias.

La pa­cien­cia del pre­si­den­te del Con­se­jo Eu­ro­peo, Do­nald Tusk, lle­gó a su lí­mi­te en vís­pe­ras de la pa­sa­da cum­bre del eu­ro de ju­nio. El po­la­co exi­gió a los Vein­tio­cho lle­gar a un acuer­do po­lí­ti­co pa­ra cul­mi­nar la unión ban­ca­ria an­tes de fin de año: «El pro­ble­ma son los con­flic­tos de in­tere­ses de los Es­ta­dos miem­bro (...) Pue­do pro­me­ter que si no se al­can­za un acuer­do pa­ra ju­nio di­ré de for­ma pre­ci­sa por qué no fue po­si­ble y quién es el res­pon­sa­ble», ad­vir­tió. Tusk no lle­gó a cum­plir su ame­na­za aun­que tam­po­co hi­zo fal­ta. Bru­se­las apun­ta con el de­do a los sos­pe­cho­sos ha­bi­tua­les: Ale­ma­nia, Paí­ses Ba­jos y Fin­lan­dia. Los ho­lan­de­ses ni si­quie­ra es­con­die­ron su de­seo de sa­bo­tear es­te úl­ti­mo pi­lar de la unión ban­ca­ria al ha­cer pú­bli­ca una car­ta en la que des­mon­ta­ron uno a uno to­dos los com­pro­mi­sos ad­qui­ri­dos en el fra­gor de la cri­sis fi­nan­cie­ra pa­ra apa­ci­guar a los mer­ca­dos. An­te la fal­ta de avan­ces, Tusk ha pues­to otro pla­zo: «De­be­mos man­te­ner la pre­sión pa­ra con­se­guir re­sul­ta­dos en di­ciem­bre».

4 ¿POR QUÉ ES UR­GEN­TE COM­PLE­TAR SU AR­QUI­TEC­TU­RA?

«Te­ne­mos que pro­fun­di­zar en la unión ban­ca­ria pa­ra es­tar pre­pa­ra­dos en ca­so de que lle­guen tiem­pos de va­cas fla­cas», ex­pli­có Tim­mer­mans. Y pa­re­ce que no tar­da­rán en lle­gar. La eco­no­mía se es­tá en­frian­do a un rit­mo más rá­pi­do del pre­vis­to. Ha­ce unos días, Eu­ros­tat re­ba­jó el cre­ci­mien­to del PIB de la zo­na eu­ro al 0,16 % en el úl­ti­mo tri­mes­tre, el más ba­jo de los úl­ti­mo cin­co años. Al­gu­nos paí­ses con gran­des bol­sas de deu­da pú­bli­ca y pri­va­da han re­la­ja­do sus es­fuer­zos de con­so­li­da­ción, lo cual re­pre­sen­ta una «vul­ne­ra­bi­li­dad fi­nan­cie­ra» pa­ra el eu­ro, la in­cer­ti­dum­bre po­lí­ti­ca si­gue au­men­tan­do y el pul­so que ha echa­do Ita­lia a las re­glas pre­su­pues­ta­rias de la UE an­ti­ci­pan tur­bu­len­cias.

A to­do ello hay que su­mar­le las se­ña­les ex­ter­nas: au­men­to del pre­cio de la ener­gía, pro­tec­cio­nis­mo... Una nue­va cri­sis es­tá lla­man­do a las puer­tas, se­gún ana­lis­tas in­ter­na­cio­na­les. Y la zo­na eu­ro si­gue co­rrien­do en círcu­los bus­can­do la ma­ne­ra de des­ple­gar to­dos sus cor­ta­fue­gos. Aun­que el tra­ba­jo de an­ti­ci­pa­ción del Su­per­vi­sor Úni­co Ban­ca­rio y el nue­vo Me­ca­nis­mo Úni­co de Re­so­lu­ción brin­dan pri­me­ras lí­neas de de­fen­sa, na­die des­car­ta que los da­ños po­ten­cia­les se ex­tien­dan a to­da la co­rrea de trans­mi­sión, des­de los ban­cos a los es­ta­dos. Y lo que es más pro­ble­má­ti­co: es po­si­ble que los ban­cos cen­tra­les no pue­dan re­cu­rrir a la man­gue­ra de li­qui­dez por el em­pa­cho que han su­fri­do sus ba­lan­ces en la úl­ti­ma cri­sis. «Hay que re­for­zar el me­ca­nis­mo de es­ta­bi­li­dad pa­ra te­ner una red de se­gu­ri­dad que dis­pon­ga de fon­dos de li­qui­da­ción ban­ca­ria. Y ne­ce­si­ta­mos un fon­do de ga­ran­tía de de­pó­si­tos así co­mo pro­fun­di­zar en el mer­ca­do de ca­pi­ta­les», ad­vir­tió Tim­mer­mans. A pe­sar de que los gran­des ban­cos (sis­té­mi­cos) han au­men­ta­do sus re­ser­vas de li­qui­dez res­pec­to al 2010, to­da­vía tien­den a acu­mu­lar en sus por­ta­fo­lios gran­des can­ti­da­des de bo­nos pú­bli­cos de sus paí­ses de ori­gen. Esa fuer­te co­rre­la­ción e in­ter­de­pen­den­cia en­tre los cos­tes de re­fi­nan­cia­ción de los ban­cos y los de la deu­da so­be­ra­na «con­lle­va la ame­na­za de que si sur­gie­ra al­gún pro­ble­ma, tan­to las fi­nan­zas pú­bli­cas co­mo el sec­tor ban­ca­rio se ve­rían des­es­ta­bi­li­za­dos», ex­pli­ca la Co­mi­sión Eu­ro­pea.

| VINCENT KESSLER

En ju­nio, el pre­si­den­te del Con­se­jo Eu­ro­peo, Do­nald Tusk, exi­gió a los Vein­tio­cho un acuer­do en es­te ám­bi­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.