Crí­me­nes de cue­llo blanco

La his­to­ria de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros es­tá tru­fa­da de bró­ke­res sin es­crú­pu­los, de­lin­cuen­tes de guan­te blanco que de­ja­ron en la rui­na a las en­ti­da­des pa­ra las que tra­ba­ja­ban y a mi­les de clien­tes

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - Mer­ce­des Mora

Pue­de que si al­guien le pi­de que ha­ga me­mo­ria y ci­te al­gún es­cán­da­lo fi­nan­cie­ro de esos que ha­cen épo­ca, el pri­mer nom­bre que se le ven­ga a la ca­be­za sea el de Leh­man Brot­her’s. El des­co­mu­nal ato­lla­de­ro en el que nos me­tió su quie­bra ha he­cho que nos ol­vi­de­mos, o por lo me­nos que re­le­gue­mos a un se­gun­do plano, otros epi­so­dios que re­mo­vie­ron los ci­mien­tos de los mer­ca­dos. Por­que ha­be­los, hai­los. Y de los gor­dos. Me­re­ce la pe­na un re­pa­so a los más so­na­dos de las úl­ti­mas dé­ca­das pa­ra que no cai­gan en el ol­vi­do. en­ton­ces una de las cin­co au­di­to­ras más im­por­tan­tes del pla­ne­ta. Fue par­tí­ci­pe del en­ga­ño. Di­cen que pre­sio­na­da por la cú­pu­la de En­ron, que la obli­ga­ba a ha­cer la vis­ta gor­da. El ca­so es que, des­pres­ti­gia­da y con­de­na­da, aca­bó he­cha pe­da­zos (li­te­ral­men­te) y su ne­go­cio en ma­nos de sus com­pe­ti­do­res. Adiós a una his­to­ria ca­si cen­te­na­ria.

Con En­ron, el mun­do apren­dió lo que era la in­ge­nie­ría con­ta­ble.

No se­ría la úl­ti­ma. Ni mu­cho me­nos. Des­pués vi­nie­ron World­com, la ope­ra­do­ra de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes lí­der de EE.UU. (en el 2002 re­co­no­ció ha­ber in­fla­do sus re­sul­ta­dos en 11.000 mi­llo­nes de dó­la­res du­ran­te los años pre­ce­den­tes); el fa­bri­can­te de fo­to­co­pia­do­ras Xe­rox (6.400 mi­llo­nes de dó­la­res en in­gre­sos fan­tas­ma en­tre 1997 y el 2001); Merck, la se­gun­da far­ma­céu­ti­ca de EE.UU. (14.100 mi­llo­nes de dó­la­res en in­gre­sos que nun­ca exis­tie­ron); o Ty­co, sa­quea­da por su cú­pu­la di­rec­ti­va: du­ran­te el jui­cio se su­po que el ex­pre­si­den­te Den­nis Koz­lows­ki em­pleó di­ne­ro de la com­pa­ñía pa­ra com­prar una cor­ti­na de ba­ño por 6.000 dó­la­res, or­ga­ni­zar a su mu­jer una fies­ta de cum­plea­ños en Cer­de­ña por dos mi­llo­nes, con­ce­der un prés­ta­mo, que lue­go per­do­nó, a una exa­man­te, o pa­gar 13 mi­llo­nes por unos cua­dros que no de­cla­ró a Ha­cien­da.

To­do un rosario de es­cán­da­los con­ta­bles que hi­cie­ron tem­blar los ci­mien­tos de las bol­sas.

Men­ción apar­te me­re­cen en es­te re­la­to de gran­des des­ma­nes, los pro­ta­go­ni­za­dos por bró­ke­res sin es­crú­pu­los. Ope­ra­do­res ce­ga­dos por la am­bi­ción que aca­ba­ron lle­van­do a la rui­na a las en­ti­da­des pa­ra las que tra­ba­ja­ban y a mu­chos de sus clien­tes.

Ahí van los nom­bres y las his­to­rias de al­gu­nos de los ro­gue tra­ders (bró­ke­res ca­na­llas), que es co­mo se les co­no­ce en el ar­got fi­nan­cie­ro, que más rui­do hi­cie­ron en su mo­men­to.

EL HOM­BRE QUE ACA­BÓ CON EL BAN­CO DE LA REI­NA ISA­BEL II

Él so­lo se lle­vó por de­lan­te al ban­co más an­ti­guo del mun­do. Más de dos si­glos de his­to­ria re­du­ci­dos a ce­ni­zas en un abrir y ce­rrar de ojos. El Ba­rings Bank, la en­ti­dad de ca­be­ce­ra de Na­po­león III o la rei­na Isa­bel II. El mis­mo que fi­nan­ció la com­pra de Lui­sia­na por Es­ta­dos Uni­dos o la cons­truc­ción del fe­rro­ca­rril en la ru­ta de la se­da. Ca­yó con es­tré­pi­to a ma­nos de un jo­ven que ni si­quie­ra lle­ga­ba a la trein­te­na: Nick Lee­son, un ope­ra­dor de bol­sa bri­tá­ni­co, de ori­gen hu­mil­de, al que sus su­pe­rio­res ha­bían ele­va­do a los altares co­mo dios de las fi­nan­zas de la noche a la ma­ña­na.

En­tró por la puer­ta gran­de en la le­yen­da ne­gra de los mer­ca­dos en 1995. Era el tra­der es­tre­lla de Ba­rings en Sin­ga­pur. Y des­de allí es­tu­vo ope­ran­do du­ran­te me­ses de es­pal­das a sus je­fes. Asu­mien­do ries­gos des­co­mu­na­les en el mer­ca­do de fu­tu­ros asiá­ti­co sin que los con­tro­les de la en­ti­dad lo de­tec­ta­ran. La ra­cha se le aca­bó cuan­do el te­rre­mo­to de Ko­be hun­dió los mer­ca­dos. Sus te­je­ma­ne­jes de­ja­ron un agu­je­ro de 827 mi­llo­nes de li­bras. Y él una sim­ple no­ta: «I’m sorry», an­tes de po­ner pies en pol­vo­ro­sa rum­bo a Kua­la Lum­pur. Fi­nal­men­te, fue de­te­ni­do en Fránc­fort. Y, muy a su pe­sar, tras­la­da­do a Sin­ga­pur, don­de cum­plió cua­tro años y me­dio de una con­de­na de seis y me­dio en una pri­sión de má­xi­ma se­gu­ri­dad, de la que sa­lió tras ser­le diag­nos­ti­ca­do un cán­cer de co­lon, que su­peró. Hoy da con­fe­ren­cias por el mun­do. Y en ellas cuen­ta que los con­tro­les si­guen sin ser bue­nos.

Ba­rings aca­bó en ma­nos de ING por una li­bra es­ter­li­na.

ON­CE AÑOS DE TE­JE­MA­NE­JES EN EL DAIWA BANK

Unos me­ses des­pués de lo de Nick Lee­son y el Ba­rings, el Daiwa Bank, uno de los 10 ma­yo­res ban­cos ja­po­ne­ses del mo­men­to, re­ve­la­ba al mun­do que las ope­ra­cio­nes irre­gu­la­res en el mer­ca­do de bo­nos de uno de sus em­plea­dos en Nue­va York, Tos­hihi­de Igu­chi, le ha­bían oca­sio­na­do unas pér­di­das de 1.100 mi­llo­nes de dó­la­res (136.000 mi­llo­nes de pe­se­tas de la épo­ca) en on­ce años. Tam­po­co se ha­bían en­te­ra­do de na­da. Tan ob­nu­bi­la­dos es­ta­ban con los éxi­tos del jo­ven tra­der que no lo vi­gi­la­ron.

Los pro­ble­mas ha­bían co­men­za­do en 1984, cuan­do Igu­chi pro­vo­có una pér­di­da de 200.000 dó­la­res y em­pe­zó a fal­si­fi­car con­tra­tos pa­ra ca­mu­flar­la. La bol­sa de nie­ve se hi­zo ca­da vez ma­yor... Y lo aca­bó aplas­tan­do. Ter­mi­nó dan­do con sus hue­sos en la cár­cel.

Es­cán­da­los que de­ja­ron en­tre­ver que las co­sas no iban bien en el sis­te­ma fi­nan­cie­ro, co­mo evi­den­ció la cri­sis

EL REY DEL CO­BRE SE QUE­DÓ SIN TRONO

A me­dia­dos del año si­guien­te los mer­ca­dos asis­tían ató­ni­tos a la caí­da de to­do un se­ñor gu­rú. Ya­suo Ha­ma­na­ka era co­no­ci­do co­mo Mís­ter Cop­per (el se­ñor Co­bre), por su gran in­fluen­cia en esa pla­za. Y tam­bién co­mo Mís­ter Fi­ve Per­cent por­que ese era el por­cen­ta­je del mer­ca­do mun­dial del co­bre que con­tro­la­ba. To­do fa­cha­da. Fal­si­fi­có la con­ta­bi­li­dad de la com­pa­ñía du­ran­te 10 años pa­ra ocul­tar las pér­di­das mul­ti­mi­llo­na­rias que sus ope­ra­cio­nes le ha­bían oca­sio­na­do a Su­mi­to­mo, la em­pre­sa de in­ter­me­dia­ción pa­ra la que tra­ba­ja­ba co­mo je­fe de com­pras. Los sim­ples ru­mo­res so­bre su tras­ta­da oca­sio­na­ron una caí­da del 15 % en el pre­cio del co­bre. Las im­pru­den­cias co­me­ti­das du­ran­te años por su bró­ker es­tre­lla —des­pués es­tre­lla­do— le cos­ta­ron a Su­mi­to­mo la frio­le­ra de 2.600 mi­llo­nes de dó­la­res. Y a Ha­ma­na­ka, 8 años de cár­cel.

EL HOM­BRE QUE HI­ZO TEM­BLAR LOS CI­MIEN­TOS DE SOCIÉTÉ GÉNÉRALE

El nom­bre de Jé­rô­me Ker­viel sal­tó a las por­ta­das de to­do el pla­ne­ta a fi­na­les de ene­ro del 2008. El ban­co pa­ra el que tra­ba­ja­ba, Société Générale (el se­gun­do de Fran­cia), lo acu­só de ha­ber in­ver­ti­do en bol­sa con di­ne­ro de la en­ti­dad pe­ro sin su au­to­ri­za­ción. Su com­por­ta­mien­to le cau­só unas pér­di­das de 4.900 mi­llo­nes de eu­ros. Cuan­do se su­po, la en­ti­dad lle­va­ba ya tres días in­ten­tan­do des­ha­cer en se­cre­to las po­si­cio­nes abier­tas por el bró­ker a es­con­di­das. Un mo­vi­mien­to que hi­zo nau­fra­gar a las bol­sas eu­ro­peas. Ker­viel siem­pre man­tu­vo que sus je­fes lo sa­bían to­do y que él so­lo era una pe­que­ña pie­za del en­gra­na­je. So­lo pa­só cua­tro me­ses en pri­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.