FISCALIDAD E INSOLVENCIA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS -

Soy so­cio de una em­pre­sa que es­tá pa­san­do por una de­li­ca­da si­tua­ción eco­nó­mi­ca fi­nan­cie­ra. En prin­ci­pio, es­ta co­yun­tu­ra se pre­vé tran­si­to­ria pe­ro, an­te la di­fi­cul­tad de acu­dir a fuentes de fi­nan­cia­ción ex­ter­nas, es­toy pen­san­do en ser yo mis­mo quien le pres­te el di­ne­ro a la em­pre­sa. ¿Qué pa­sos ten­go que se­guir? Si al fi­nal con­dono la deu­da, ¿qué im­pli­ca­cio­nes tie­ne? Es una prác­ti­ca muy ha­bi­tual en las py­mes que, en oca­sio­nes, de­bi­do a la di­fi­cul­tad pa­ra con­se­guir fi­nan­cia­ción ex­ter­na, aca­ben sien­do los pro­pios so­cios los que fi­nal­men­te pres­ten di­ne­ro a la so­cie­dad. Es­te ti­po de cré­di­to se de­be re­co­ger en un con­tra­to pri­va­do, o en escritura pú­bli­ca, que de­be­rá ser pre­sen­ta­do en la Ofi­ci­na Li­qui­da­do­ra del Im­pues­to de Trans­mi­sio­nes Pa­tri­mo­nia­les y Ac­tos Ju­rí­di­cos Do­cu­men­ta­dos co­rres­pon­dien­te.

De acuer­do con la nor­ma­ti­va tri­bu­ta­ria vi­gen­te, un prés­ta­mo en­tre una so­cie­dad y su so­cio es una ope­ra­ción vin­cu­la­da; de tal for­ma que, a efec­tos fis­ca­les, se de­be va­lo­rar a pre­cios de mer­ca­do, sien­do obli­ga­to­rio el de­ven­go de un ti­po de in­te­rés.

En cohe­ren­cia con tal ca­rac­te­ri­za­ción, los in­tere­ses pa­ga­dos por

la so­cie­dad es­ta­rán su­je­tos a re­ten­ción —fi­ja­da, ac­tual­men­te, en un ti­po del 19 %— que la so­cie­dad de­be­rá in­gre­sar a la Agen­cia Tri­bu­ta­ria me­dian­te el mo­de­lo 123. Por otra par­te, us­ted de­be­rá de­cla­rar en el im­pues­to so­bre la ren­ta de las per­so­nas fí­si­cas los in­tere­ses de­ven­ga­dos, co­mo ren­di­mien­tos del ca­pi­tal mo­bi­lia­rio, que tri­bu­ta­rán en la ba­se im­po­ni­ble del aho­rro, o ge­ne­ral, en fun­ción de su par­ti­ci­pa­ción en el ca­pi­tal so­cial de la en­ti­dad.

Por úl­ti­mo, si fi­nal­men­te la en­ti­dad no pu­die­re pa­gar el prés­ta­mo,

la con­do­na­ción de la deu­da ori­gi­na­rá pa­ra la so­cie­dad un al­za en los fon­dos pro­pios (au­men­tan­do el pa­tri­mo­nio) en la pro­por­ción que co­rres­pon­da a su por­cen­ta­je de par­ti­ci­pa­ción y, por la par­te res­tan­te, se con­si­de­ra­rá un in­gre­so que for­ma­rá par­te de la ba­se im­po­ni­ble, a efec­tos del im­pues­to de so­cie­da­des. En cam­bio, pa­ra us­ted la con­do­na­ción de la deu­da su­pon­drá un ma­yor va­lor de ad­qui­si­ción de la par­ti­ci­pa­ción, a efec­tos de una fu­tu­ra ven­ta o li­qui­da­ción.

En de­fi­ni­ti­va, un prés­ta­mo en­tre la so­cie­dad y el so­cio es una ope­ra­ción vin­cu­la­da que de­be ser for­ma­li­za­da en un con­tra­to pri­va­do, o escritura pú­bli­ca, en la que se de­be es­ti­pu­lar un ti­po de in­te­rés que su­pon­drá un ren­di­mien­to de ca­pi­tal mo­bi­lia­rio en su de­cla­ra­ción del IRPF. En el hi­po­té­ti­co ca­so de que se con­do­ne la deu­da, las con­se­cuen­cias fis­ca­les va­ria­rán en fun­ción de su par­ti­ci­pa­ción.

En otro or­den de co­sas, ha de te­ner­se en con­si­de­ra­ción que to­do cré­di­to de un so­cio con­tra la so­cie­dad, en ca­so de que es­ta sea de­cla­ra­da en con­cur­so, re­ci­bi­rá la ca­li­fi­ca­ción de su­bor­di­na­do, lo cual su­pon­drá que el so­cio se si­túa al fi­nal de la co­la en­tre los acree­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.