¿VA­LEN LAS 500 MI­LLAS MÁS QUE EL GP DE MÓ­NA­CO?

LA DE­CI­SIÓN DE FER­NAN­DO ALON­SO DE CO­RRER EN IN­DIA­NÁ­PO­LIS HA LE­VAN­TA­DO UNA POL­VA­RE­DA EN EL MUN­DO DEL MO­TOR. HAY QUIE­NES CON­SI­DE­RAN UNA OFEN­SA RE­NUN­CIAR AL GRAN PRE­MIO MÁS ILUS­TRE DE LA FÓR­MU­LA 1, PE­RO SE OL­VI­DAN DE QUE LAS 500 MI­LLAS ES UNA CA­RRE­RA MÍ­TI­CA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - ACTUALIDAD - Por Ja­vier Armesto

Una ca­rre­ra que se co­rre des­de 1911 —ca­si 40 años an­tes que la Fór­mu­la 1—, en la que los co­ches al­can­zan una ve­lo­ci­dad pun­ta de cer­ca de 400 ki­ló­me­tros por ho­ra, con un tro­feo en el que es­tán gra­ba­dos los ros­tros de to­dos los ga­na­do­res y cu­yo ven­ce­dor, en vez de cham­pán, lo ce­le­bra con una bo­te­lla de le­che. No ca­be du­da de que las 500 Mi­llas de In­dia­ná­po­lis son di­fe­ren­tes, que tie­nen tan­ta historia o más co­mo el Gran Pre­mio de Mó­na­co, aun­que ca­rez­can del gla­mur de la prue­ba ce­le­bra­da en Eu­ro­pa y de la car­ga tec­no­ló­gi­ca que lle­va con­si­go la com­pe­ti­ción au­to­mo­vi­lís­ti­ca más im­por­tan­te del pla­ne­ta.

La Fór­mu­la 1 es un es­ca­pa­ra­te y un ban­co de prue­bas de lo que los fa­bri­can­tes —no so­lo de co­ches, sino de to­do ti­po de com­po­nen­tes

de au­to­mo­ción— son ca­pa­ces de desa­rro­llar, pe­ro la pe­cu­liar for­ma de ges­tio­nar­la la ha des­pro­vis­to de in­te­rés pa­ra mu­chos afi­cio­na­dos. Tem­po­ra­da tras tem­po­ra­da hay una es­cu­de­ría que tie­ne un do­mi­nio ab­so­lu­to y exa­ge­ra­do sobre to­das las de­más, en mu­chos gran­des pre­mios ape­nas hay ade­lan­ta­mien­tos en ca­rre­ra —la ma­yo­ría son pro­duc­to de es­tra­te­gia du­ran­te las pa­ra­das en bo­xes— e in­clu­so en las vic­to­rias in­flu­yen po­lé­mi­cas de­ci­sio­nes de equi­po.

En con­tra­po­si­ción a es­te am­bien­te en­ra­re­ci­do y que ha lle­va­do a Fer­nan­do Alon­so a re­nun­ciar a la ca­rre­ra en el Prin­ci­pa­do, las 500 Mi­llas ofre­cen un es­pec­tácu­lo al más puro es­ti­lo nor­te­ame­ri­cano. Una com­pe­ti­ción igua­la­da en la que to­dos los co­ches lle­van el mis­mo mo­tor, el mis­mo cha­sis, fre­nos, sus­pen­sio­nes... Cual­quie­ra pue­de ga­nar, in­clu­so un no­va­to, co­mo ocu­rrió con el es­ta­dou­ni­den­se Ale­xan­der Ros­si en la edi­ción del 2016.

No es una prue­ba exen­ta de di­fi­cul­tad, por más que los participantes se li­mi­ten a dar vuel­tas a un cir­cui­to oval du­ran­te va­rias ho­ras. El can­san­cio, el te­ner que so­por­tar ele­va­das fuer­zas G de for­ma ca­si cons­tan­te, el in­ten­so trá­fi­co que hay en la pis­ta, el ame­na­za­dor mu­ro que la ro­dea por su par­te de­re­cha, ele­men­tos ex­ter­nos co­mo el vien­to... Es a la vez una prue­ba de ve­lo­ci­dad, de re­sis­ten­cia, de fi­nu­ra con­du­cien­do y de es­tra­te­gia: hay que sa­ber co­lo­car­se a re­bu­fo de otro co­che y aguan­tar mu­cho tiem­po a es­ca­sos cen­tí­me­tros has­ta que se to­ma la de­ci­sión de ade­lan­tar.

Alon­so no es el pri­mer cam­peón de Fór­mu­la 1 ten­ta­do por las 500 Mi­llas. Gran­des nom­bres co­mo Jim Clark, Graham Hill —el úni­co que ha con­se­gui­do la tri­ple co­ro­na: ga­nar en Mó­na­co, en In­dia­ná­po­lis y en Le Mans—, Emer­son Fit­ti­pal­di o Jac­ques Vi­lle­nue­ve vie­ron la ban­de­ra a cua­dros en pri­me­ra po­si­ción. En los años 50 las 500 Mi­llas in­clu­so for­ma­ban par­te del calendario de la Fór­mu­la 1, y quién sa­be si es­to po­dría vol­ver a ocu­rrir. De mo­men­to, la lle­ga­da del es­pa­ñol ha su­pues­to un gol­pe de efec­to y el 28 de ma­yo las 350.000 per­so­nas que se con­gre­gan en In­dia­ná­po­lis es­ta­rán pen­dien­tes de él.

SA­LI­DA LAN­ZA­DA

Los co­ches cir­cu­lan en fi­la de a tres has­ta que se re­ti­ra el «pa­ce car». El tro­feo Borg War­ner (iz­quier­da) es el más an­ti­guo del de­por­te del mo­tor. La ce­le­bra­ción se ha­ce be­bien­do le­che de In­dia­na, pu­dien­do ele­gir an­tes de la ca­rre­ra si se quie­re en­te­ra, se­mi o des­na­ta­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.