Car­me­na y Co­lau im­pul­san el co­che eléc­tri­co

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - OPINIÓN - JUAN ARES

Ni el mis­mí­si­mo Miguel Se­bas­tian, aquel bi­so­ño mi­nis­tro de Za­pa­te­ro que de re­pen­te so­ñó una Es­pa­ña con­ver­ti­da en una Ar­ca­dia don­de so­lo cir­cu­la­rían vehícu­los eléc­tri­cos, po­día ima­gi­nar­se que tras el fra­ca­so de su ofen­si­va mó­vil lle­ga­rían, po­co más de seis años des­pués, dos ague­rri­das al­cal­de­sas de la ra­ma iz­quier­da, como él mis­mo, y se eri­gi­rían en las au­tén­ti­cas im­pul­so­ras de los co­ches mo­vi­dos con ba­te­rías.

Re­cor­de­mos que aque­llos fan­tás­ti­cos pla­nes de Se­bas­tián pre­veían que en una dé­ca­da el 10% de las ven­tas se­rían de co­ches eléc­tri­cos, al tiem­po que se desa­rro­lla­ría una in­ci­pien­te red de car­ga­do­res por do­quier, des­de ca­lles has­ta apar­ca­mien­tos pú­bli­cos, des­de es­ta­dios de fút­bol has­ta es­ta­cio­nes de tren o ae­ro­puer­tos. Pa­ra ello el bueno de Don Miguel in­vir­tió los cuar­tos del Mi­nis­te­rio de In­dus­tria en la creación de pla­nes de in­cen­ti­vos pa­ra las ven­tas de co­ches eléc­tri­cos, en sub­ven­cio­nes a em­pre­sas que se pu­sie­ron a fa­bri­car con ahín­co nue­vos mo­de­los, amén de otras que se co­la­ron de ron­dón ven­dien­do hu­mo de elec­tro­li­ne­ras de las que, una vez co­bra­da la sub­ven­ción, nun­ca más se su­po. Fra­ca­só.

Pero, sus­ti­tui­do el ín­cli­to mi­nis­tro por otros que pu­sie­ron sus mi­ras en que la in­dus­tria del au­to­mó­vil re­cu­pe­ra­ra el pul­so tras la cri­sis, llegaron las dos al­cal­de­sas, Car­me­na y Co­lau, Ma­nue­la y Ada, que en­se­gui­da se har­ta­ron del hu­mo que se veía so­bre sus res­pec­ti­vas ur­bes, la ma­dri­le­ña y la ca­ta­la­na, y man­da­ron pa­rar. Y cla­ro, lo pri­me­ro y fá­cil son los au­to­mó­vi­les, que lo de las in­dus­trias es in­to­ca­ble y las es­tu­fas de los ho­ga­res es de des­al­ma­dos. Se­gu­ra­men­te que Ma­nue­la y Ada so­ña­ron una Cas­te­lla­na o una Dia­go­nal re­ple­ta de si­len­cio­sas y lim­pias bi­ci­cle­tas, ro­dan­do ca­mino del tra­ba­jo im­pul­sa­das por las pan­to­rri­llas de sus ale­gres pro­pie­ta­rios, que de pa­so ha­cen ejer­ci­cio car­dio­sa­lu­da­ble.

De ahí a pen­sar que el día sin co­ches era una gran idea fue to­do una. Y de pa­so, con es­ta idea tie­nen a su per­so­nal, el que las vo­ta, chu­rra­dos con el happy day wit­hout smo­ke. Por­que no se va­yan a creer que el re­pen­tino im­pu­so del co­che eléc­tri­co que ca­si al ali­món sur­ge de las dos gran­des ur­bes es­pa­ño­las es fru­to del con­ven­ci­mien­to de sus bon­da­des. O que la con­cien­cia ciu­da­da­na del español me­dio ha cam­bia­do 180 gra­dos y pa­sa­mos con ale­gría del rui­do­so y humean­te bu­ga al si­len­cio­so y lim­pio eléc­tri­co. Aten­ción al da­to; en los pri­me­ros diez me­ses del año se han ma­tri­cu­la­do 52.000 co­ches hí­bri­dos y eléc­tri­cos y es­tos úl­ti­mos cre­cen has­ta un 85%. To­do ello ba­jo la ame­na­za del se va aca­bar…

Así que Car­me­na y Co­lau, tan­to mon­ta, han con­se­gui­do in­su­flar en los es­pa­ño­li­tos la con­cien­cia eco­ló­gi­ca, o eso pa­re­ce, va­mos. Por­que mu­chos no pa­san por eso de la bi­ci­cle­ta, que lo de su­dar es de or­di­na­rios y pre­fie­ren com­prar­se un bu­ga eléc­tri­co, mi­ra tú que mono y que ade­más no con­ta­mi­na y mo­la mo­go­llón. Car­me­na y Co­lau, for­ja­do­ras de ten­den­cias, ellas so­las con­tra el mundo, cual cru­za­das con­tra los hu­mos. ¿Y aho­ra qué ha­go yo con mi apes­to­so dié­sel, aco­sa­do por los ve­ci­nos que me mi­ran mal, como si fue­se un de­lin­cuen­te? Dis­cul­pen, me voy al tras­te­ro a ver si to­da­vía guar­do la Or­bea ochen­te­ra de moun­tain bi­ke, que ma­ña­na es día sin co­che y ten­go que ir al cu­rro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.