ME VEO EN UN CO­CHE AU­TÓ­NO­MO”

NA­TU­RAL DE OU­REN­SE, ISA­BEL ABE­LLEI­RA SE LI­CEN­CIÓ EN PSI­CO­LO­GÍA Y AL PO­CO TIEMPO SE IN­COR­PO­RÓ AL MUNDO DEL AU­TO­MÓ­VIL DEN­TRO DEL GRU­PO PÉ­REZ RUMBAO. TRAS SU PA­SO POR ARRO­JO, EN A CO­RU­ÑA, Y AHO­RA POR PÉ­REZ RUMBAO CAR EN VI­GO, SE CON­FIE­SA UNA APA­SIO­NA­DA DE LO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - ENTREVISTA - Tex­to Juan To­rrón Fo­tos Ós­car Váz­quez

El pa­sa­do mes Isa­bel Abe­llei­ra, que ya lle­va 18 años den­tro del Gru­po Pé­rez Rumbao, cul­mi­na­ba una de las deu­das pen­dien­tes con los clien­tes de Audi y Volks­wa­gen en Vi­go, inau­gu­rar una de las ins­ta­la­cio­nes más mo­der­nas de Es­pa­ña, ubi­ca­das en la en­tra­da de la ciu­dad olí­vi­ca.

—¿Qué tie­ne es­ta ins­ta­la­ción ac­tual con res­pec­to a la más an­ti­gua? — Re­sul­ta­ba to­tal­men­te im­pres­cin­di­ble y ne­ce­sa­rio ac­tua­li­zar las con­ce­sio­nes de Audi y Volks­wa­gen y por eso he­mos rea­li­za­do una gran in­ver­sión, cum­plien­do to­dos los es­tán­da­res de las mar­cas. Lo más no­ve­do­so aho­ra mis­mo es la reali­dad vir­tual. Es­to per­mi­te al clien­te con­fi­gu­rar el co­che exac­ta­men­te co­mo lo quie­re, sen­tar­se en él e in­clu­so si tie­ne te­cho, po­der abrir­lo. La sen­sa­ción es que es­tás den­tro. Aquí es don­de más se va a avan­zar. Es­toy con­ven­ci­da de que vas a po­der con­du­cir­lo con reali­dad vir­tual muy pron­to.

—¿Có­mo son vues­tros clien­tes ac­tua­les, han cam­bia­do mu­cho? — Ac­tual­men­te nues­tras mar­cas per­mi­ten con­fi­gu­rar y per­so­na­li­zar tan­to el co­che que el 80 % de nues­tras ven­tas son vehícu­los de pro­duc­ción, es de­cir, se piden di­rec­ta­men­te a fá­bri­ca con lo que ca­da clien­te quie­re. Tam- bién ha cam­bia­do la for­ma de pa­gar­lo, pues aho­ra más de un 90 % de los co­ches van fi­nan­cia­dos en Volks­wa­gen y un 80 % en Audi. Pien­sa que ade­más de la fi­nan­cia­ción de to­da la vi­da aho­ra hay nue­vos pro­duc­tos co­mo la com­pra fle­xi­ble o el rén­ting a par­ti­cu­la­res. Y es que hoy pue­des te­ner un Po­lo des­de 6 eu­ros al día o un Golf des­de 10 eu­ros. La gen­te quie­re ser­vi­cio de mo­vi­li­dad, co­che, se­gu­ro, neu­má­ti­cos, man­te­ni­mien­to, to­do in­cluí­do, y nues­tras mar­cas es­tán tra­ba­jan­do para es­to. —¿Se aca­ba con es­to el mi­to de la pro­pie­dad del au­to­mó­vil?

— Para nues­tras mar­cas es­to es fan­tás­ti­co. Te­ne­mos fa­ma de ser mar­cas ca­ras y real­men­te no es así, por­que 6 eu­ros al día hay mu­cha gen­te que pue­de pa­gar­los, pe­ro a lo me­jor 15.000 eu­ros de gol­pe ya no hay tan­tos. —¿Tam­bién cam­bia la pos­ven­ta? — Pues sí, el he­cho de que cuan­do tú ven­gas al ta­ller y gra­cias a tu con­tra­to de ser­vi­cio no ten­gas que pa­gar na­da, eso es fan­tás­ti­co, tan­to para el clien­te co­mo para no­so­tros. Ade­más, ofre­ce­mos co­che de sus­ti­tu­ción, e in­clu­so un ser­vi­cio de trans­por­te al cen­tro de la ciu­dad. Bus­ca­mos que para la gen­te no sea un pro­ble­ma ve­nir al ta­ller. Cuan­do es­tu­vi­mos en obras crea­mos un ho­ra­rio de­no­mi­na­do búho y po­días de­jar el co­che a ul­ti­ma ho­ra de la tar­de y re­co­ger­lo por la ma­ña­na. Por cier­to, al­guien ya nos ha co­pia­do, eso es muy bueno.

—¿Há­bla­nos del fac­tor pre­cio en la ven­ta del co­che nue­vo?

—El fac­tor pre­cio si­gue sien­do muy de­ter­mi­nan­te a la ho­ra de de­ci­dir don­de com­prar el co­che. La sen­si­bi­li­dad del pre­cio si­gue es­tan­do ahí y es muy im­por­tan­te. Pe­ro yo no re­nun­cio a nin­gu­na ope­ra­ción por pre­cio. Nues­tro le­ma es que la peor ope­ra­ción es la que no se ha­ce. Eso sí, en la ven­ta del nue­vo hoy en día ca­si no se ga­na di­ne­ro. Y so­bre to­do no­so­tros, que te­ne­mos que ha­cer par­que en la ciu­dad de Vi­go.

« El sec­tor del au­to­mó­vil es un mundo muy de hom­bres, pe­ro yo me he ga­na­do el res­pe­to de las mar­cas con los años

—¿Com­pra­re­mos en un fu­tu­ro los co­ches vía «on li­ne»? —Sin du­da, tú hoy en­tras en la pá­gi­na de Audi y ya tie­nes col­ga­do to­do el

stock de la mar­ca en Es­pa­ña. Yo es­toy muy de acuer­do con lo que ha di­cho Laura Ros en nues­tra inau­gu­ra­ción y es que en los pró­xi­mos 5 o 10 años va­mos a te­ner más cam­bios que en los 50 an­te­rio­res. Los que pien­san que los cam­bios es­tán por ve­nir se equi­vo­can, los cam­bios ya es­tán aquí. El trá­fi­co fí­si­co en las ex­po­si­cio­nes es­tá en caí­da li­bre, y te em­pie­zan a en­trar ca­si tan­tos clien­tes por In­ter­net co­mo por la puer­ta. —¿Es el sec­tor del au­to­mó­vil un mundo de hom­bres? —¡Sí!, es un mundo de hom­bres, por ejem­plo en los con­ce­sio­na­rios de Audi en to­da Es­pa­ña so­lo so­mos dos mu­je­res pro­fe­sio­na­les y en Volks­wa­gen creo que tres. Sí se no­ta, se no­ta mu­cho, pe­ro te acos­tum­bras, dis­cul­pas mu­chas co­sas, no le das im­por­tan­cia a otras que te di­cen o que es­cu­chas. Acabas ig­no­rán­do­las, te cen­tras en lo tu­yo y yo soy de las que creo que el pro­ble­ma es de los de­más. Ten­go la suer­te de que con el tiempo que lle­vo me he ga­na­do un re­co­no­ci­mien­to pro­fe­sio­nal tan­to en las mar­cas co­mo en el gru­po. En re­su­men, te di­ría que no es fá­cil. —¿Es una ven­ta­ja tra­ba­jar den­tro de un gru­po fuer­te co­mo Pé­rez Rumbao? —Para mi sí, ya que el Gru­po Pé­rez Rumbao co­no­ce y vi­ve el au­to­mó­vil en su to­ta­li­dad. Yo ten­go que re­co­no­cer que ten­go una im­pli­ca­ción muy gran­de en el gru­po, siempre me sen­tí muy apo­ya­da y su gran ven­ta­ja es que vi­ven la au­to­mo­ción y son gran­des em­pre­sa­rios. Cuan­do ten­go que ha­cer una in­ver­sión, por ejem­plo, en un fre­nó­me­tro, no ten­go que ex­pli­car de qué se tra­ta, sa­ben lo que es y la im­por­tan­cia del mis­mo para nues­tros clien­tes. — ¿Da­nos tu opi­nión so­bre el co­che au­tó­no­mo? —Yo me veo subida a un co­che au­tó­no­mo. A mi per­so­nal­men­te me pa­re­ce más re­vo­lu­ción que el eléc­tri­co. Yo creo que el au­tó­no­mo, co­mo usua­rios, nos da­rá una li­ber­tad in­creí­ble. Ima­gí­na­te yo di­cién­do­le a mi co­che por la ma­ña­na que me lle­ve al tra­ba­jo, que des­pués re­co­ja a mi hi­jo y lo lle­ve al co­le y que re­gre­se a las seis para lle­var­lo al fút­bol y a última ho­ra me ven­ga a bus­car al tra­ba­jo. Se­rá un chó­fer per­fec­to y eso no tie­ne pre­cio. —¿Que tal te ha re­ci­bi­do la ciu­dad de Vi­go? —Yo creo que Vi­go es una ciu­dad fan­tás­ti­ca y ade­más co­mo bue­na ou­ren­sa­na soy emi­gran­te. A mí so­lo me preo­cu­pa­ba que mi hi­jo de 7 años se en­con­tra­se bien. Y si es­to se cum­ple yo es­toy bien. Ade­más tu­ve la suer­te de in­cor­po­rar­me en ve­rano y aquí, si de al­go se pue­de pre­su­mir, es de cli­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.