COM­PE­TI­CIÓN

EN APE­NAS DOS SE­MA­NAS, GA­LI­CIA SE­RÁ TES­TI­GO DE UNO DE LOS RENACIMIENTOS MÁS ANSIADOS DEN­TRO DEL MUN­DO DEL MO­TOR. EL RALL­YE RECALVI RÍAS BAI­XAS VUEL­VE CON UNA INS­CRIP­CIÓN COMPLETADA EN APE­NAS DÍA Y ME­DIO Y EL APLAUSO DE UNA AFI­CIÓN DESEOSA DE SU RE­GRE­SO. L

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - PORTADA - Por Car­los Pe­rei­ro

El Rall­ye Rías Bai­xas re­gre­sa des­pués de dos años de pa­rón co­mo prue­ba in­te­gra­da en el Cam­peo­na­to Ga­lle­go de Ra­lis.

Po­cos ja­rros de agua tan fría re­ci­bie­ron los afi­cio­na­dos ga­lle­gos a los ra­lis co­mo la can­ce­la­ción, a prin­ci­pios del 2016, del Rall­ye Rías Bai­xas. La es­cu­de­ría ho­mó­ni­ma, or­ga­ni­za­do­ra del even­to, lo de­jó cla­ro en una rue­da de pren­sa al re­cor­dar to­dos los problemas eco­nó­mi­cos que ve­nían arras­tran­do: no se veían con las fuer­zas ni el apo­yo ne­ce­sa­rio pa­ra sa­car ade­lan­te un even­to de es­ta mag­ni­tud. Una de las ci­tas más em­ble­má­ti­cas del mo­tor ga­lle­go se pre­ci­pi­ta­ba por el acan­ti­la­do. Has­ta aho­ra.

Fernando Mou­ri­ño, pre­si­den­te de la es­cu­de­ría Rías Bai­xas, ha re­co­gi­do la toa­lla que en su día arro­jó. En di­ciem­bre así se anun­cia­ba. La edi­ción nú­me­ro 52 de la prue­ba se ce­le­bra­ría al fin. Una de las me­jo­res prue­bas del Cam­peo­na­to de Es­pa­ña de Rall­yes de As­fal­to re­na­ce­rá en dos se­ma­nas, el fin de se­ma­na del 11 y 12 de ma­yo, den­tro del Cam­peo­na­to Ga­lle­go co­mo su ter­ce­ra prue­ba. Vol­ve­rán a ru­gir los mo­to­res.

Fue­ron un par de años lar­gos, pe­ro da­da la ex­pec­ta­ción ge­ne­ra­da es­tos úl­ti­mos me­ses pa­re­ce que la es­pe­ra ha­brá me­re­ci­do la pe­na. En mar­zo se con­fir­ma­ba que la es­cu­de­ría pon­te­ve­dre­sa ob­te­nía el be­ne­plá­ci­to de su re­gla­men­to por par­te de la FGA, mien­tras que, a su vez, se con­fir­ma­ba uno de los gran­des ali­cien­tes de es­ta nue­va edi­ción. La ciu­dad de Vi­go, con Sa­mil a la ca­be­za, se­rá uno de los es­ce­na­rios prin­ci­pa­les de la prue­ba. Dos jor­na­das de pu­ra emo­ción pa­ra las que se abrió la ins­crip­ción el pa­sa­do 2 de abril y se ce­rra­rá el pró­xi­mo miér­co­les.

Ca­si cien ki­ló­me­tros cro­no­me­tra­dos y más de cua­tro­cien­tos kió­me­tros com­pon­drán el Rías Bai­xas. O Porriño se­rá tam­bién uno de los pa­ra­jes de la com­pe­ti­ción, lu­gar en el que el vier­nes se rea­li­za­rán las ve­ri­fi­ca­cio­nes pre­vias a la ca­rre­ra. Por la tar­de es­tá pre­vis­to que se arran­quen los mo­to­res y se dis­pu­te el pri­mer tra­mo cro­no­me­tra­do del ra­li. Fi­na­li­za­da es­ta es­pe­cial, la ca­ra­va­na del au­to­mo­vi­lis­mo vol­ve­rá a Sa­mil pa­ra des­can­sar y prepararse pa­ra la pró­xi­ma jor­na­da. El sá­ba­do se­rá el día gran­de. Pa­ra es­ta re­su­rrec­ción au­to­mo­vi­lís­ti­ca se con­ta­rá con cua­tro es­pe­cia­les cro­no­me­tra­das, que se com­ple­ta­rán has­ta en dos oca­sio­nes.

Des­de la or­ga­ni­za­ción se ha he­cho un es­pe­cial lla­ma­mien­to a la se­gu­ri­dad de los es­pec­ta­do­res. A es­tas al­tu­ras to­do el mun­do es cons­cien­te los ries­gos de una prue­ba de es­te ca­la­do, y has­ta se pue­de ob­ser­var fá­cil­men­te la me­jo­ría en cier­tos com­por­ta­mien­tos al com­pa­rar­los con los vis­tos ha­ce una dé­ca­da en la co­mu­ni­dad ga­lle­ga; pe­ro na­die ol­vi­da las tra­ge­dias del pa­sa­do, y me­nos cuan­do es­tán tan pró­xi­mas co­mo la su­ce­di­da en el Ra­li de A Co­ru­ña, que se­gó la vi­da de seis per­so­nas e hi­rió a otras die­ci­séis.

Nun­ca hay un ex­ce­so de se­gu­ri­dad ni de aten­ción, por eso el Rall­ye Recalvi Rías Bai­xas ya ha pues­to en su web, a

Vi­go se­rá uno de los es­ce­na­rios prin­ci­pa­les de la prue­ba y O Porriño, el lu­gar don­de el vier­nes se ha­rán las ve­ri­fi­ca­cio­nes pre­vias a la ca­rre­ra

dis­po­si­ción de cual­quie­ra con una co­ne­xión a In­ter­net, las di­rec­tri­ces a se­guir du­ran­te to­da la prue­ba. Con­se­jos que mu­tan en le­yes, si se da el ca­so: lle­gar al tra­mo con el tiem­po su­fi­cien­te, si­tuar­se en lu­ga­res ele­va­dos, evi­tar zo­nas po­ten­cial­men­te pe­li­gro­sas, no in­va­dir los lu­ga­res mar­ca­dos con cin­ta ro­ja (sí los que es­tán con cin­tas ama­ri­llas), de­jar libres los ac­ce­sos y vías de eva­cua­ción de am­bu­lan­cias, res­pe­tar las pro­pie­da­des co­lin­dan­tes al tra­za­do y se­guir las ins­truc­cio­nes de los vo­lun­ta­rios y or­ga­ni­za­do­res. Un con­glo­me­ra­do sen­ci­llo, pe­ro que ayu­da­rá, in­ne­ga­ble­men­te, a que la vuel­ta del Rías Bai­xas sea un

éxi­to pleno. Por de pron­to, y tras las dos pri­me­ras prue­bas dispu­tadas (A Co­ru­ña y Noia), que­da con­fi­gu­ra­do un tri­den­te que de­pa­ra emo­ción y sa­na com­pe­ti­ti­vi­dad. Sen­ra, Caa­ma­ño y Mei­ra. Los tres hom­bres des­ti­na­dos a me­dir­se a lo lar­go del cam­peo­na­to y que fi­gu­ran en las lis­tas co­mo los as­pi­ran­tes al tí­tu­lo de cam­peón ga­lle­go. Una lu­cha igua­la­da y que pro­me­te te­ner su con­ti­nua­ción en dos se­ma­nas, des­pués de que Caa­ma­ño im­pu­sie­ra su rit­mo en Noia y aca­ba­ra por de­lan­te del pi­lo­to fis­te­rrán. Un in­ter­cam­bio de pa­pe­les si mi­ra­mos la cla­si­fi­ca­ción de A Co­ru­ña, y evi­ta­mos fi­jar­nos de­ma­sia­do en el pri­mer pues­to que ocu­pó Iván Ares, que de­ci­dió par­ti­ci­par en su ca­sa, pe­ro que en la prác­ti­ca se en­cuen­tra cen­tra­do en el Cam­peo­na­to de Es­pa­ña, por lo que no cuen­ta pa­ra el cer­ta­men au­to­nó­mi­co.

LÍ­NEAS ROJAS Y AMA­RI­LLAS

La se­gu­ri­dad es una má­xi­ma en el Rall­ye Rías Bai­xas. La cin­ta ro­ja mar­ca los lu­ga­res que los afi­cio­na­dos no pue­den in­va­dir.

Ós­car Vázquez Fo­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.