EL GAS CO­MO TER­CE­RA PO­SI­BI­LI­DAD

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - OPINIÓN - JUAN ARES

En nues­tra re­vis­ta ON Mo­tor de hoy re­pa­sa­mos la tec­no­lo­gía hí­bri­da a ba­se de gas, co­no­ci­da tam­bién co­mo bi­fuel, pa­ra re­du­cir emi­sio­nes. Es una va­rian­te que en Es­pa­ña to­da­vía no se ha desa­rro­lla­do tan­to co­mo en otros paí­ses eu­ro­peos, pe­ro que no pa­ra de cre­cer, ca­si tan­to co­mo las es­ta­cio­nes de ser­vi­cio que ya dis­tri­bu­yen tan­to el GLP co­mo el GNC, los dos tipos de gas adap­ta­dos a los tu­ris­mos.

A la ho­ra de re­du­cir emi­sio­nes pa­ra cum­plir con las exi­gen­tes nor­ma­ti­vas eu­ro­peas, los fa­bri­can­tes se aga­rran a lo que pue­den. Evi­den­te­men­te la solución más po­si­ti­va es la venta de vehícu­los eléc­tri­cos, con ce­ro emi­sio­nes, que equi­li­bran así la ba­lan­za de hu­mos de la mar­ca. Pe­ro la tec­no­lo­gía del co­che eléc­tri­co, ade­más de ca­ra, no sa­tis­fa­ce a aque­llos que quie­ren ha­cer lar­gos tra­yec­tos.

Así que la se­gun­da vía al­ter­na­ti­va es la hi­bri­da­ción eléc­tri­ca. Es de­cir, po­ner­le a un co­che de ga­so­li­na unas ba­te­rías más gran­des que pue­dan ali­men­tar mo­to­res eléc­tri­cos que sus­ti­tu­yan, o al me­nos dis­mi­nu­yan, el con­su­mo del de ga­so­li­na. Es una vía a la que se han aga­rra­do con fuer­za mar­cas co­mo To­yo­ta y Le­xus y otras que tam­bién con­fían par­cial­men­te en ella.

A to­do es­to no ha­ce fal­ta de­cir que los fa­bri­can­tes no de­ses­pe­ran en su in­ves­ti­ga­ción pa­ra tra­tar de re­du­cir emi­sio­nes en sus mo­to­res con­ven­cio­na­les, de ga­so­li­na o dié­sel, con éxi­to por cier­to, gra­cias a ca­ta­li­za­do­res, in­yec­cio­nes más so­fis­ti­ca­das, des­co­ne­xión de ci­lin­dros, ali­ge­ra­mien­to de pe­sos, o sis­te­mas de mi­cro hi­bri­da­ción, don­de el em­pleo de ba­te­rías más po­de­ro­sas pro­pi­cia que en de­ter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias ayu­den a los mo­to­res de combustión.

Pe­ro hay una ter­ce­ra vía de la que les ha­bla­mos y esa es el gas. El gas ha lle­ga­do ca­si sin dar­nos cuen­ta, pri­me­ro en el ta­xi, con adap­ta­cio­nes de ta­lle­res que per­mi­tían aco­plar una bom­bo­na de bu­tano, pe­ro en los úl­ti­mos tiem­pos con co­ches que ya sa­len de las fá­bri­cas pre­pa­ra­dos pa­ra usar el gas co­mo se­gun­do com­bus­ti­ble y que ade­más re­pos­tan en sur­ti­do­res de GLP o GNC que em­pie­zan a ha­cer­se hue­co jun­to a los de ga­so­li­na o dié­sel. Son co­ches con to­das las ga­ran­tías del fa­bri­can­te y que ade­más, cuan­do se prue­ban, sor­pren­den por­que no hay na­da que los dis­tin­ga de los con­ven­cio­na­les de ga­so­li­na, ni vi­sual­men­te ni a la ho­ra de cir­cu­lar con ellos. Ni rui­dos, ni olo­res ex­tra­ños, ni mu­cho me­nos fal­ta de po­ten­cia. A su fa­vor, que el com­bus­ti­ble es más ba­ra­to que la ga­so­li­na o el ga­soil, que sus pre­cios ya ca­si son pa­ri­ta­rios con los del mo­de­lo con­ven­cio­nal del que de­ri­van, con más au­to­no­mía por su do­ble de­pó­si­to y que, al fi­nal, no emi­ten ni tan­to CO ni tan­to NOx co­mo sus her­ma­nos de ga­ma. Así que hay que es­pe­rar que en los pró­xi­mos años crez­ca su de­man­da co­mo es­tá cre­cien­do la de hí­bri­dos y eléc­tri­cos y que las em­pre­sas ener­gé­ti­cas se de­ci­dan a apos­tar tam­bién por ellos pa­ra que po­da­mos dis­po­ner de una red de su­mi­nis­tro ade­cua­da en to­da Eu­ro­pa.

En un mo­men­to en el que se ha­bla mu­cho del al­za de pre­cios del pe­tró­leo, otra vez, que re­per­cu­te en lo que pa­ga­mos por lle­nar el de­pó­si­to, los co­ches de gas, con pre­cios de com­bus­ti­ble de mo­men­to más es­ta­bles, pue­den ha­cer­se un si­tio en nues­tras ca­rre­te­ras y ca­lles. Cru­cen a Por­tu­gal y com­prué­ben­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.