UN BUGATTI BA­JO EL AGUA La his­to­ria del co­che ha­lla­do su­mer­gi­do en un la­go de Sui­za.

UN RARÍSIMO EJEMPLAR DE LA MAR­CA BUGATTI PA­SÓ MÁS DE SIE­TE DÉ­CA­DAS SU­MER­GI­DO EN EL FON­DO DEL LA­GO MAGGIORE EN SUI­ZA. TRAS SU EMERSIÓN, A PE­SAR DE SU ES­TA­DO, UN EM­PRE­SA­RIO AME­RI­CANO PA­GÓ CA­SI 300.000 EU­ROS POR ÉL EN UNA SU­BAS­TA.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - OPINIÓN - Por Ós­car Aye­rra

Re­cos­ta­do so­bre su la­do iz­quier­do y se­mi­en­te­rra­do en el fan­go ma­rino des­can­só du­ran­te 72 años a 52 me­tros de pro­fun­di­dad. Es­ta uni­dad, cons­trui­da en 1925, per­te­ne­cía a una sa­ga de vehícu­los de la mar­ca Bugatti que en­tre los años 20 y 30 se ha­bían con­sa­gra­do co­mo au­to­mó­vi­les de ca­rre­ras, con una repu­tación en fia­bi­li­dad y di­na­mis­mo con­tras­ta­da en nu­me­ro­sos gran­des pre­mios. Sin em­bar­go, es­te Bugatti Bres­cia ty­pe 25 roads­ter no tu­vo la mis­ma suer­te que mu­chos de sus her­ma­nos de mar­ca. Si se en­te­ra­se Et­to­re Bugatti, su crea­dor, se echa­ría las ma­nos a la ca­be­za o más bien a la ca­be­za del que se le ocu­rrió la idea de su­mer­gir­lo en el la­go. Ven­di­do en 1925 pa­só sus pri­me­ros años de vi­da en la ciu­dad de Pa­rís con dos due­ños re­gis­tra­dos. Aquí la pis­ta se bi­fur­ca: se­gún su ac­tual pro­pie­ta­rio, el vehícu­lo pa­só a ma­nos de un co­no­ci­do pi­lo­to de ca­rre­ras, quien lo per­dió en una par­ti­da de pó­ker a ma­nos de un afa­ma­do play­boy sui­zo. Sin em­bar­go, se­gún los li­bros de la pro­pia mar­ca, en 1934 cons­ta co­mo ti­tu­lar un ar­qui­tec­to de ori­gen po­la­co, quien re­si­dió en­tre 1933 y 1936 en la pe­que­ña lo­ca­li­dad de As­co­na, en la ori­lla sui­za del la­go Maggiore. Pa­re­ce ser que cuan­do de­jó la po­bla­ción aban­do­nó su vehícu­lo. Tiem­po des­pués, lo­ca­li­za­do por los fun­cio­na­rios sui­zos de adua­nas, fue in­cau­ta­do al ve­ri­fi­car la au­sen­cia del pa­go de los im­pues­tos obli­ga­to­rios. An­te la im­po­si­bi­li­dad de co­brar los aran­ce­les pen­dien­tes y que la deu­da ex­ce­die­ra el va­lor de mer­ca­do del au­to­mó­vil, la ley sui­za obli­ga­ba a su des­truc­ción. Lo sor­pren­den­te es que al­guien, le­jos de des­truir­lo, de­ci­dió ha­cer­lo des­apa­re­cer ba­jo las aguas del la­go. Lo su­mer­gie­ron en él no sin an­tes su­je­tar­lo con una ca­de­na de unos 30 me­tros que lo man­te­nía su­mer­gi­do pe­ro uni­do a la ram­pa vie­ja del puer­to de As­co­na, por si en un fu­tu­ro pu­die­se ser de in­te­rés su res­ca­te

ATRAC­CIÓN SUBMARINA

Tras va­rios años, la ca­de­na ter­mi­nó por rom­per­se, lo que hi­zo que el co­che se pre­ci­pi­ta­se has­ta el fon­do ma­rino sien­do ca­si im­po­si­ble su res­ca­te. Tras la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, la le­yen­da del bugatti ba­jo las aguas to­da­vía per­vi­vía en la me­mo­ria de los lu­ga­re­ños, lo que hi­zo que un afi­cio­na­do al sub­ma­ri­nis­mo lo des­cu­brie­se en 1967 cuan­do la tec­no­lo­gía de in­mer­sión lo per­mi­tió. Des­de ese mo­men­to, el pe­cio de co­lor azul pa­só a ser un punto de atrac­ción tu­rís­ti­ca pa­ra el bu­ceo de ocio du­ran­te más de 40 años. En el 2009, una fundación sub­acuá­ti­ca an­ti­vio­len­cia de­ci­dió res­ca­tar­lo. El 12 de ju­lio sa­lió a la luz, sien­do subas­ta­do 7 me­ses des­pués. Su es­ta­do es­tá muy de­te­rio­ra­do, que­da po­co más del 30% de­bi­do a su des­com­po­si­ción. La par­te in­crus­ta­da en el le­cho de fan­go es la me­jor con­ser­va­da gra­cias a que ape­nas tu­vo con­tac­to con el oxí­geno, in­clu­so se ve su pin­tu­ra ori­gi­nal azul o el fa­bu­lo­so es­ta­do de sus neu­má­ti­cos, que to­da­vía con­ser­va­ban el ai­re en su in­te­rior.

BUGATTI ÚNI­CO Cons­trui­do en 1925 en Ita­lia, es­ta uni­dad to­ma­ba co­mo ba­se al de­por­ti­vo Ty­pe 25 pe­ro adap­ta­do pa­ra uso en ca­rre­te­ra, de ahí sus guar­da­ba­rros y la ilu­mi­na­ción. Con cua­tro ci­lin­dros y 1,5 li­tros de cu­bi­ca­je, po­día lle­gar has­ta los 160 km/h, una ci­fra muy sor­pren­den­te pa­ra aque­lla épo­ca.

MULLIN MUSEUM Tras un cos­to­so pro­ce­so pa­ra de­te­ner la co­rro­sión, hoy se ex­hi­be tal y co­mo sa­lió del agua (iz­quier­da) en una sa­la que re­crea con luz y so­ni­do la quie­tud y re­po­so, co­mo si es­tu­vie­se de nue­vo en el fon­do del la­go Maggiore (arri­ba).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.