Pis­to­rius: so­lo un año en PRI­SIÓN

El atle­ta pa­ra­lím­pi­co fue con­de­na­do a cin­co años de cár­cel por dis­pa­rar a su no­via “por error”. Un año des­pués, ya es­tá en arres­to do­mi­ci­lia­rio. ¿Por qué ca­yó en des­gra­cia el “su­per­hom­bre”?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Psicoactualidad - ISA­BEL MENÉNDEZ, psi­có­lo­ga

¿Qué ha­ce que un chi­co de 27 años dis­pa­re cua­tro ve­ces a tra­vés de una puer­ta ce­rra­da a su no­via pen­san­do que es un la­drón? ¿Có­mo pu­do lle­gar a ma­tar­la? El es­cri­tor John Car­lin, en su li­bro Pis­to­rius, la som­bra de la ver­dad (Pla­ne­ta), nos re­la­ta la his­to­ria de Os­car Pis­to­rius, un jo­ven que pa­só de ser el hom­bre más fa­mo­so de Sudafrica, al más re­pu­dia­do. Des­de la ci­ma de la glo­ria olím­pi­ca, al in­fierno de un ho­mi­ci­dio que le­van­ta po­lé­mi­ca por la pe­na im­pues­ta. Unos con­si­de­ran que fue in­vo­lun­ta­rio, otros no creen su ver­sión de los he­chos. Él afir­ma que “es­ta­ba ate­rro­ri­za­do por el rui­do en el in­te­rior del ba­ño” y, con el pá­ni­co, no le dio tiem­po a pen­sar lo que ha­cía y dis­pa­ró au­to­ma­ti­ca­men­te. Os­car na­ció sin pe­ro­né en am­bas pier­nas, sus to­bi­llos es­ta­ban me­dio for­ma­dos, y le ampu­taron las pier­nas por la ro­di­lla con 11 me­ses de edad. Shei­la Pis­to­rius, su ma­dre, fue de­ter­mi­nan­te en su vi­da. Du­ran­te la ado­les­cen­cia del chi­co, a los 13 años, le plan­teó el re­to de asis­tir al ins­ti­tu­to Pre­to­ria Boys, una es­cue­la que for­ja­ba cam­peo­nes y chi­cos que des­ta­ca­ban des­pués en la po­lí­ti­ca, el De­re­cho y el de­por­te. En aquel mo­men­to, el di­rec­tor del cen­tro con­fe­só a Shei­la su preo­cu­pa­ción por la in­cor­pra­ción de Os­car por­que nun­ca ha­bían te­ni­do un alumno con sus ca­rac­te­rís­ti­cas. Se­gún cuen­ta Car­lin en el li­bro, Shei­la Pis­to­rius le con­tes­tó: “No se preo­cu­pe. No es nin­gún pro­ble­ma. Él es com­ple­ta­men­te nor­mal”. No hay co­sa peor que ne­gar la reali­dad. La ma­dre de Pis­to­rius no pu­do ela­bo­rar el duelo que hay que rea­li­zar cuan­do se tie­ne un hi­jo con dis­ca­pa­ci­dad. Es­te duelo se re­fie­re a acep­tar la pér­di­da de la ilu­sión de ha­ber te­ni­do un hi­jo “nor­mal”. El ni­ño se re­la­cio­na­rá con su cuer­po de la mis­ma ma­ne­ra en que la ma­dre se re­la­cio­na con él. La ma­dre de Os­car ne­gó has­ta cier­to pun­to lo que le su­ce­día y él com­pen­só esa ca­ren­cia con­vir­tién­do­se en un “su­per­hom­bre” y co­rrien­do en las pis­tas olím­pi­cas. Sin em­bar­go, co­mo hom­bre, pa­re­cía su­frir al­gu­nos con­flic­tos psí­qui­cos. Si las de­cla­ra­cio­nes de la ma­dre de Ree­va Steen­kamp son cier­tas, cuan­do Os­car dis­pa­ró a su hi­ja, la pa­re­ja to­da­vía no ha­bía man­te­ni­do re­la­cio­nes se­xua­les com­ple­tas. Shei­la era una mu­jer apa­ren­te­men­te arro­lla­do­ra que im­pul­só a su hi­jo, se­gún él mis­mo ex­pre­sa­ba, a te­ner un fe­roz em­pe­ño en al­can­zar el éxi­to. Aho­ra bien, tam­bién guar­da­ba gra­ves pro­ble­mas que no pu­do su­pe­rar y que la in­ca­pa­ci­ta­ban. Era al­cohó­li­ca, se em­bo­rra­cha­ba has­ta que­dar­se dor­mi­da y era su hi­jo ma­yor, Carl, el que se en­car­ga­ba de aten­der por la no­che a los pe­que­ños. Shei­la te­nía mu­cho mie­do a los la­dro­nes y dor­mía con una pis­to­la de­ba­jo de la al­moha­da.

Un dra­ma anun­cia­do

Cuan­do Os­car Pis­to­rius co­gió la pis­to­la que te­nía cer­ca de la ca­ma y dis­pa­ró a quien su­pu­so que era un la­drón, po­dría­mos su­po­ner que, in­cons­cien­te­men­te, pu­do fun­cio­nar en el atle­ta una iden­ti­fi­ca­ción con su ma­dre. Os­car sa­lió co­rrien­do ha­cia el ba­ño so­bre sus mu­ño­nes y dis­pa­ró a su no­via con las ba­las más da­ñi­nas, las que ex­plo­tan den­tro del cuer­po. El in­for­me psi­co­ló­gi­co que pro­por­cio­nó Jo­nat­han Scholtz en el jui­cio de Pis­to­rius ha­bla­ba de dos Os­car: uno me­día 1,84 y po­día ejer­cer el con­trol, el otro, cuan­do no te­nía sus pró­te­sis puestas, era mie­do­so, muy vul­ne­ra­ble y me­día 1,50. Scholtz afir­ma so­bre él que “su ma­yor sue­ño era co­rrer con­tra atle­tas no dis­ca­pa­ci­ta­dos, pue­de que en un in­ten­to de otor­gar cré­di­to a la opi­nión de su ma­dre de que no era un dis­ca­pa­ci­ta­do”. En efec­to, no pa­re­ce que Shei­la acep­ta­ra ni có­mo era su hi­jo, ni qué le su­ce­día a ella. Pa­só los úl­ti­mos 15 años de su vi­da tra­tan­do de ase­gu­rar­se de que la vi­da de Os­car no fue­ra un va­lle de lá­gri­mas, aun­que no

La ma­dre del atle­ta im­pu­so a su hi­jo un fe­roz em­pe­ño en al­can­zar el éxi­to.

fue ca­paz de evi­tar­le la tra­ge­dia de su muer­te. Mu­rió cuan­do su hi­jo te­nía 15 años y ella, 44. Shei­la Pis­to­rius ha­bía caí­do en­fer­ma del hí­ga­do al mes de vol­ver a ca­sar­se con otro hom­bre. A Os­car le avi­sa­ron de su in­gre­so cuan­do es­ta­ba en cla­se y, al po­co de lle­gar al hos­pi­tal, su ma­dre mu­rió. Una muer­te trau­má­ti­ca pa­ra un ado­les­cen­te con es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas que so­lo ha­bía te­ni­do a su ma­dre co­mo apo­yo. Su pa­dre, Hen­ke, se ale­jó cuan­do Os­car te­nia seis años, al di­vor­ciar­se de Shei­la. Hen­ke era un afi­cio­na­do a las ar­mas, en la ca­sa fa­mi­liar lle­ga­ron a acu­mu­lar has­ta 55 ar­mas. La no­via de Pis­to­rius, Ree­va, te­nía 29 años cuan­do ca­yó aba­ti­da por sus dis­pa­ros. ¿Qué ha­bía uni­do a la pa­re­ja? Co­mo hi­pó­te­sis, po­dría­mos su­po­ner que po­dían ha­ber­se iden­ti­fi­ca­do in­cons­cien­te­men­te en un as­pec­to im­por­tan­te: su re­la­ción con la dis­ca­pa­ci­dad. Con 20 años, ella se ca­yó de un ca­ba­llo y se rom­pió la es­pal­da. Es­tu­vo seis se­ma­nas in­gre­sa­da, po­dría ha­ber si­do dis­ca­pa­ci­ta­da, los mé­di­cos no sa­bían si an­da­ría, pe­ro se re­cu­pe­ró. ¿Les unió ese sen­ti­mien­to de fra­gi­li­dad que se su­fre an­te una dis­ca­pa­ci­dad po­si­ble (en el ca­so de ella) o real (en el de él)? Tam­bién Ree­va desafió su de­fi­cien­cia y fue un ejem­plo de su­pera­ción, co­mo Os­car.

El pa­dre de Pis­to­rius, que le aban­do­nó a los seis años, te­nía 55 ar­mas en su ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.