Mª DEL CA­MINO RO­DRÍ­GUEZ. 36 AÑOS Y MA­DRE DE DOS HI­JOS: DA­NIEL 11 E IKER 6 .

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Vidas Privadas -

DES­CRI­BE SU PRI­MER EM­BA­RA­ZO co­mo to­da una odi­sea emo­cio­nal. Pa­só los nue­ve me­ses ha­blán­do­le al be­bé: “Me ho­rro­ri­za­ba pen­sar que a mí no me hu­bie­ra ha­bla­do mi ma­dre bio­ló­gi­ca. Llo­ra­ba y me en­fa­da­ba con ella, sin co­no­cer­la”, re­cuer­da. Pe­ro aún le que­da­ba el mo­men­to más de­li­ca­do: “Cuan­do vi la ca­ra de mi hi­jo ma­yor, Da­niel, ex­pe­ri­men­té en cues­tión de se­gun­dos mil sen­ti­mien­tos de­mo­le­do­res que se pi­sa­ban unos a otros, creán­do­me una con­fu­sión que cuan­do la re­cuer­do se me ha­ce to­da­vía un nu­do en la gar­gan­ta. Fe­li­ci­dad ab­so­lu­ta y, de re­pen­te, una pe­na enor­me que res­pon­día, qui­zá, a ex­pe­ri­men­tar lo que mi ma­dre bio­ló­gi­ca no qui­so o no pu­do ha­cer: mi­rar­me y son­reír­me. Sen­tí ra­bia, in­clu­so odio, por­que no en­ten­día có­mo pu­do des­pren­der­se de mí. Pen­sa­ba: “¡Si me hu­bie­ra mi­ra­do!”. Me blo­queé y cuan­do me pu­sie­ron en bra­zos a Da­niel, no fui ca­paz de co­lo­car­lo so­bre mi pe­cho. No sé que me pa­só. Si­go sin po­der en­ten­der­lo y es la pri­me­ra vez que lo cuen­to. To­da­vía sien­to ver­güen­za o yo mis­ma me juz­go, pues no res­pon­de a lo nor­mal: que una ma­dre abra­ce a su hi­jo na­da más na­cer. Es ex­tra­ño, sen­tí mie­do, in­ca­pa­ci­dad. A ve­ces pien­so que re­vi­ví al­go re­la­cio­na­do con el par­to de mi ma­dre bio­ló­gi­ca. ¡To­da­vía es con­fu­so!”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.