“Hay que RE­FOR­MAR el is­lam pa­ra que des­apa­rez­ca el te­rro­ris­mo”

AYAAN HIR­SI ALI ES­CRI­TO­RA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Protagonista -

SSu li­bro es una pro­vo­ca­ción pa­ra la or­to­do­xia y una ins­pi­ra­ción pa­ra los cre­yen­tes que pien­san que otra re­li­gión es po­si­ble. En Re­for­me­mos el is­lam (Ga­la­xia Gu­ten­berg), Ayaan Hir­si Ali (Mo­ga­dis­cio, 1969) ex­pli­ca có­mo la fac­ción ra­di­cal y la ma­yo­ri­ta­ria de es­ta fe com­par­ten una raíz in­to­le­ran­te y ex­hor­ta a los cre­yen­tes a re­be­lar­se. No es ca­sua­li­dad que sea una mu­jer mu­sul­ma­na (hoy atea) la que lo de­nun­cie. Re­fu­gia­da en Ho­lan­da tras huir de un ma­tri­mo­nio con­cer­ta­do, es­cri­bió un cor­to­me­tra­je, Sub­mis­sion, que mos­tra­ba a mu­je­res des­nu­das con ver­sícu­los del Co­rán es­cri­tos so­bre el cuer­po. El di­rec­tor, Theo van Gogh, fue ase­si­na­do en 2004 por un is­la­mis­ta que de­jó una no­ta que ame­na­za­ba de muer­te a Hir­si Ali. Ca­sa­da con el his­to­ria­dor Niall Fer­gus­son y con un hi­jo, lle­va 18 años ins­ta­la­da en EE.UU., don­de di­ri­ge un se­mi­na­rio so­bre teo­ría po­lí­ti­ca is­lá­mi­ca en Har­vard. To­le­ran­cia, com­pa­sión, di­si­den­cia. La ac­ti­vis­ta so­ma­lí quie­re que es­tas pa­la­bras se aso­cien a la re­li­gión mu­sul­ma­na. Y va a lu­char por ellas. Por E. de los Ríos Mu­jer­hoy. ¿Te­me por su in­te­gri­dad? Ayaan Hir­si Ali. No he de­ja­do de re­ci­bir ame­na­zas des­de que Van Gogh fue ase­si­na­do, pe­ro, por se­gu­ri­dad, no pue­do ha­blar.

¿Le preo­cu­pa que la acu­sen de is­la­mo­fo­bia?

Abo­go por la to­le­ran­cia re­li­gio­sa, que in­clu­ye el de­re­cho a cues­tio­nar el dog­ma o cam­biar de re­li­gión. Las doc­tri­nas is­la­mis­tas po­pu­la­res dic­tan la pe­na de muer­te pa­ra los após­ta­tas, y eso me su­po­ne un pro­ble­ma. El is­lam ne­ce­si­ta cam­biar pa­ra res­pe­tar la li­ber­tad de con­cien­cia. No creo que al­go así pue­da ser ta­cha­do de is­la­mo­fó­bi­co, sino de hu­ma­ni­ta­rio.

¿Te­me que sus pa­la­bras pue­dan for­ta­le­cer a los ra­di­ca­les?

Me te­mo que al is­lam ra­di­cal le im­por­ta po­co lo que man­ten­ga­mos el is­lam re­for­mis­ta o yo. Mi li­bro tra­ta de lle­gar a la gran ma­sa de mu­sul­ma­nes tran­qui­los que se­cre­ta­men­te es­tán

de acuer­do con­mi­go, y con­ven­cer­les pa­ra que sal­gan del ar­ma­rio. Quie­ro que asu­man la ta­rea de re­for­mar su re­li­gión y, ex­plí­ci­ta­men­te, que re­cha­cen los as­pec­tos de la doc­tri­na que de­ben cam­biar. Tam­bién me gus­ta­ría mos­trar a los oc­ci­den­ta­les por qué les in­tere­sa ayu­dar­nos: los re­for­mis­tas ne­ce­si­ta­mos to­do el apo­yo que po­da­mos re­ca­bar.

¿Vi­sua­li­za el pe­li­gro de una ma­yor ra­di­ca­li­za­ción?

El is­lam fa­vo­re­ce la ra­di­ca­li­za­ción, pe­ro creo que la re­for­ma es­tá en ca­mino. No creo que ha­ya con­tra­dic­ción en­tre am­bas co­sas. In­ter­net di­fun­de la in­for­ma­ción so­bre el re­for­mis­mo, y tam­bién asis­ti­mos a una re­vo­lu­ción éti­ca co­mo reac­ción a los crí­me­nes dic­ta­dos por la sha­ria [ley is­lá­mi­ca].

¿Es esa re­for­ma in­dis­pen­sa­ble pa­ra el fin del te­rro­ris­mo?

Sí. Cam­bia­ría có­mo los mu­sul­ma­nes se ven a sí mis­mos, y a su re­la­ción con el mun­do. En pri­mer lu­gar, ha­bría que olvidar la no­ción vio­len­ta de la yihad, de­jar de pre­di­car la in­to­le­ran­cia con­tra mu­je­res, gays y per­so­nas de otras fes, y per­mi­tir la di­si­den­cia den­tro del is­lam, pa­ra que pue­da ser con­si­de­ra­do un sis­te­ma de fe éti­co y pa­cí­fi­co.

Sos­tie­ne que el is­lam es una re­li­gión vio­len­ta que no per­mi­te di­si­den­cia y que eso, más que la po­bre­za o la ma­ni­pu­la­ción po­lí­ti­ca, ex­pli­ca el te­rro­ris­mo.

“La Pri­ma­ve­ra Ára­be mar­có el prin­ci­pio de un pro­ce­so que se­rá largo y com­ple­jo”.

En el li­bro dis­tin­go en­tre el is­lam que el pro­fe­ta pre­di­có en la Me­ca, don­de usó la per­sua­sión y la in­vi­ta­ción, y el del pe­rio­do de la Me­di­na, don­de se ex­pan­dió de ma­ne­ra agre­si­va. De­fien­do que los mu­sul­ma­nes se cen­tren so­lo en el pe­río­do de la Me­ca. La ma­yo­ría de los mu­sul­ma­nes no cree en la vio­len­cia, pe­ro no se han com­pro­me­ti­do en la ta­rea de ex­pul­sar­la del co­ra­zón del is­lam.

¿Cree que los go­bier­nos y me­dios oc­ci­den­ta­les con­ce­de­mos un es­pa­cio al te­rro­ris­mo que no ofre­ce­mos al re­for­mis­mo?

Los go­bier­nos ha­cen po­co por ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad de los re­for­mis­tas. Tien­den la­zos con el ofi­cia­lis­mo mu­sul­mán; más aún, acep­tan co­mo alia­dos con­tra el te­rro­ris­mo a paí­ses au­to­ri­ta­rios co­mo Ara­bia Sau­dí, que dan mu­cho di­ne­ro pa­ra la di­fu­sión del is­lam de la Me­di­na. Por otro la­do, cual­quie­ra que es­cri­ba so­bre re­for­mar el is­lam es ta­cha­do de is­la­mo­fo­bia, lo cual di­sua­de a mu­chos pe­rio­dis­tas de ha­cer aná­li­sis en pro­fun­di­dad.

¿Se pue­den co­nec­tar el de­seo cre­cien­te de jus­ti­cia de los jó­ve­nes mu­sul­ma­nes y la ra­di­ca­li­za­ción del is­lam?

Des­de lue­go, ins­ti­tu­cio­nes co­mo la Uni­ver­si­dad Al-az­har, en El Cai­ro, son en par­te res­pon­sa­bles de la cri­sis del mun­do is- lá­mi­co. Aun­que se pro­cla­man con­tra­rios al Isis, su en­se­ñan­zas son to­do me­nos mo­de­ra­das. Por otra par­te, se ha­bla de la Pri­ma­ve­ra Ára­be co­mo un even­to fa­lli­do, y no es cier­to. Des­ta­pó un cues­tio­na­mien­to de la au­to­ri­dad que cre­ce. Creo que el re­cha­zo a so­me­ter­se a las re­glas del imán, el mu­llah, o los ule­mas se­rá ca­da vez más ge­ne­ral. La Pri­ma­ve­ra Ára­be mar­có el prin­ci­pio de un pro­ce­so que se­rá largo y com­ple­jo.

¿Y si Hi­llary Clin­ton ga­na las elec­cio­nes en Es­ta­dos Uni­dos...?

Es­pe­ro que lu­che por los de­re­chos de la mu­jer en los paí­ses re­gi­dos por la sha­ria, y que apo­ye a los di­si­den­tes, co­mo Raif Ba­da­wi. Así su pre­si­den­cia se­ría real­men­te trans­for­ma­do­ra. Exis­te de­ma­sia­da de­fe­ren­cia por par­te de Oc­ci­den­te ha­cia esos re­gí­me­nes y de­ma­sia­do po­co in­te­rés por el da­ño que cau­sa la sha­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.