TEM­PO­RA­DA de BAR­BE­CHO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Amor Entre Google Y Facebook - MISS DRA­MAS

An­te la cer­ca­nía de las Na­vi­da­des, esa épo­ca de ti­rar de la Vi­sa con gra­cia y sol­tu­ra, hoy co­mien­zo un mes de re­ti­ro es­pi­ri­tual. Una cu­ra detox. Me ex­pli­co: hoy co­mien­za mi pri­mer día de no com­prar y pien­so man­te­ner­lo du­ran­te los pró­xi­mos 30. Es tan fuer­te mi de­ter­mi­na­ción, que he de­ci­di­do a ex­ten­der­la a esa otra es­fe­ra de mi exis­ten­cia en la que no he con­se­gui­do cum­plir ni una de las re­glas de la sos­te­ni­bi­li­dad y la eco­lo­gía. Me re­fie­ro al mer­ca­do del amor, don­de me he es­pe­cia­li­za­do en el fast fas­hion, ar­tícu­los de usar y ti­rar, de rá­pi­da cir­cu­la­ción, que fun­cio­nan co­mo bá­si­cos y cu­yo prin­ci­pal atri­bu­to es que ab­so­lu­ta­men­te to­dos se ha­brán au­to­des­trui­do an­tes de que lle­gue la pró­xi­ma tem­po­ra­da. Mis nie­tos –de ha­ber­los, que a es­te pa­so no sé yo– no po­drán he­re­dar na­da (afor­tu­na­da­men­te).

Pa­ra co­rre­gir es­te pa­trón de con­su­mo irres­pon­sa­ble, he de­ci­di­do de­jar de me­ro­dear a los hom­bres. Bueno, y si aca­so tan­tea­ra o tan­tea­se al­guno que otro, se­ría so­lo con pro­pó­si­tos ele­va­dos, an­tro­po­ló­gi­cos y teó­ri­cos. Por ejem­plo, es­cri­bir es­ta co­lum­na o ha­cer al­gu­na obra so­cial. Pe­ro pro­me­to que no voy a con­su­mir. De­cla­ro ofi­cial­men­te ini­cia­da la tem­po­ra­da de bar­be­cho. Du­ra­ción: 30 días há­bi­les. El bar­be­cho es ese tiem­po en que no se cul­ti­va na­da en una tie­rra pa­ra que re­cu­pe­re nu­trien­tes pa­ra la pró­xi­ma co­se­cha. Pues eso: he des­apa­re­ci­do de Tin­der, Hapnn y has­ta de OK Cu­pid, que es ese si­tio se­rio don­de la gen­te ju­ra que va a bus­car el amor. Me he re­ti­ra­do con do­lor, de­jan­do va­rias his­to­rias a me­dias. El efec­to se­rá pa­re­ci­do al de Cenicienta cuan­do se es­fu­ma­ba a me­dia­no­che. Los de­ja­ré con la miel en los la­bios y to­do el mun­do sa­be que no hay me­jor sis­te­ma pa­ra con­ver­tir­se en ob­je­to de de­seo.

Con el ob­je­ti­vo de man­te­ner mi mes de abs­ti­nen­cia, no ha si­do su­fi­cien­te con des­ac­ti­var mi per­fil, tam­bién he te­ni­do que bo­rrar las apli­ca­cio­nes men­cio­na­das de la pan­ta­lla. Soy una adic­ta y de­bo man­te­ner­me ale­ja­da de la ten­ta­ción. Aho­ra, con so­lo un día de des­in­to­xi­ca­ción, me sien­to una mu­jer ple­na, que dis­fru­ta de su vi­da... y es­tá desean­do vol­ver al mer­ca­do de la car­ne. He con­sul­ta­do so­bre es­te asun­to con un ami­go ex­per­to en es­te mé­to­do: “Es­to es co­mo el mer­ca­do del lu­jo –me ha di­cho–, tie­nes que con­ver­tir­te en un va­lor as­pi­ra­cio­nal crean­do la ilu­sión de es­ca­sez. ¡A la vuel­ta se­rás una no­ve­dad! ¡Un clásico re­no­va­do! ¡Una pie­za vin­ta­ge!”. Y en eso es­toy, si­mu­lan­do ex­clu­si­vi­dad pa­ra que crean que soy de se­rie li­mi­ta­da mien­tras pro­ce­so to­das las res­pues­tas de mi ami­go.

MO­RA­LE­JA

La fa­ma cues­ta.

CO­SAS QUE HA­CER

Es­con­der el te­lé­fono en el al­ti­llo pa­ra po­der com­ple­tar la tem­po­ra­da del bar­be­cho (du­ra­ción: 30 días há­bi­les).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.