Dia­rio de una SU­FRI­DO­RA na­vi­de­ña (en reha­bi­li­ta­ción)

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - De Cerca -

Tar­je­tas ar­te­sa­nas, de­co­ra­ción ex­qui­si­ta y eco­ló­gi­ca, me­nú gour­met digno de Fe­rrá Adriá, re­ga­los úni­cos y per­so­na­li­za­dos... Di­se­ñar una Na­vi­dad per­fec­ta pue­de con­ver­tir­se en la peor de las pe­sa­di­llas. Por K. Váz­quez

Me lla­mo Ali­cia Díez, ten­go 38 años y has­ta hoy he si­do una su­fri­do­ra de la Na­vi­dad. Lo he si­do des­de los 28, cuan­do me in­de­pen­di­cé y de­ci­dí que en mi vi­da to­do se­ría es­pe­cial y di­fe­ren­te. “Es­pe­cial” y “di­fe­ren­te” son dos con­cep­tos in­he­ren­tes al su­fri­dor na­vi­de­ño. Tam­bién se pue­den aña­dir otros ad­je­ti­vos, co­mo “bio”, “an­ti­sis­te­ma” y “au­tén­ti­co”. Cual­quie­ra de ellos sig­ni­fi­ca que en mi ca­sa no ha en­tra­do ja­más ni en­tra­rá na­da que no sea ho­me­ma­de, es de­cir, he­cho con mis pro­pias ma­nos, amor y es­pí­ri­tu na­vi­de­ño. Sig­ni­fi­ca que no se ha­cen re­ga­los in­dus­tria­les ni fa­bri­ca­dos en se­rie. Que to­do es­tá per­so­na­li­za­do has­ta las úl­ti­mas con­se­cuen­cias. Que no se com­pra co­mi­da pre­co­ci­na­da. Que no se re­pi­te de­co­ra­ción na­vi­de­ña, ni se ad­quie­ren ár-

“En mi ca­sa no se com­pran re­ga­los, se ha­cen a mano. Y se in­vi­ta has­ta al úl­ti­mo cu­ña­do”.

bo­les sin­té­ti­cos con aba­lo­rios de plás­ti­co bri­llan­te. Que los lan­gos­ti­nos no se com­pran has­ta la tar­de-no­che del 24 de di­ciem­bre. Que la ma­yo­ne­sa se ba­te a mano. Y que no pue­de fal­tar a la ce­na na­die de la familia. Quie­ro en mi ca­sa has­ta al úl­ti­mo cu­ña­do. No im­por­ta que es­to su­pon­ga des­ple­gar es­tra­te­gias bé­li­cas dig­nas de la gue­rra fría. Ahí estaré yo pa­ra neu­tra­li­zar los dos la­dos del mu­ro de Ber­lín. Co­mo se pue­de ver, es­toy en te­ra­pia pa­ra su­pe­rar mi vo­ca­ción de com­pli­car- me la vi­da. Las cir­cuns­tan­cias que me han traí­do has­ta aquí (una es­pe­cie de di­ván freu­diano con una te­ra­peu­ta que no da cré­di­to cuan­do le ex­pli­co que em­pie­zo a fa­bri­car las tar­je­tas de fe­li­ci­ta­ción a fi­na­les de oc­tu­bre, siem­pre con pa­pel re­ci­cla­do y re­si­nas na­tu­ra­les, y que ten­go una hoja de Ex­cel pa­ra ha­cer los en­víos an­tes de que se co­lap­se Co­rreos) han si­do la an­gus­tia ex­tre­ma y un ata­que de an­sie­dad pre­na­vi­de­ño so­bre­ve­ni­do cuan­do des­cu­brí que lle­ga­ba la ho­ra de re­ti­rar­me de to­das mis ac­ti­vi­da­des so­cia­les pa­ra de­di­car­me en ex­clu­si­va a prpa­rar el ma­ra­tón na­vi­de­ño. Con­tra to­do pro­nós­ti­co, mi ce­re­bro se re­be­ló an­te mi fa­tal des­tino y en­tró en un es­ta­do ca­ta­tó­ni­co por­que la pers­pec­ti­va de pa­sar dos me­ses de­di­ca­do a ma­te­ria­li­zar mi amor al pró­ji­mo lo fun­dió. Así de in­gra­tos son los ce­re­bros. Mi te­ra­peu­ta me reta a po­ner en mar­cha la ope­ra­ción “Re­sis­ten­cia pa­si­va a la Na­vi­dad”, que con­sis­te en apli­car la fi­lo­so­fía de Mahat­ma Gand­hi: no vio­len­cia y desobe­dien­cia ci­vil. Huel­ga de bra­zos caí­dos y de­jar que to­do flu­ya. Co­mo to­do el mun­do sa­be, to­do flui­rá ha­cia el des­or­den y el caos, ha­cia los tu­rro­nes de mar­ca blan­ca y los

re­ga­los del to­do a 1 €. Una cas­ca­da de acon­te­ci­mien­tos que desem­bo­ca­rá en un cu­ña­do, un ser su­pe­rior sen­ta­do a la de­re­cha de Dios, con­tan­do otra vez en la me­sa su par­ti­cu­lar teo­ría so­bre quién ma­tó a Ken­nedy y sa­can­do el te­ma, pa­cí­fi­co don­de los ha­ya, de la su­pe­rio­ri­dad del PC so­bre el Mac. An­tes no se po­día ha­blar en la me­sa ni de po­lí­ti­ca ni de re­li­gión. Aho­ra los te­mas prohi­bi­dos son los or­de­na­do­res y los te­lé­fo­nos mó­vi­les. Pa­ra esos ca­sos, mi te­ra­peu­ta me ha pres­cri­to un an­sio­lí­ti­co. Pue­do do­blar la do­sis en ca­so de que mi cu­ña­do se aden­tre en el os­cu­ro te­rri­to­rio de su in­dis­cu­ti­ble li­de­raz­go en ese si­tio don­de abun­da la sa­bi­du­ría y el pen­sa­mien­to abs­trac­to co­no­ci­do co­mo Fo­ro­co­ches. Me­di­ca­ción me­dian­te, po­dré man­te­ner­me en si­len­cio sin le­van­tar­me de la me­sa otra vez a ser­vir el pró­xi­mo pla­to ho­me­ma­de que neu­tra­li­ce la in­mi­nen­te bron­ca. ¡Ah, qué no! Que si si­go la fi­lo­so­fía de Gand­hi no ha­brá un me­nú de 14 pla­tos ca­se­ros. Lo que de­bo con­se­guir es fluir con gra­cia y des­par­pa­jo en ese mes pre­na­vi­de­ño en el que suelo es­tar ocu­pa­da pre­pa­ran­do unas Na­vi­da­des “es­pe­cia­les y di­fe­ren­tes”.

Soy un jun­co hue­co... o no

Es­te año, co­mo par­te del pro­pó­si­to “Ten­dré unas na­vi­da­des fa­bu­lo­sas y per­fec­tas” que hi­ce en enero de 2015 y an­tes del ata­que de an­sie­dad que ya os co­men­té, pla­nea­ba co­ci­nar tres ti­pos de ris­sot­to con la di­fi­cul­tad aña­di­da de no ha­ber he­cho nin­guno en to­da mi vi­da. Ya ha­bía com­pra­do un li­bro de co­ci­na es­pe­cia­li­za­do en ris­sot­tos, e in­clu­so ha­bía ini­cia­do uno de mis ri­tua­les na­vi­de­ños pre­fe­ri­dos: que­jar­me. Sí, ¿qué se­ría de una Na­vi­dad sin que­jar­se? La úni­ca re­com­pen­sa que tie­ne el tras­torno ob­se­si­vo com­pul­si­vo na­vi­de­ño

“Ca­da vez que una que­ja fa­go­ci­te mi ce­re­bro, de­bo fluir ha­cia el low cost y el mí­ni­mo es­fuer­zo”.

es la que­ja. Es ca­tár­ti­ca y li­be­ra­do­ra. Me que­jo por­que la Na­vi­dad ca­da vez em­pie­za an­tes, por­que la ma­sa de ma­za­pán ya no es lo que era, por­que la gen­te no tie­ne cla­ros sus pla­nes a fi­na­les de agos­to, por­que el ca­len­ta­mien­to glo­bal no me per­mi­te en­cen­der la chi­me­nea y crear un ade­cua­do es­pí­ri­tu na­vi­de­ño, y por­que la gen­te pre­fie­re el Tin­der a es­cu­char vi­llan­ci­cos, o lo que se­ría más ade­cua­do, a can­tar­los en amor y com­pa­ñía. Mi te­ra­peu­ta me ha subido la do­sis de an­sio­lí­ti­co pa­ra que ini­cie otro re­to: 30 días –con­cre­ta­men­te los que tras­cu­rren en­tre el 10 de di­ciem­bre y el 10 de enero–, sin que­jar­me. Ca­da vez que una que­ja fa­go­ci­te mi ce­re­bro, de­bo fluir ha­cia el low cost y la teo­ría del mí­ni­mo es­fuer­zo, ha­cia el “vi­ve y de­ja vi­vir”. Afir­ma el te­ra­peu­ta que ten­go que ha­cer un es­fuer­zo por­que mi diag­nós­ti­co ha si­do tar­dío, lo que em­peo­ra el pro­nós­ti­co y las po­si­bi­li­da­des de re­cu­pe­ra­ción.

Pro­pó­si­to de en­mien­da

Tam­po­co de­bo fa­bri­car en ca­sa las ve­las con esen­cia de ca­ne­la y car­da­mo­mo. Pa­ra se­guir las en­se­ñan­zas de Gand­hi, de­bo com­prar­las he­chas. Asi­mis­mo, de­bo acep­tar que la ma­yo­ne­sa pue­de te­ner co­lo­ran­tes y es­ta­bi­li­za­do­res va­rios y que los lan­gos­ti­nos pue­den con­ge­lar­se, Gand­hi no pon­dría nin­gu­na pe­ga por ello. En es­ta nue­va eta­pa de cre­ci­mien­to per­so­nal, tam­po­co de­bo in­vi­tar a TO­DOS los ve­ci­nos a brow­nies y mag­da­le­nas or­gá­ni­cas en mi tra­di­cio­nal merienda pre­na­vi­de­ña, que tie­ne lu­gar una vez que he de­co­ra­do la ca­sa con gus­to ex­qui­si­to y di­se­ños ori­gi­na­les, sin re­pe­tir­me (son los mis­mos in­vi­ta­dos ca­da año) y sin da­ñar el me­dio am­bien­te. De­bo su­pe­rar el há­bi­to de in­te­rro­gar in­qui­si­ti­va­men­te a to­dos los miem­bros de mi familia acer­ca de sus as­pi­ra­cio­nes y de­seos más ín­ti­mos, con la fi­na­li­dad de acer­tar de pleno con mis re­ga­los na­vi­de­ños. Y de­bo acep­tar que me­ter en la ca­ja el tic­ket re­ga­lo no es una vul­ga­ri­dad. Cam­biar un re­ga­lo no es una ofen­sa tras­cen­den­tal e im­per­do­na­ble, Gand­hi di­xit. Ad­mi­tir es­to úl­ti­mo re­que­ri­rá una do­sis ex­tra de an­sio­lí­ti­cos, ad­vier­to a mi te­ra­peu­ta. Por cier­to, son los fár­ma­cos más ven­di­dos en Es­pa­ña en Na­vi­da­des, mu­cho más que los pro­tec­to­res gás­tri­cos. Se­gún mi te­ra­peu­ta, mi for­ma de vi­vir es­tas fe­chas me ha per­mi­ti­do “re­crear­me en mis des­gra­cias y des­ple­gar tác­ti­cas pa­si­vo agre­si­vas con mi en­torno”. Di­ce que de­bo de­jar de sa­cri­fi­car­me por los de­más pa­ra lue­go echár­se­lo en ca­ra en “un fino ejer­ci­cio de chan­ta­je emo­cio­nal”. ¿Qué ha­go eso yo? ¿Yo que me pa­so un mes tra­ba­jan­do co­mo la es­cla­va de Pa­pá Noel pa­ra na­die me lo re­co­noz­ca? ¿Yo que es­toy so­la en la co­ci­na des­de el 20 de di­ciem­bre? ¿Yo que so­lo as­pi­ro a que no se ha­ble más que de mí mis­ma en es­tas fies­tas? ¿Yo que no prue­bo ni una co­pa de ca­va has­ta que no es­tán to­dos ser­vi­dos? La psi­co­te­ra­peu­ta me vuel­ve a au­men­tar la do­sis de me­di­ca­ción. Di­ce que, si me sor­pren­do a mí mis­ma re­co­gien­do al­men­dras en una dehe­sa de Ex­tre­ma­du­ra pa­ra ha­cer tu­rrón guir­la­che ca­se­ro, que lla­me a Ur­gen­cias, de­je de con­fiar en las ben­zo­dia­ce­pi­nas y me en­tre­gue a la su­je­ción me­cá­ni­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.