RAQUEL SÁNCHEZ SIL­VA

Los fi­na­les fe­li­ces al­ter­na­ti­vos tam­bién exis­ten

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Protagonista -

No es fá­cil: emo­cio­nes en­con­tra­das, es­pe­ran­za, an­gus­tia, mie­do, de­seo de que el tiem­po se de­ten­ga... Son so­lo al­gu­nas de las vi­ven­cias que co­no­ció de cer­ca la pe­rio­dis­ta Raquel Sánchez Sil­va en la in­ves­ti­ga­ción de su nue­va no­ve­la, Ten­go los óvu­los con­ta­dos (Pla­ne­ta, 2015). Un li­bro que na­rra la reali­dad de la re­pro­duc­ción asis­ti­da en Es­pa­ña a tra­vés de 350 pá­gi­nas de ex­pe­rien­cias: las de aque­llos que co­men­za­ron el sue­ño de que­rer ser pa­dres y des­cu­brie­ron que te­ner un hi­jo no era tan sen­ci­llo co­mo es­pe­ra­ban. Ella mis­ma tie­ne su pro­pia his­to­ria. Acu­dió a un cen­tro de re­pro­duc­ción asis­ti­da con 37 años, pa­ra sa­ber qué po­si­bi­li­da­des te­nía de ser ma­dre, y con­fie­sa que lo que es­cu­chó la de­jó en shock. Ya en­ton­ces tu­vo cla­ro que que­ría es­cri­bir acer­ca de una reali­dad que en cier­to mo­do si­gue sien­do un ta­bú. Re­to­mó el proyecto años más tar­de, cuan­do ella era una pa­cien­te más del cen­tro. Por eso su em­ba­ra­zo ha trans­cu­rri­do en pa­ra­le­lo a la es­cri­tu­ra de es­ta no­ve­la, que aca­bó vien­do la luz unas se­ma­nas des­pués de que lle­ga­ran al mun­do sus me­lli­zos. Pa­ra ha­blar de ella nos ci­ta en una cén­tri­ca ca­fe­te­ría de Ma­drid. Pa­re­ce can­sa­da, pe­ro fe­liz. “Los pe­ques, ya sa­bes, que tie­nen sus pro­pios ho­ra­rios”, di­ce re­co­no­cien­do que criar me­lli­zos es du­ro, pe­ro tie­ne mu­cha ayu­da de su pa­re­ja.

A los 37 años le di­je­ron que te­nía los óvu­los con­ta­dos y se so­me­tió a un pro­ce­so de re­pro­duc­ción asis­ti­da. ¿Los frutos? Dos hi­jos y una no­ve­la que ha­bla de y pa­ra esas mu­je­res que han su­fri­do pa­ra ser ma­dres. Una ca­tar­sis tras la tor­men­ta. Por B. Gon­zá­lez /Fo­tos: A. Goi­ri

Mu­jer­hoy. ¿Cree que es­ta­mos he­chos un lío res­pec­to a nues­tras au­tén­ti­cas po­si­bi­li­da­des de ser ma­dres y pa­dres? Raquel Sánchez Sil­va. Sí, hay una des­in­for­ma­ción que tie­ne mu­cho que ver con lo que la so­cie­dad nos di­ce y con esa fan­ta­sía irreal, pe­ro ali­men­ta­da, de que los 40 son los nue­vos 30 o de que los 50 son los nue­vos 40. Nos gus­ta creér­nos­lo, por­que ade­más nos ve­mos bien, jó­ve­nes. Pe­ro es muy di­fí­cil creer­se eso pen­san­do que por den­tro tu apa­ra­to re­pro­duc­tor es exac­ta­men­te igual que el de una mu­jer de ha­ce 50 o 100 años. Aso­cia­mos la ju­ven­tud a nues­tra fer­ti­li­dad, y el he­cho de de­cir “soy me­nos fér­til” tam­bién sig­ni­fi­ca acep­tar “soy me­nos jo­ven”. Ese chi­cle de la ju­ven­tud ex­ter­na, que se es­ti­ra y es­ti­ra, no sir­ve pa­ra la fer­ti­li­dad. Nos pen­sa­mos las co­sas en ex­ce­so. Es­pe­ra­mos de­ma­sia­do.

¿Qué se le pa­só por la ca­be­za cuan­do, con 37 años, le di­je­ron que te­nía los óvu­los con­ta­dos?

Me pa­re­ció du­ro dar­me cuen­ta de al­go así. No que­re­mos oír que el tiem­po es esen­cial, que no pue­des ser ma­má cuan­do te dé la ga­na o que los 40 ya son una edad de de­cli­ve real. Y pre­ci­sa­men­te de ahí vie­ne la idea del li­bro: te­nía la ne­ce­si­dad de con­tar da­tos, de dar mu­cha in­for­ma­ción mé­di­ca, por­que son ci­fras que pue­den re­sul­tar no­ve­do­sas pe­ro, so­bre to­do, que re­sul­tan cho­can­tes si no sa­bes na­da del te­ma. Nos ha­ce fal­ta es­tar in­for­ma­dos pa­ra to­mar de­ci­sio­nes.

Que­ría ha­cer un en­sa­yo, pe­ro sus edi­to­ras le re­co­men­da­ron una no­ve­la. ¿Fue com­pli­ca­do pa­sar de la reali­dad a la ficción?

Al fi­nal re­sul­tó que esa mix­tu­ra de do­cu­men­ta­ción y ficción aca­bó ger­mi­nan­do de una ma­ne­ra muy na­tu­ral. Con­ta­ba con una can­ti­dad de da­tos in­gen­te, por­que el mun­do de la re­pro­duc­ción asis­ti­da es al­go que es­tá en cons­tan­te mo­vi­mien­to: ca­da día hay un avan­ce, un da­to que ha­ce cre­cer y avan­zar to­do es­to. Te­nía tan­ta in­for­ma­ción que lle­gó un mo­men­to en que di­je: “Voy a pu­bli­car el en­sa­yo más tos­tón de la re­pro­duc­ción asis­ti­da de la his­to­ria”. [Ri­sas]. Creo que la ficción me ayu­dó a pro­por­cio­nar esos da­tos de una for­ma más ama­ble, más ame­na. Ade­más, fue muy útil pa­ra aco­tar el tiem­po. Den­tro de cin­co años, mu­chas de las co­sas que apa­re­cen en la no­ve­la se­gui­rán sien­do reales pe­ro, afor­tu­na­da­men­te, mu­chas otras ha­brán cam­bia­do por­que la cien­cia nos brin­da­rá más y las le­yes se abri­rán más. Por eso la ficción me sir­vió pa­ra con­cre­tar ese es­pa­cio de tiem­po, pa­ra con­tar có­mo es nues­tra re­pro­duc­ción asis­ti­da aho­ra.

¿Y có­mo ha si­do el pro­ce­so de “pa­rir” una no­ve­la so­bre la re­pro­duc­ción asis­ti­da vi­vien­do su pro­pio em­ba­ra­zo?

Muy in­ten­so. Lo he vi­vi­do des­de to­dos los án­gu­los po­si­bles: co­mo pa­cien­te y tam­bién jun­to al pro­fe­sio­nal, por­que he es­ta­do pre­sen­te en los pro­ce­sos vien­do có­mo lo vi­vía la mu­jer ade­más de sien­do yo esa mu­jer. Re­cuer­do que me aca­ba­ban de de­cir que es­ta­ba em­ba­ra­za­da y es­ta­ba pre­sen­cian­do có­mo rea­li­za­ban una fe­cun­da­ción in vi­tro. O que me en­con­tra­ba en mi pri­mer mes de em­ba­ra­zo y, en­tre las náu­seas y mis ba­rri­tas ener­gé­ti­cas, es­ta­ba ob­ser­van­do los es­per­ma­to­zoi­des mo­vién­do­se, los em­brio­nes di­vi­dién­do­se... ¡Y to­do eso es­ta­ba pa­san­do den­tro de mí al mis­mo tiem­po en una fa­se un po­qui­to más avan­za­da!

“No que­re­mos oír que el tiem­po es esen­cial, pe­ro es­pe­ra­mos de­ma­sia­do”.

¿Qué sen­sa­ción te­nía?

Era co­mo vi­vir­lo y re­vi­vir­lo. Vi­vir el em­ba­ra­zo, re­vi­vir lo vi­vi­do pa­ra que­dar­me em­ba­ra­za­da, vol­ver­lo a vi­vir a tra­vés de lo que me con­ta­ban otras mu­je­res... Y to­do ello sin­tién­do­lo con la sen­si­bi­li­dad ex­tre­ma de una mu­jer ges­tan­do. Pa­ra que te ha­gas una idea, eran co­mo unos fue­gos ar­ti­fi­cia­les con­ti­nuos. Al fi­nal, cuan­do es­ta­ba ter­mi­nan­do la no­ve­la y no­ta­ba los pie­ce­ci­tos de mis hi­jos dan­do pa­ta­das, ca­si ni lle­ga­ba a la me­sa pa­ra es­cri­bir, por­que la ter­mi­né es­tan­do de 35 se­ma­nas.

No to­das las his­to­rias tie­nen un fi­nal fe­liz. ¿Cree que nos pre­pa­ran pa­ra que una pa­re­ja sin hi­jos sea una familia?

Es­ta­mos pre­pa­ra­dos pa­ra mu­cho más de lo que cree­mos. Yo es­toy con­ven­ci­da de que, en­tre cua­tro pa­re­des, ese exa­men ya es­tá apro­ba­do, y con so­bre­sa­lien­te. Pe­ro so­cial­men­te pa­re­ce que no. En el li­bro ha­blo de una pa­re­ja, a la que co­no­cí, que lle­gó a pen­sar que lo que no fun­cio­na­ba era la mez­cla de am­bos por­que no se po­día sa­ber qué era lo que pa­sa­ba pa­ra que no pu­die­ran te­ner hi­jos. Es­tu­vie­ron a pun­to de se­pa­rar­se pa­ra in­ten­tar ser pa­dres ca­da uno por su la­do. Pe­ro no pu­die­ron por­que se que­rían. Ella de­cía que, cuan­do tu­vie­ron cla­ro que po­dían ser una familia de dos, vi­vie­ron el año más bo­ni­to de sus vi­das. Des­pués, se que­dó em­ba­ra­za­da. Y pa­re­ce que ese es el fi­nal fe­liz úni­co. Pe­ro tam­bién hay mu­chos fi­na­les fe­li­ces al­ter­na­ti­vos. No ten­go más que ver a mis ami­gas, las que no son ma­dres, que es­tán fe­li­cí­si­mas.

Sin em­bar­go, to­da­vía se oyen fra­ses co­mo “Vo­so­tros, ¿pa­ra cuán­do?”, di­ri­gi­das a pa­re­jas sin hi­jos. ¿Cree que da­mos por he­cho la ma­ter­ni­dad?

Creo que ca­da vez lo pen­sa­mos me­nos, pe­ro to­da­vía te­ne­mos co­mo un eco so­cial. En mi mun­do hay mu­chas mu­je­res que no han que­ri­do ser ma­más, y las ad­mi­ro y res­pe­to mu­chí­si­mo. Yo mis­ma, co­mo mu­chas otras, he du­da­do, lo he desea­do, ha ha­bi­do mo­men­tos de mi vi­da en que pa­re­cía que era una reali­dad y otros mo­men­tos en que pen­sa­ba que se­ría to­do lo con­tra­rio... He vi­vi­do to­da la pa­le­ta de co­lo­res po­si­ble. Por eso pue­do de­cir que creo que to­da­vía exis­te una gran par­te de la so­cie­dad que pien­sa que una mu­jer que no ha si­do ma­dre es una mu­jer egoís­ta.

Pe­ro quien de­ci­de no te­ner hi­jos tam­bién es­tá to­man­do una de­ci­sión im­por­tan­te.

Por su­pues­to, y a mí me pa­re­ce una de­ci­sión de una res­pon­sa­bi­li­dad ad­mi­ra­ble. Por­que una mu­jer que no quie­re ser ma­má, no de­be­ría ser ma­má. Yo creo que eso va a ir ca­lan­do, y que las ado­les­cen­tes de aho­ra lo vi­vi­rán de dis­tin­ta for­ma. Pe­ro ac­tual­men­te to­da­vía hay ese de­je, ca­si di­ría ver­bal o cos­tum­bris­ta, del “Y tú, ¿pa­ra cuan­do?”. Te­ne­mos esa ma­la cos­tum­bre, que es fea, de muy ma­la edu­ca­ción y ab­so­lu­ta­men­te re­tró­gra-

“Ter­mi­né la no­ve­la no­tan­do las pa­ta­das de mis hi­jos. ¡Me­nu­da mon­ta­ña ru­sa!”.

da. Por eso en la no­ve­la apa­re­ce Ma­nue­la, un per­so­na­je que tie­ne ce­ro con­flic­tos. Que­ría que hu­bie­ra una mu­jer que lo tu­vie­se ab­so­lu­ta­men­te cla­ro, por­que creo que to­da­vía hay mu­je­res que pien­san que la que ha de­ci­di­do no ser ma­dre en reali­dad es­tá equi­vo­ca­da. ¿Quién pue­de ser tan pre­sun­tuo­sa y tan arro­gan­te co­mo pa­ra pen­sar si es co­rrec­to lo que sien­te otra mu­jer?

Ha­blan­do de mu­je­res, ellas tie­nen el 90% del pe­so en es­ta no­ve­la. ¿Cree que la de­ci­sión de te­ner o no te­ner hi­jos re­cae prin­ci­pal­men­te en ellas?

Sí, así es la reali­dad en los cen­tros de re­pro­duc­ción asis­ti­da. Si no, es­ta­ría con­tan­do al­go que no es ver­dad. En nin­gún ca­so he que­ri­do cri­ti­car la ac­ti­tud de los hom­bres en es­te pro­ce­so, pe­ro es la que es: hay al­gu­nos que se im­pli­can más, pe­ro la ma­yo­ría no lo ha­cen tan­to co­mo la mu­jer. He plas­ma­do lo que pa­sa en un cen­tro de es­te ti­po, y ahí lo que ocu­rre es que la mu- jer es la fuer­za cen­trí­pe­ta, cen­trí­fu­ga y to­do lo que ha­ga fal­ta. Es la que con­si­gue que to­do rue­de. Es la que va, es la que lla­ma, es la que pi­de la ci­ta, es la que lle­ga, es la que se sien­ta, es la que lo cuen­ta... Y es la que, cuan­do le dan la ma­la noticia, se va a su ca­sa y llo­ra un ra­to o tres días pe­ro des­pués to­ma una de­ci­sión y es cohe­ren­te con ella. La ma­yo­ría de las ve­ces es la mu­jer la que ti­ra de ese ca­rro, pe­lea y lu­cha por ello. Es ver­dad que en al­gu­nos ca­sos el hom­bre es­tá ahí en la mis­ma lí­nea de in­ten­si­dad. Pe­ro de igual a igual no son mu­chas las pa­re­jas. Por al­go se lla­ma ma­ter­ni­dad.

En Ten­go los óvu­los con­ta­dos se ha­bla mu­cho de cien­cia, pe­ro tam­bién de un ele­men­to que se es­ca­pa a la fór­mu­la cien­tí­fi­ca y tie­ne su pa­pel en el pro­ce­so de una nue­va vi­da. ¿Có­mo lo des­cri­bi­ría?

Lo más bo­ni­to y des­ta­ca­ble de es­to es que, por mu­chos en­sa­yos que se es­cri­ban o por mu­chas se­ño­ri­tas de la te­le que ha­gan li­bros so­bre es­to, hay una par­te in­con­tro­la­ble. To­das las co­sas má­gi­cas de la vi­da tie­nen un pun­to que no po­de­mos com­pren­der, y en la re­pro­duc­ción asis­ti­da tam­bién. Esa in­tui­ción, ese to­que, ese al­go que hay ahí y que es in­apren­si­ble, te lo re­co­no­cen los pro­pios mé­di­cos. Hay quien lo lla­ma azar, hay quien lo lla­ma Dios... La cien­cia no lo tie­ne aco­ta­do, no apa­re­ce en una ana­lí­ti­ca, pe­ro cual­quier buen pro­fe­sio­nal mé­di­co te di­rá: “Es­to se nos es­ca­pa”. Por­que pue­de ha­ber un em­brión que por su com­por­ta­mien­to, mor­fo­lo­gía y los pa­rá­me­tros que se ana­li­zan pa­re­ce que no va a te­ner po­si­bi­li­da­des, y de re­pen­te es el que de­ja em­ba­ra­za­da a la mu­jer y se con­vier­te en un ni­ño fan­tás­ti­co. Hay al­go de ma­gia.

Al fi­nal de su li­bro, da las gra­cias a su pa­re­ja y pa­dre de sus hi­jos, a sus edi­to­ras, a los mé­di­cos... Y tam­bién a to­das las per­so­nas que le han ayu­da­do en es­te pro­ce­so que ca­li­fi­ca co­mo “de re­ge­ne­ra­ción vi­tal”. ¿Ha si­do pa­ra us­ted co­mo una ca­tar­sis?

Cuan­do es­cri­bí Ma­ña­na a las seis, mi an­te­rior no­ve­la, tam­bién me de­cía que era una es­pe­cie de ca­tar­sis, y ha pa­sa­do tan po­co tiem­po que pien­so: “Me­nu­da mon­ta­ña ru­sa lle­vo”. Es­te ha si­do un mo­men­to de crea­ción to­tal. Qui­zá es que es­toy atra­ve­san­do una es­pe­cie de cri­sis po­si­ti­va. Quie­ro pen­sar que es la evo­lu­ción na­tu­ral, que me pa­sa co­mo a cual­quier otra per­so­na: que es­toy ma­du­ran­do.

“¿Quién pue­de ser tan arro­gan­te co­mo pa­ra juz­gar a quien de­ci­de no ser ma­dre?”.

Blu­sa y fal­da en es­tam­pa­do grá­fi­co de Guc­ci.

Ves­ti­do de Do­lo­res Pro­me­sas.

Mono de Ai­lan­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.