YOUTU­BERS

Las es­tre­llas del DES­CA­RO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Protagonista -

In­ter­net ha crea­do un nue­vo star sys­tem que arrasa en­tre los jó­ve­nes. Des­cu­bri­mos en el Fun&se­rious Ga­mes Fes­ti­val de Bilbao a cua­tro de las mu­je­res con más se­gui­do­res. Por S. Bo­ron­do / Fo­tos: J. San­ta­ma­ría

Los nue­vos ído­los de la ju­ven­tud no sur­gen de la te­le­vi­sión ni per­te­ne­cen a gru­pos mu­si­ca­les; son youtu­bers, jó­ve­nes que com­par­ten sus ví­deos con cen­te­na­res de mi­les –in­clu­so mi­llo­nes– de se­gui­do­res. Un fe­nó­meno pla­ne­ta­rio, del que se ha ha­bla­do, y mu­cho, en el Fun&se­rious Ga­mes Fes­ti­val, or­ga­ni­za­do por El Co­rreo, el ma­yor fes­ti­val de vi­deo­jue­gos de to­da Eu­ro­pa. Los youtu­bers son crea­do­res de con­te­ni­dos hi­per­ac­ti­vos, au­tén­ti­cos co­mu­ni­ca­do­res que se han crea­do a sí mis­mos. Si tie­nes más de 22 años es muy pro­ba­ble que no los co­noz­cas, pe­ro se han con­ver­ti­do en los nue­vos pres­crip­to­res de con­su­mo y crea­do­res de ten­den­cias, y las mar­cas es­tán em­pe­zan­do a to­mar no­ta.

¿El fin de la te­le?

En sus ca­si 10 años de exis­ten­cia, Youtu­be ha cam­bia­do los há­bi­tos de los in­ter­nau­tas, y tie­ne un cre­ci­mien­to in­creí­ble: ca­da mi­nu­to se sube el con­te­ni­do equi­va­len­te a 400 ho­ras de vi­sio­na­do, de for­ma que tar­da­ría­mos 65 años en ver lo que se sube en un día. Los ma­yo­res con­su­mi­do­res son los mi­lle­nials, los me­no­res de 30 años, pa­ra quie­nes la te­le­vi­sión ha per­di­do re­le­van­cia. Pa­ra quie­nes no es­tán acos­tum­bra­dos a mo­ver­se por los ca­na­les de Youtu­be es di­fí­cil en­ten­der el fe­nó­meno y so­lo ven en la pla­ta­for­ma el ma­yor ca­jón de sas­tre

del mun­do. Un ca­jón don­de en­cuen­tran trai­lers de pe­lí­cu­las, ví­deos de ga­ti­tos, re­co­pi­la­cio­nes de los ma­yo­res cas­ta­ña­zos del año, tu­to­ria­les de to­do lo que se pue­da ima­gi­nar –des­de co­ser una fal­da lá­piz a tocar el uke­le­le o hip­no­ti­zar a una ga­lli­na–, éxi­tos mu­si­ca­les, vlogs (dia­rios gra­ba­dos en ví­deo, cu­yo nom­bre pro­ce­de de unir “ví­deo” y “blog”)... Y en ese ba­ti­bu­rri­llo, los youtu­bers han en­con­tra­do su hue­co. Los ado­les­cen­tes sien­ten fas­ci­na­ción por es­tos jó­ve­nes que pu­bli­can ví­deos nor­mal­men­te gra­ba­dos en su ha­bi­ta­ción. Pe­wdiepie, un jo­ven sue­co que co­men­ta vi­deo­jue­gos en su ca­nal, es el you­tu­ber más fa­mo­so y tie­ne más de 40 mi­llo­nes de sus­crip­to­res que re­ci­ben un avi­so ca­da vez que pu­bli­ca un ví­deo. Si lo com­pa­ra­mos con los 17 de la can­tan­te Tay­lor Swift, es­tá cla­ro que ser fa­mo­so en el mun­do me­diá­ti­co no te ga­ran­ti­za un hue­co es­te­lar en Youtu­be. Y otro da­to a te­ner en cuen­ta: Pe­wdiepie in­gre­só el año pa­sa­do ca­si ocho mi­llo­nes de dó­la­res por la pu­bli­ci­dad que la pla­ta­for­ma in­ser­ta jun­to a sus ví­deos, los pa­tri­ci­nios y el mer­chan­di­sing. ¿Y qué pa­pel desem­pe­ñan las mu­je­res en es­te nue­vo mun­do vi­sual? Has­ta ha­ce un par de años, los con­te­ni­dos de las youtu­bers es­pa­ño­las se cen­tra­ban en tu­to­ria­les y tru­cos de be­lle­za, fitness o co­ci­na, pe­ro es­ta ten­den­cia ha cam­bia­do y ya es­tán cre­cien­do en ca­na­les “que han si­do tra­di­cio­nal­men­te mas­cu­li­nos, co­mo el ga­ming [jue­gos], con Sa­rin­ha; o la co­me­dia, con Ye­llow Me­llow. Han lle­ga­do un po­co más tar­de que los hom­bres, pe­ro les es­tan al­can­zan­do”, ex­pli­ca Ma­ru­chi Gar­cía, res­pon­sa­ble del pro­gra­ma de Part­ners de Youtu­be en Es­pa­ña. Pa­ra ella, es­te cre­ci­mien­to es un re­fle­jo de la so­cie­dad: “Las mu­je­res ha­cen ca­da vez un uso más so­fis­ti­ca­do de las he­rra­mien­tas de in­ter­net y es na­tu­ral que sean más ac­ti­vas”. El éxi­to de un ca­nal de­pen­de de que el you­tu­ber co­nec­te con los usua­rios, trans­mi­ta cre­di­bi­li­dad y sea cons­tan­te en la subida de ví­deos pa­ra que el con­su­mi­dor se en­gan­che a sus his­to­rias. En los ca­na­les con un con­te­ni­do per­so­nal, la ma­yo­ría de los youtu­bers se crean un per­so­na­je más o me­nos pa­re­ci­do a ellos,

“Las mu­je­res han lle­ga­do más tar­de que los hom­bres, pe­ro les es­tán al­can­zan­do.”

pa­ra dis­tan­ciar­se emo­cio­nal­men­te de las crí­ti­cas –que pue­den ser de­mo­le­do­ras e in­sul­tan­tes am­pa­ra­das en el ano­ni­ma­to– y re­ser­var un es­pa­cio de in­ti­mi­dad pro­pio, aun­que ca­si siem­pre des­nu­den par­te de su alma an­te sus sus­crip­to­res. “El hu­mor es fun­da­men­tal si eres you­tu­ber –ex­pli­ca Al­ba Vidal (Koa­la Ra­bio­so)–. Tie­nes que reír­te de ti mis­ma, es un me­ca­nis­mo de au­to­de­fen­sa”. Al­ba fue una de las par­ti­ci­pan­tes en la me­sa re­don­da ti­tu­la­da “No­so­tras, la youtu­bers”, en las Vit Talks del Fun&se­rious Ga­mes Fes­ti­val. “Ten­go cla­ro que al 100% de las per­so­nas que han triun­fa­do en Youtu­be les apa­sio­na y dis­fru­tan de lo que ha­cen. La au­dien­cia lo per­ci­be. Me pa­re­ce tan de­mo­crá­ti­co y ma­ra­vi­llo­so...”, ase­gu­ra Geor­gia Elliot, que tam­bién par­ti­ci­pó en esa mis­ma me­sa re­don­da. Más allá de es­te re­qui­si­to emo­cio­nal, en uno de los ta­lle­res de ese en­cuen­tro so­bre vi­deo­jue­gos, Ber­ta Al­ta­rri­ba, com­mu­nity Stra­te­gist de YouTu­be pa­ra Es­pa­ña y La­ti­noa­mé­ri­ca, de­ta­lló otros in­gre­dien­tes pa­ra que un you­tu­ber triun­fe: el ví­deo (nor­mal­men­te gra­ba­do en plano me­dio-cor­to) tie­ne que te­ner una ca­li­dad ra­zo­na­ble, con bue­na luz, en­fo­ca­do y con con­te­ni­do pro­pio e in­tere­san­te. Ade­más, hay que asig­nar­le un tí­tu­lo que ayu­de a apa­re­cer en las bús­que­das y ele­gir una mi­nia­tu­ra que lla­me la aten­ción del con­su­mi­dor. Y, por su­pues­to, uti­li­zar to­das las re­des so­cia­les pa­ra con­tac­tar con los usua­rios, es­cu­char sus opi­nio­nes, in­ter­ac­tuar con ellos y di­fun­dir los ví­deos que han subido. Así se con­si­guen más li­kes y hay más po­si­bi­li­da­des de apa­re­cer en los pri­me­ros pues­tos del bus­ca­dor, que es la au­tén­ti­ca me­di­da del éxi­to de es­ta te­le pla­ne­ta­ria.

GOMINUKE HOLLY MOLLY CHIP­SET KOA­LA RA­BIO­SO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.