Mu­je­res en COM­BA­TE

EDUR­NE URIAR­TE

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Entre Nosotras -

LI­TE­RAL­MEN­TE, en pues­tos de com­ba­te en los ejér­ci­tos y en la gue­rra, quie­ro de­cir. Al­go que, asom­bro­sa­men­te, so­lo es­tá per­mi­ti­do en una par­te de los ejér­ci­tos del mun­do, in­clui­do el nues­tro, y des­de ha­ce po­cos años. Por eso ha si­do noticia a prin­ci­pios de di­ciem­bre la de­ci­sión de Es­ta­dos Uni­dos de eli­mi­nar la prohi­bi­ción de ac­ce­so de las mu­je­res a los pues­tos de com­ba­te, aun­que tal de­ci­sión no ha­ya le­van­ta­do pa­sio­nes por­que tam­po­co lo hi­zo la prohi­bi­ción, ex­cep­to en las pro­pias mu­je­res mi­li­ta­res, im­pul­so­ras del cam­bio. Co­noz­co la raíz de la in­di­fe­ren­cia, pe­ro no por eso de­ja de pa­re­cer­me una enor­me con­tra­dic­ción en­tre los de­fen­so­res de la igual­dad. Se tra­ta de lo que al­gu­nas fe­mi­nis­tas con­si­de­ran va­lo­res e idea­les pa­triar­ca­les mo­ral­men­te cues­tio­na­bles, co­mo la gue­rra y la dis­po­si­ción a com­ba­tir en ella. De for­ma al­go me­nos so­fis­ti­ca­da, una fe­mi­nis­ta bri­tá­ni­ca lle­gó a es­cri­bir que, en­tre los de­re­chos re­co­no­ci­dos a las mu­je­res, la “ca­pa­ci­dad pa­ra ma­tar al enemi­go” no le preo­cu­pa de­ma­sia­do. Ol­vi­dan­do que el prin­ci­pal ob­je­ti­vo de los sol­da­dos que en­tran en com­ba­te es de­fen­der la se­gu­ri­dad de sus paí­ses y de to­dos los ci­vi­les. Y ob­vian­do que el an­te­rior des­pre­cio ha­cia el de­re­cho de las mu­je­res a com­ba­tir nos lle­va­ría a eli­mi­nar la igual­dad de aque­llos cam­pos con gran­des de­ba­tes mo­ra­les. Por su­pues­to, una mu­jer no po­dría ser mi­nis­tra de De­fen­sa ni tra­ba­jar en ocu­pa­cio­nes re­la­cio­na­das con el Ejér­ci­to ni en otros mu­chos lu­ga­res.

LO CIER­TO es que ideas co­mo las an­te­rio­res han ayu­da­do a man­te­ner ese anacro­nis­mo has­ta es­te mes en un país tan avan­za­do co­mo Es­ta­dos Uni­dos. Jun­to a otros ar­gu­men­tos tra­di­cio­na­les que ha­cen son­ro­jar de tan ri­dí­cu­las y dis­cri­mi­na­to­rias co­mo son. Que las mu­je­res son más pe­que­ñas y ba­jas, o que su pre­sen­cia al­te­ra­ría el es­pí­ri­tu de gru­po de una uni­dad de com­ba­te, o que las mu­je­res po­drían ser se­xual­men­te asal­ta­das si son cap­tu­ra­das, o que, cuan­do caen, los hom­bres tie­nen una ten­den­cia ins­tin­ti­va a pro­te­ger­las. Me pro­du­ce has­ta ver­güen­za re­pe­tir las jus­ti­fi­ca­cio­nes an­te­rio­res, pe­ro son las que se han ale­ga­do. Y sin que hu­bie­ra una mo­vi­li­za­ción ma­si­va en con­tra. Y no por una opo­si­ción de la opi­nión pú­bli­ca. Por­que se han he­cho en­cues­tas so­bre la cues­tión y la gran ma­yo­ría de los es­ta­dou­ni­den­ses es fa­vo­ra­ble, en una pro­por­ción de 74 a 20, ca­si igual en­tre hom­bres y mu­je­res y sin ex­ce­si­vas di­fe­ren­cias en­tre vo­tan­tes re­pu­bli­ca­nos y de­mó­cra­tas. Pen­sar de otra for­ma se­ría ad­mi­tir que las mu­je­res no son vá­li­das pa­ra otras mu­chas ac­ti­vi­da­des, en­tre ellas, las po­li­cia­les, y cual­quie­ra que re­quie­ra de fuer­za fí­si­ca o que im­pli­que la in­te­gra­ción en un gru­po de hom­bres. Y, sin em­bar­go, pa­re­ce un de­re­cho con­quis­ta­do con des­ga­na, qui­zá el úni­co de­re­cho al­can­za­do por las mu­je­res a pe­sar de al­gu­nas mu­je­res, rea­cias a acep­tar la igual­dad con to­das sus con­se­cuen­cias. www.mu­jer­hoy.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.