¿Por qué creen en lo MÁ­GI­CO?

Ca­da año por es­tas fe­chas Pa­pá Noel y los Re­yes Ma­gos lle­nan de ilu­sión la vi­da de los pe­que­ños. ¿Por qué hay que man­te­ner la fan­ta­sía?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Nuestros Hijos - ISA­BEL MENÉNDEZ, psi­có­lo­ga

SSi al­go gus­ta y en­ter­ne­ce a los adul­tos es con­tem­plar la ca­ra de los pe­que­ños cuan­do des­cu­bren los re­ga­los que Pa­pá Noel o los Re­yes Ma­gos les han traí­do. Su ale­gría nos ha­ce re­cor­dar nues­tra in­fan­cia, esa épo­ca que con fre­cuen­cia se idea­li­za. Pe­ro mu­chos pa­dres se pre­gun­tan has­ta qué pun­to es bueno ha­cer­les creer en esa ilu­sión. ¿Hay que de­cir­les la ver­dad? Pa­pa Noel sim­bo­li­za un pa­dre bueno y om­ni­po­ten­te que cum­ple los de­seos de sus hi­jos. Los ni­ños pro­yec­tan en es­te per­so­na­je la ima­gen in­cons­cien­te que tie­nen de sus pa­dres, un pa­dre idea­li­za­do que se­ría lo opues­to a co­mo ellos se sien­ten: de­pen­dien­tes y sin re­cur­sos pa­ra va­ler­se por sí so­los. Con el pa­so del tiem­po los ni­ños des­cu­bren que los pa­dres son se­res hu­ma­nos con li­mi­ta­cio­nes, pe­ro es­to se va pro­du­cien­do po­co a po­co a me­di­da que ellos se sien­ten con más re­cur­sos y cuan­do en su sub­je­ti­vi­dad se pue­de or­ga­ni­zar un “yo” que va do­mi­nan­do sus im­pul­sos y acep­ta las di­fe­ren­cias y los lí­mi­tes. Su ma­du­ra­ción psí­qui­ca les per­mi­te ir di­fe­ren­cián­do­se de los de­más y dis­tin­guir tam­bién en­tre la fan­ta­sía y la reali­dad, que siem­pre po­ne lí­mi­tes. La ley in­ter­na de lo po­si­ble y lo im­po­si­ble se va acep­tan­do y com­pren­dien­do que tan­to los pa­dres co­mo ellos mis­mos tie­nen li­mi­ta­cio­nes. La de­cep­ción que los ni­ños se lle­van cuan­do com­pren­den que no hay un pa­dre to­do­po­de­ro­so se­rá menor cuan­to me­jor ha­yan ela­bo­ra­do y acep­ta­do la re­la­ción con sus pa­dres y con sus de­seos de om­ni­po­ten­cia. En­ton­ces tam­bién acep­ta­rán me­jor que Pa­pá Noel no exis­te. Los re­ga­los se­gui­rán lle­gan­do, pe­ro de la mano de sus pro­ge­ni­to­res reales.

La de­cep­ción an­te la ver­dad se­rá menor si ha acep­ta­do que na­die es om­ni­po­ten­te.

Com­pli­ci­dad tá­ci­ta

Cla­ra es­cu­cha­ba asom­bra­da có­mo Car­men, una ma­dre del co­le­gio de sus hi­jos, le de­cía que a ella le pa­re­cía mal en­ga­ñar a los ni­ños ha­blán­do­les de la exis­ten­cia de per­so­na­jes co­mo Pa­pá Noel. Sus hi­jos te­nían cua­tro años, pe­ro ella no iba a mon­tar to­da la pa­ra­fer­na­lia de de­cir­les que un ser má­gi­co les iba a traer los re­ga­los que pi­die­ran. Con­si­de­ra­ba que eso les ha­ría con­su­mis­tas al ha­cer­les creer que po­dían te­ner to­do lo que que­rían. Ade­más, cuan­do se en­te­ra­ran de la ver­dad, ya no con­fia­rían en ella por ha­ber­les men­ti­do. Cla­ra sin­tió cier­ta tris­te­za. Pa­ra ella, la No­che­bue­na era muy es­pe­cial por­que se reunía con su familia. Pe­ro lo que más le gus­ta­ba era de­jar los re­ga­los de­ba­jo del ár­bol el día de Na­vi­dad pa­ra ver la ca­ra de sus hi­jos al abrir los pa­que­tes. Pre­fe­ría dar­los en es­ta fe­cha que en la de los Re­yes Ma­gos. De pe­que­ña, siem­pre le ha­bía pa­re­ci­do fa­tal que los Re­yes vi­nie­ran dos días an­tes de em­pe­zar el co­le­gio. Los pri­me­ros días de cla­se le pa­re­cían un su­pli­cio, so­lo pen­sa­ba en vol­ver a ca­sa pa­ra ju­gar y de­ci­dió que sus hi­jos ju­ga­ran to­das las na­vi­da­des, con los ju­gue­tes que pe­dían, ce­le­bran­do Pa­pa Noel. Ha­bía al­go en la idea de la ma­dre del co­le­gio que a Cla­ra que le da­ba pe­na. Pa­re­cía que era tra­tar a los ni­ños co­mo si fue­ran adul­tos. Pa­ra Cla­ra, Car­men te­nía que es­tar equi­vo­ca­da. Ella ha­bía dis­fru­ta­do de esos días en su in­fan-

cia. Cuan­do se en­te­ró por un com­pa­ñe­ro de la ver­dad se lo pre­gun­tó a su ma­dre, que le con­fir­mó sus sos­pe­chas. Pe­ro no se en­fa­dó. Pen­só que, co­mo ya era ma­yor, po­día co­la­bo­rar en or­ga­ni­zar y co­lo­car los re­ga­los de su her­mano pe­que­ño. No exis­te una edad con­cre­ta pa­ra de­cir­le la ver­dad a un ni­ño so­bre es­te te­ma, por­que no se tra­ta de cum­plir años, sino más bien de la ma­du­ra­ción psí­qui­ca que ca­da ni­ño ten­ga. Es­ta ma­du­ra­ción se pro­du­ce po­co a po­co. En prin­ci­pio, al­re­de­dor de los seis años se co­mien­za a aban­do­nar el pen­sa­mien­to má­gi­co, dis­tin­guién­do­lo de la reali­dad. El mi­to de Pa­pá Noel fun­cio­na por­que du­ran­te un tiem­po el ni­ño desea man­te­ner la idea de que hay se­res om­ni­po­ten­tes en el mun­do. Es una ma­ne­ra de man­te­ner su om­ni­po­ten­cia en la fan­ta­sía, pro­yec­ta­da en es­te per­so­na­je. Du­ran­te una eta­pa de su vi­da los ni­ños sa­ben in­cons­cien­te­men­te que sus pa­dres no son om­ni­po­ten­tes y que es­tos per­so­na­jes no exis­ten, pe­ro no quie­ren sa­ber­lo cons­cien­te­men­te. Re­co­no­cer­lo y acep­tar­lo es el pri­mer pa­so pa­ra re­co­no­cer las li­mi­ta­cio­nes de los de­más y las su­yas pro­pias, y eso lle­va tiem­po. Una ta­rea que du­ra en al­gu­nas per­so­nas, to­da la vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.