Moda. Schia­pa­re­lli re­cu­pe­ra el es­pí­ri­tu de El­sa.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Portada -

Ber­trand Gu­yon, un di­se­ña­dor po­co co­no­ci­do pe­ro con mu­cha ex­pe­rien­cia, es­cri­be el nue­vo guión de la mí­ti­ca mar­ca que reinó en los años 30 y vuel­ve a cau­sar sen­sa­ción en­tre ex­per­tas y ce­le­bri­ties. Por Je­sús Cano

Es­ta es la his­to­ria de tres per­so­na­jes a los que una icó­ni­ca eti­que­ta ha uni­do –per­dón, co­si­do–. El pri­me­ro ce­rró su ate­lier en 1954, sien­do igual de fa­mo­sa o más que Co­co Cha­nel. Ha­bla­mos de El­sa Schia­pa­re­lli (Roma, 1890–Pa­rís, 1973), una aris­tó­cra­ta ita­lia­na que cer­ca de cum­plir los 40, di­vor­cia­da y con una ni­ña, de­ci­dió de­di­car­se a la moda. En la década de los años 30, Co­co y El­sa ri­va­li­za­ban por lle­var la co­ro­na de la moda. Cuan­do Schia­pa­re­lli de­ci­dió ce­rrar su ca­sa de cos­tu­ra de la pla­za Ven­dô­me te­nía 63 años. Pe­ro, a pe­sar de que fue una fi­gu­ra cla­ve en la his­to­ria de la moda y una de sus men­tes más trans­gre­so­ras e in­ven­ti­vas, ca­yó en el ol­vi­do has­ta que nues­tro si­guien­te pro­ta­go­nis­ta, Die­go De­lla Va­lle, re­su­ci­tó la mar­ca. El em­pre­sa­rio ita­liano, due­ño de Tod’s, Ho­gan y Ro­ger Vi­vier, se sin­tió atraí­do por es­ta mai­son tan es­pe­cial y com­pró su ar­chi­vo en 2006. Un día ca­lu­ro­so de ju­lio de 2013 –ha­bían pa­sa­do tres dé­ca­das des­de la muer­te de su fun­da­do­ra– otro maes­tro de la cos­tu­ra, Ch­ris­tian La­croix, pu­so la ca­sa de nue­vo en fun­cio­na­mien­to, su­bien­do a un ca­rru­sel 18 tra­jes en el Mu­seo de las Ar­tes De­co­ra­ti­vas de Pa­rís. In­vi­ta­do a re­vi­sar el le­ga­do de Schia­pa­re­lli de for­ma pun­tual, tras­pa­só el tes­ti­go a Mar­co Za­ni­ni. Pe­ro el rei­na­do del ita­liano fue breve y, en ape­nas un año y me­dio, ha si­do sus­ti­tui­do por Ber­trand Gu­yon. Nues­tro ter­cer hom­bre. Un des­co­no­ci­do pa­ra el gran pú­bli­co, pe­ro con una ca­rre­ra só­li­da y dis­cre­ta en la in­dus­tria de la moda. En la pri­me­ra co­lec­ción que Gu­yon ha crea­do pa­ra Schia­pa­re­lli, de alta cos­tu­ra, el es­pí­ri­tu de El­sa lo ha im­preg­na­do to­do, pe­ro des­po­ja­do de su ex­tra­va­gan­cia. La lec­tu­ra del le­ga­do no es li­te­ral, pe­ro en­con­tra­mos al­gu­nos to­ques su­rrea­lis­tas pro­pios de la di­se­ña­do­ra, co­mo sus broches en for­ma de ojo ins­pi­ra­dos en

Coc­teau. Y, por su­pues­to, un ves­ti­do de no­che en ga­sa con su co­lor fe­ti­che, el ro­sa shoc­king. Mu­jer­hoy ha­bla con el di­se­ña­dor, que nos cuen­ta cuá­les son sus claves pa­ra re­su­ci­tar con éxi­to una ca­sa le­gen­da­ria que in­ven­tó a la mu­jer fa­tal del Holly­wood de los años 30 y que fue ca­paz de re­vo­lu­cio­nar la in­dus­tria con una lí­nea de de­por­tes o apos­tan­do por los per­fu­mes.

Mu­jer­hoy. En su pri­mer des­fi­le pa­ra Schia­pa­re­lli le acom­pa­ña­ron Ma­ria Gra­zia Chiu­ri y Pier­pao­lo Pic­cio­li, sus ex­je­fes en Va­len­tino, ¿le die­ron al­gún con­se­jo?

Ber­trand Gu­yon. Ma­ria Gra­zia me di­jo: “Ten cui­da­do con los com­pro­mi­sos”. Y Pier­pao­lo: “Ten cui­da­do cuan­do te fo­to­gra­fíen pa­ra te­ner siem­pre la úl­ti­ma pa­la­bra so­bre la ima­gen ele­gi­da”. Ellos me en­se­ña­ron la te­na­ci­dad, el es­pí­ri­tu de gru­po, el es­fuer­zo, el tra­ba­jo in­ten­si­vo, la pre­ci­sión y la exi­gen­cia.

¿Qué le fas­ci­na­ba a un ni­ño de cin­co años pa­ra com­prar el Vo­gue de alta cos­tu­ra?

La moda siem­pre ha es­ta­do en mi men­te. De ni­ño, ese era mi sue­ño y me emo­cio- na­ba con­se­guir el úni­co ejem­plar de Vo­gue en el quios­co cer­cano a ca­sa. Aque­llo su­ce­día an­tes de in­ter­net y, por tan­to, aque­llas re­vis­tas eran la úni­ca ma­ne­ra de sa­ber lo que pa­sa­ba en la moda, en la alta cos­tu­ra y en Pa­rís. Aún las con­ser­vo to­das. Son mis pe­que­ños te­so­ros.

Des­pués de es­tu­diar en la Es­cue­la de la Cá­ma­ra Sin­di­cal de la Cos­tu­ra, tra­ba­jó con maes­tros co­mo Hu­bert de Gi­venchy, John Ga­lliano, Ale­xan­der Mcqueen, Ch­ris­tian La­croix... ¿Qué le han apor­ta­do?

Tra­ba­jar con Hu­bert de Gi­venchy fue ex­tra­or­di­na­rio por­que des­cu­brí el ri­gor que re­quie­re ser un grand cou­tu­rier. Era un ver­da­de­ro ge­nio a la ho­ra de crear co­lec­cio­nes y tra­jes pa­ra las mu­je­res de ver­dad. Sus clien­tas ves­tían alta cos­tu­ra has­ta pa­ra las la­bo­res de jar­di­ne­ría y las co­lec­cio­nes se di­se­ña­ban pa­ra ha­cer­las más her­mo­sas, no en nom­bre de la moda. Des­pués tra­ba­jé un año con Ga­lliano y otro con Ale­xan­der Mcqueen, aún en Gi­venchy. Ga­lliano era ex­tre­ma­da­men­te creativo y enér­gi­co. Ellos es­ta­ban en otro mun­do di­fe­ren­te al de Hu­bert de Gi­venchy. En tres me­ses, la ca­sa de Gi­venchy era otra. Tra­ba­jar con Ale­xan­der Mcqueen fue muy en­ri­que­ce­dor e in­ten­so. Yo es­ta­ba muy pró­xi­mo a él. Su fan­ta­sía y su per­so­na­li­dad eran muy fuer­tes. Des­pués vino Ch­ris­tian La­croix. Y, de al­gu­na ma­ne­ra, vol­ví a un en­fo­que clásico de la alta cos­tu­ra. La es­truc­tu­ra de la ca­sa era un ejem­plo per­fec­to de la coutu­re fran­ce­sa en su for­ma más tra­di­cio­nal. Esa ex­pe­rien­cia, más que

nun­ca, me per­mi­tió tra­ba­jar con gran­des ar­te­sa­nos. El es­tu­dio de Ch­ris­tian La­croix era un ver­da­de­ro la­bo­ra­to­rio pa­ra ex­pe­ri­men­tar. Eso es al­go que me gus­ta­ría recuperar pa­ra Schia­pa­re­lli.

¿Qué pe­so tie­ne en sus di­se­ños el ar­chi­vo de El­sa Schia­pa­re­lli?

Es im­por­tan­te, pe­ro no fun­cio­na co­mo una ins­pi­ra­ción di­rec­ta sino que sir­ve pa­ra dar una com­pren­sión y una vi­sión ge­ne­ral, más pro­fun­da, de su tra­ba­jo. Cuan­to más co­noz­co, más me ayu­da a trans­cen­der­lo to­do pa­ra crear me­jor la Schia­pa­re­lli de hoy: ex­traer del pa­sa­do pa­ra ima­gi­nar el fu­tu­ro.

¿Qué que­ría de­cir con su pri­me­ra co­lec­ción al ti­tu­lar­la Théâ­tre d’el­sa?

La co­lec­ción se ins­pi­ra­ba en la pro­pia El­sa Schia­pa­re­lli cuan­do era jo­ven. En aque­lla épo­ca creó un en­can­to atre­vi­do en la moda: lí­neas sim­ples, una si­lue­ta ver­ti­cal y una ba­se en blan­co y ne­gro. Eso es al­go que po­ca gen­te sa­be so­bre ella. Una ele­gan­cia ab­so­lu­ta que com­bi­na­ba a la vez fe­mi­ni­dad y ri­gor, muy en el es­pí­ri­tu de Lee Mi­ller. To­do eso se mez­cló en la co­lec­ción con re­fe­ren­cias a su vi­da cos­mo­po­li­ta, a Lon­dres y a la fa­mo­sa fo­to de Schia­pa­re­lli usan­do fal­da­pan­ta­lón. Ese as­pec­to so­brio se com­bi­nó pos­te­rior­men­te con una ver­sión más ba­rro­ca del per­so­na­je, que se tren­za­ba a tra­vés de imá­ge­nes de Leigh Bo­wery y su exu­be­ran­cia. En­ton­ces, el te­ma ge­ne­ral era el tea­tro de Pa­rís en la década de 1930: una re­fe­ren­cia a co­la­bo­ra­cio­nes con Bé­rard, Vér­tes y Coc­teau.

El­sa Schia­pa­re­lli era el me­jor escaparate de sí mis­ma… Us­ted es más dis­cre­to, ¿qué com­par­te con ella?

Yo no soy mu­jer, no soy la di­se­ña­do­ra fun­da­do­ra de la ca­sa Schia­pa­re­lli y tam­po­co soy de la mis­ma ge­ne­ra­ción. Sin em­bar­go, com­par­ti­mos una co­ne­xión hu­ma­na, ya que Gi­venchy em­pe­zó su ca­rre­ra con ella y yo em­pe­cé mi ca­rre­ra con él. Re­cuer­do las his­to­rias y anéc­do­tas que él con­ta­ba so­bre ella. De for­ma ge­ne­ral, com­par­ti­mos el amor por los co­lo­res y un gus­to por el di­se­ño de in­te­rio­res. Me iden­ti­fi­co con su co­lec­ción de ob­je­tos y curiosidades, con su es­pí­ri­tu...

El­sa Schia­pa­re­lli di­se­ña­ba pa­ra ella mis­ma, ¿en quién pien­sa us­ted?

Cuan­do di­se­ño, pien­so en la mu­jer de una ma­ne­ra abs­trac­ta. No es­tá aso­cia­do a na­die en con­cre­to. Pien­so en la fe­mi­ni­dad de las mu­je­res en ge­ne­ral.

¿Con qué El­sa Schia­pa­re­lli se que­da? ¿Con la que fir­ma­ba ves­ti­dos con Da­lí o la que pro­po­nía la fal­da-pan­ta­lón y los ma­te­ria­les tec­no­ló­gi­cos?

La de fi­na­les de los años 30. Me que­do con la El­sa más pró­xi­ma a los ar­tis­tas.

“El­sa y Da­lí eran ami­gos de ver­dad y se ins­pi­ra­ron mu­tua­men­te. Eso no se im­pro­vi­sa”.

¿Bus­ca­rá us­ted tam­bién la colaboración de ar­tis­tas, co­mo ella hi­zo? ¿Con quién le gus­ta­ría tra­ba­jar?

No es al­go pla­nea­do a un cor­to o me­dio pla­zo, ya que te­ne­mos un buen nú­me­ro de co­lec­cio­nes en las que tra­ba­jar en­tre alta cos­tu­ra y prêt-à-coutu­re. Pe­ro me en­can­ta­ría co­la­bo­rar con ar­tis­tas con­tem­po­rá­neos. Sin em­bar­go, se­ría cru­cial que la colaboración na­cie­se de la ad­mi­ra­ción mu­tua, jun­to con un in­ter­cam­bio hu­mano. Por ejem­plo, Schia­pa­re­lli y Da­lí eran ami­gos de ver­dad. Eso era al­go que se pue­de

per­ci­bir por­que, pa­ra lo­grar ese ni­vel de apertura, se ne­ce­si­ta más que la in­ten­ción de tra­ba­jar jun­tos. Y eso es muy di­fí­cil, es al­go que so­lo pue­de ser el re­sul­ta­do de una re­la­ción de ver­dad y que re­quie­re cier­to tiem­po.

Des­pués de to­da una ca­rre­ra ale­ja­do de los fo­cos, ¿có­mo lle­va que los me­dios que­ra­mos sa­ber más de us­ted?

Me lo tomo con se­re­ni­dad. Pe­ro lo que más me gus­ta es es­tar en el es­tu­dio tra­ba­jan­do.

¿Por qué com­prar un ves­ti­do con pre­cio de seis ci­fras y que so­lo se usa una vez? ¿Cuál es el en­can­to de la Alta Cos­tu­ra?

La alta cos­tu­ra, hoy, es adap­ta­ción, una for­ma de re­sis­ten­cia. Vi­vi­mos en un mun­do que pa­sa por mo­men­tos di­fí­ci­les. Así que la alta cos­tu­ra que te­ne­mos en Pa­rís –su ex­ce­len­cia, su tra­ba­jo a mano, su ar­te­sa­nía– es al­go ex­tra­or­di­na­rio que nos ayu­da a com­ba­tir la lo­cu­ra de lo in­me­dia­to. Es par­te de la cul­tu­ra fran­ce­sa.

De­fien­de que la alta cos­tu­ra no so­lo ha de ser pa­ra lu­cir­la en la al­fom­bra ro­ja, ¿en qué mu­je­res y si­tua­cio­nes pien­sa?

La cos­tu­ra es pa­ra clien­tas que pi­den más. Esas mu­je­res tie­nen vi­das, pri­vi­le­gia­das, pe­ro ac­ti­vas. Así que los ves­ti­dos tie­nen que ser reales, pa­ra usar­los de ver­dad.

Cha­nel se re­fe­ría a El­sa co­mo “esa ar­tis­ta ita­lia­na que ha­ce ro­pa”. ¿Es­tá de acuer­do?

El­sa era una ar­tis­ta sí, pe­ro so­bre to­do, cou­tu­rier. Yo la re­des­cu­bro ca­da vez que mi­ro los bo­ce­tos de sus co­lec­cio­nes. Aun­que no sa­bía co­ser, te­nía pa­sión por ex­pe­ri­men­tar for­mas, te­ji­dos... Era una ar­tis­ta pu­ra en su en­fo­que de la cos­tu­ra.

“La alta cos­tu­ra es una for­ma de re­sis­ten­cia con­tra esa lo­cu­ra de lo in­me­dia­to”.

¿Qué im­por­tan­cia tie­ne el apo­yo de las ce­le­bri­ties?

Es muy im­por­tan­te pa­ra nues­tra ima­gen. Me sien­to or­gu­llo­so cuan­do al­guien lle­va un tra­je que pa­re­ce he­cho pa­ra ella, una ar­mo­nía en la que mu­jer y ves­ti­do son uno.

El­sa nun­ca apren­dió, ¿us­ted se­ría ca­paz de cor­tar y co­ser al­gu­na de sus crea­cio­nes?

Pue­de ser... Pe­ro, si le di­go la ver­dad, ha­ce mu­cho que no lo ha­go.

Mo­de­los de la co­lec­ción de Gu­yond pa­ra Schia­pa­re­lli.

Ber­tarnd Gu­yond, el nue­vo di­rec­tor creativo de la ca­sa.

A la iz­quier­da, la ac­triz Ca­te Blan­chett con un ves­ti­do de la firma en ter­cio­pe­lo y pa­sa­ma­ne­ría. So­bre es­tas lí­neas, dos de los di­se­ños de la co­lec­ción de alta cos­tu­ra In­vierno 2015, Théâ­tre d’el­sa.

Arri­ba, es­tam­pa­dos ins­pi­ra­dos por Bé­rard y Ver­tès, pin­ta­dos a mano en or­gan­dí o chi­fón de se­da; cha­que­tas ti­po bi­ker en or­gan­za; y el li­rio, la flor de Schia­pa­re­lli, bor­da­da so­bre do­ra­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.