Ten­den­cias. Ins­pi­ra­ción ba­sa­da en he­chos reales.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Portada -

Di­cen los es­tu­dio­sos de la so­cie­dad que nun­ca an­tes ha­bía­mos da­do tan­to va­lor a los ob­je­tos ma­te­ria­les y que el cul­to al “yo” no pa­ra de cre­cer. Sin em­bar­go, en esa so­cie­dad des­hu­ma­ni­za­da que los so­ció­lo­gos di­bu­jan, mi­llo­nes de per­so­nas se apun­tan al desafío del cu­bo de agua he­la­da, apa­re­cen fri­go­rí­fi­cos so­li­da­rios por las ca­lles y em­pie­za a ser ten­den­cia el “ca­fé pendiente”, una cos­tum­bre que con­sis­te en de­jar pa­ga­do en la ba­rra el ca­fé de quien no pue­da per­mi­tér­se­lo. Por eso hay par­ti­da­rios de que, por mu­cho que nos em­pe­ñe­mos, el hom­bre es bueno por na­tu­ra­le­za. Y pa­re­ce que la cien­cia les da la ra­zón: ha­ce unos años se de­mos­tra­ba la exis­ten­cia de las neu­ro­nas es­pe­jo, las cé­lu­las del ce­re­bro don­de se si­túa el ori­gen de la ca­pa­ci­dad de em­pa­tía. De ahí que quie­nes ven el va­so me­dio lleno lle­guen a una con­clu­sión: si po­ner­nos en el lu­gar del otro es­tá en nues­tro ADN, pa­ra desa­rro­llar la so­li­da­ri­dad, la ge­ne­ro­si­dad, y el op­ti­mis­mo (va­lo­res en teo­ría ol­vi­da­dos) so­lo hay que en­con­trar la fór­mu­la pa­ra des­per­tar­los.

Mi­lle­nials so­li­da­rios

La bue­na noticia es que hay quien ha da­do con el se­cre­to pa­ra ha­cer­lo. Se tra­ta de or­ga­ni­zar con­fe­ren­cias en las que el men­sa­je sea ca­paz de ins­pi­rar, pa­ra lo que so­lo hay un tru­co: que no ha­ya tru­co. O di­cho de otra for­ma, que ven­ga en for­ma de his­to­rias per­so­na­les au­tén­ti­cas. Ha­ce unos años, La­na Forst­mann, viu­da de un mul­ti­mi­llo­na­rio fa­lle­ci­do en 2001, abrió el co­rreo elec­tró­ni­co y en­con­tró la car­ta de un gru­po de es­pa­ño­las a quie­nes no co­no­cía. Le con­ta­ban que ha­bían pues­to en mar­cha to­do un mo­vi­mien­to que es­ta­ba ins­pi­ran­do a mi­les de jó­ve­nes. La cul­pa la tu­vo el dia­rio que su ma­ri­do, Ni­cho­las Forst­mann, es­cri­bió tras ser diag­nos­ti­ca­do de cán­cer. A tra­vés de él qui­so ha­blar a sus tres hi­jos, en­ton­ces aún pe­que­ños, de las co­sas que de ver­dad im­por­tan en la vi­da. Su viu­da re­co­gió aquel dia­rio, al que ti­tu­ló What Really Mat­ters (Lo que de ver­dad im­por­ta), en una pe­que­ña edi­ción pa­ra re­par­tir­lo en­tre fa­mi­lia­res y ami­gos. La ca­sua­li­dad o el des­tino hi­cie­ron que uno de esos ejem­pla­res aca­ba­ra via­jan­do ca­si 6.000 ki­ló­me­tros y ca­ye­ra en ma­nos de unas mu­je­res en­tu­sias­tas que, ins­pi­ra­das por ese tex­to, se lan­za­ron a po­ner en mar­cha un sue­ño. “Cuan­do te­nía 33 años y mis hi­jas eran muy pe­que­ñi­tas, tu­ve cán­cer y vi­ví una si­tua­ción pa­re­ci­da”, cuen­ta María Fran­co, una de las fun­da­do­ras de la Fundación Lo que de ver­dad im­por­ta. “Creo que a to­do el mun­do le ocu­rre: cuan­do pa­sas por una en­fer­me­dad o su­fres una tra­ge­dia, de re­pen­te hay al­go que ha­ce que tu puz­le se or­de­ne. Y te pre­gun­tas có­mo es po­si­ble que eso que tie­nes tan cla­ro aho­ra no lo tu­vie­ras ayer”, co­men­ta re­cor­dan­do que no pu­do de­jar de llo­rar al leer las re­fle­xio­nes de Forst­mann. En­ton­ces pen­só que te­nía que ha­ber una fór­mu­la pa­ra ha­cer ver a los de­más qué es lo real­men­te im­por­tan­te sin ne­ce­si­dad de su­frir una si­tua­ción ex­tre­ma. Y la idea de or­ga­ni­zar un con­gre­so pa­ra jó­ve­nes en el que per­so­nas que hu­bie­ran pa­sa­do por una ex­pe­rien­cia que les cam­bió la vi­da les ha­bla­ran de tú a tú em­pe­zó a to­mar for­ma. “Si lo que sen­tí yo cuan­do me diag­nos­ti­ca­ron la en­fer­me­dad lo ven­die­ran en fras­qui­tos y te lo to­ma­ras cuan­do tie­nes 18 años, va­lo­ra­rías lo que tie­nes y no mal­gas­ta­rías ni un mi­nu­to de tu vi­da. En­ton­ces, ¿por qué no in­ten­tar dar ese fras­qui­to a los jó­ve­nes de for­ma gra­tui­ta, co­mo si fue­ran mues­tras?”, cuen­ta. Con esa idea en la ca­be­za, María Fran­co, su ami­ga Pi­lar Cá­no­vas y su so­cia, Ca­ro­li­na Ba­rran­tes, se pu­sie­ron ma­nos a la obra bus­can­do tes­ti­mo­nios ins­pi­ra­do­res y co­men­za­ron a lla­mar puer­ta por puer­ta pa­ra con­ven­cer a pa­tro­ci­na­do­res que hi­cie­ran po­si­ble un con­gre­so gra­tui­to. De aque­llo ha­ce 10 años y hoy, ese gru­po es una fundación con una le­gión de vo­lun­ta­rios que ya es­tá pre­sen­te en cin­co paí­ses ade­más de Es­pa­ña. En su úl­ti­mo con­gre­so, ce­le­bra­do a fi­na­les de no­viem­bre en Ma­drid, com­par­tie­ron sus ex­pe­rien­cias Jen­ni­fer Tee­ge, una chi­ca de ra­za ne­gra que des­cu­brió ha­ce unos años que su abue­lo era Amon Goeth, el El re­la­to de sus vi­das, con sus gran­des éxi­tos y sus pe­que­ños fra­ca­sos, nos ins­pi­ra y re­cu­pe­ra va­lo­res ol­vi­da­dos. Y ca­da vez más gen­te tra­ba­ja pa­ra que lo co­noz­ca­mos. Por Bea­triz Gon­zá­lez Fo­tos: Va­len­tín Ve­ga­ra

cri­mi­nal na­zi que apa­re­ce en La Lis­ta de Schind­ler; Ale­xia Viei­ra, fun­da­do­ra de la ONG Kha­ni­mam­bo, de ayu­da pa­ra ni­ños en Mo­zam­bi­que; En­ha- med En­ha­med, con­si­de­ra­do co­mo el me­jor na­da­dor pa­ra­lím­pi­co de la his­to­ria; y Pe­dro Gar­cía Agua­do, cam­peón olím­pi­co de waterpolo que su­peró su adic­ción a las dro­gas. Sus his­to­rias se su­man a las de otros mu­chos que han par­ti­ci­pa­do en los con­gre­sos que or­ga­ni­zan anual­men­te. En­tre ellos, el ar­qui­tec­to me­xi­cano Bos­co Cor­ti­na, se­cues­tra­do du­ran­te más de nue­ve me­ses en un zu­lo de dos me­tros; Nan­do Pa­rra­do, uno de los su­per­vi­vien­tes del ac­ci­den­te aé­re­ro que ins­pi­ró la pe­lí­cu­la Vi­ven; Wi­lliam Ro­drí­guez, su­per­vi­vien­te del 11-S; María Be­lón, su­per­vi­vien­te del tsu­na­mi que azo­tó el sud­es­te asiá­ti­co en 2004, y un largo et­cé­te­ra. Sus men­sa­jes han ca­la­do de tal for­ma que han que­ri­do dar un sal­to y aho­ra or­ga­ni­zan tam­bién ac­ti­vi­da­des pa­ra la edu­ca­ción en va­lo­res de alum­nos de ESO, en­cuen­tros pa­ra

Han da­do con la fór­mu­la pa­ra des­per­tar va­lo­res co­mo la em­pa­tía y la so­li­da­ri­dad. “No son gu­rús de fe­li­ci­dad, sino gen­te au­tén­ti­ca con his­to­rias reales”. Mª Fran­co

co­lec­ti­vos en ries­go de ex­clu­sión so­cial o ce­nas-co­lo­quio don­de el ob­je­ti­vo es ins­pi­rar a pro­fe­sio­na­les. De­trás de esa ac­ti­vi­dad se en­cuen­tran sie­te mu­je­res que con­ser­van la ilu­sión de quie­nes creen en lo que ha­cen. “No trae­mos a gu­rús de fe­li­ci­dad, es gen­te au­tén­ti­ca que cuen­ta his­to­rias per­so­na­les y creo que por eso fun­cio­na”, ex­pli­ca María Fran­co, di­rec­to­ra ge­ne­ral de la fundación.

Ha­cer la vi­da más sen­ci­lla

Pue­de que, sin po­ner­nos en an­te­ce­den­tes, nun­ca hu­bié­ra­mos ima­gi­na­do a Pas­to­ra Vega ha­blan­do con mu­cho sen­ti­do del hu­mor so­bre có­mo qui­tar­le hie­rro a la me­no­pau­sia. Ni a la mo­de­lo Lau­ra Sánchez im­par­tien­do una char­la in­for­mal so­bre có­mo ser una ove­ja blan­ca y lo­grar que los de­más te acep­ten; o a Ri­chard Vaughn con­tan­do có­mo apren­der in­glés de una vez. Pe­ro lo cier­to es que lo hi­cie­ron, y gra­tui­ta­men­te, con el úni­co ob­je­ti­vo de ayu­dar. Es­pe­ra­ban que su ex­pe­rien­cia sir­vie­ra de al­go a los de­más, igual que el res­to de po­nen­tes que pa­sa se­ma­nal­men­te por el es­pa­cio Có­mo, un lu­gar crea­do con la in­ten­ción de mos­trar­nos có­mo ha­cer la vi­da más sen­ci­lla. “Pen­sa­mos que en un país en cri­sis, tal vez ha­cía fal­ta en le­van­tar un po­co la con­fian­za. Te­ne­mos

una pa­sión tre­men­da, pe­ro es­tá dor­mi­da”, ex­pli­ca Pi­lar An­to­ñan­zas, di­rec­to­ra de con­te­ni­dos de el es­pa­cio Có­mo. “In­ten­ta­mos dar­le la vuel­ta a los pro­ble­mas pa­ra po­ner­los a nues­tro fa­vor y que el po­nen­te ha­ga de es­pe­jo, de for­ma que el pú­bli­co pue­da ver­se re­fle­ja­do y sien­ta que la ex­pe­rien­cia le pue­de ser­vir”. To­do co­men­zó ha­ce dos años, tras la re­pen­ti­na muer­te de Pa­blo An­to­ñan­zas, uno de los fun­da­do­res de la agen­cia Co­mu­ni­ca+a, la em­pre­sa que ha­bía crea­do jun­to a dos de sus her­ma­nos. Su her­ma­na Pi­lar cuen­ta que no su­pie­ron có­mo afron­tar su pér­di­da. “Nos que­da­mos de­sola­dos, con una emo­ción que no sa­bía­mos ges­tio­nar. Que­ría­mos trans­for­mar ese do­lor en al­go que ayu­da­ra”,

“Te­ne­mos una pa­sión tre­men­da, pe­ro es­tá dor­mi­da”. Pi­lar An­to­ñan­zas

ex­pli­ca. Fue así co­mo ella y sus her­ma­nos pen­sa­ron en ha­cer al­go que ha­bla­se de Pa­blo. “Era un hom­bre muy ca­ris­má­ti­co que ha­cía las co­sas más sen­ci­llas. Ali­ge­ra­ba, des­dra­ma­ti­za­ba y se reía de su som­bra, pe­ro so­bre to­do sa­bía los tru­cos pa­ra vi­vir me­jor. Y esos tru­cos con­sis­ten en ha­cer las co­sas más sim­ples”, ex­pli­ca.

Ma­gia y au­ten­ti­ci­dad

Tras tres me­ses pre­pa­ran­do un es­pa­cio en el que no hu­bie­ra ba­rre­ras con el pú­bli­co, la pri­me­ra po­nen­te en­tró en es­ce­na. La co­ci­ne­ra Sa­mant­ha Va­lle­jo-ná­je­ra se si­tuó en el cen­tro de la sa­la y di­ser­tó so­bre có­mo im­pro­vi­sar sin que na­die lo no­te. Fue un éxi­to ro­tun­do. “Hay mu­cho de ma­gia. Qui­zá por­que los po­nen­tes sa­ben que la gen­te no ha pa­ga­do; el pú­bli­co sa­be que no­so­tros tam­po­co lo he­mos he­cho, y tie­nen cla­ro que unos vie­nen a apren­der y los otros, a con­tar­les lo que sa­ben por si les sir­ve. Hay más piel y me­nos Po­wer point que en otras po­nen­cias”, ex­pli­ca An­to­ñan­zas, quien ase­gu­ra que par­te del éxi­to es esa au­ten­ti­ci­dad. Por allí han pa­sa­do ma­gos, com­po­si­to­res, ac­to­res, em­pre­sa­rios, se­xó­lo­gas, nu­tri­cio­nis­tas... Unos, fa­mo­sos. Otros, anó­ni­mos. Pe­ro to­dos han com­ple­ta­do el afo­ro. “So­mos un país es­tu­pen­do, so­lo nos fal­ta bai­lar más, ce­le­brar más, es­cu­char más. Y pa­ra eso es­ta­mos aquí”, di­ce Pi­lar An­to­ñan­zas con­ven­ci­da.

De izq.a dcha.: Jen­ni­fer Tee­ge, Pe­dro Gar­cía Agua­do, Ale­xia Viei­ra y En­ha­med En­ha­med.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.