Sen­ti­mien­tos. Ren­di­dos a la me­lan­co­lía.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Portada - ISA­BEL MENÉNDEZ, psi­có­lo­ga

EEn las reunio­nes na­vi­de­ñas hay abun­dan­cia de co­mi­da, so­li­da­ri­dad y bue­nos de­seos. Es co­mo si se in­ten­ta­ran sa­tis­fa­cer, de una for­ma sim­bó­li­ca, las dos gran­des ne­ce­si­da­des del ser hu­mano: el ham­bre y el amor. Se di­ce que la in­fan­cia es la pa­tria del hom­bre y to­dos sa­be­mos que la Na­vi­dad es el tiem­po de los ni­ños. No hay más que ob­ser­var la ale­gría de los más pe­que­ños pa­ra dar­nos cuen­ta de que, mu­cho de lo que ocu­rre en es­tas fe­chas, es­tá di­ri­gi­do a ellos y al ni­ño que to­dos los adul­tos fui­mos. La for­ma en que ha­ya­mos vi­vi­do es­tas fe­chas en nues­tra in­fan­cia de­ter­mi­na­rá tam­bién nues­tro fu­tu­ro ca­da vez que vuel­van. Si tu­vi­mos ex­pe­rien­cias in­fe­li­ces, se vol­ve­rá a su­frir una cier­ta tris­te­za. La re­pe­ti­ción de es­te sen­ti­mien­to es un me­ca­nis­mo psi­co­ló­gi­co, cu­yo ob­je­ti­vo es des­gas­tar las emo­cio­nes que nos que­da­ron den­tro y que no pu­die­ron ser ex­pre­sa­das de for­ma ade­cua­da. Es­to no ocu­rre si se dis­fru­ta­ron en la in­fan­cia unas na­vi­da­des fe­li­ces, in­clu­so aun­que en la ac­tua­li­dad ha­ya pro­ble­mas. Por es­ta cau­sa, y por pa­ra­dó­ji­co que pa­rez­ca, pue­de su­ce­der que per­so­nas con una vi­da re­la­ti­va­men­te afor­tu­na­da sien­tan de­pre­sio­nes, sin sa­ber por qué, cuan­do se acer­ca la Na­vi­dad. En cam­bio, otras con una si­tua­ción más pre­ca­ria pue­den dis­fru­tar de las fies­tas por­que sus re­cuer­dos son un ca­pi­tal que les ayu­da a so­bre­lle­var las ad­ver­si­da­des. El sen­ti­mien­to de­pre­si­vo se or­ga­ni­za cuan­do no he­mos asu­mi­do las pér­di­das que han mar­ca­do nues­tra vi­da. A ello sue­le aña­dir­se un sen­ti­mien­to de des­va­lo­ri­za­ción pro­fun­da de no­so­tros mis­mos. La ma­ne­ra en que apren­de­mos a va­lo­rar­nos nos vie­ne da­da: así co­mo nos mi­ra­ron nues­tros pa­dres, así ha­bre­mos apren­di­do a ver­nos. La familia mo­de­la nues­tra sub­je­ti­vi­dad pe­ro, afor­tu­na­da­men­te no lo es to­do. Si bien la his­to­ria nos de­ter­mi­na, siem­pre ten­dre­mos un mar­gen de li­ber­tad pa­ra ac­tuar so­bre ella. Una for­ma de re­pa­rar nues­tras he­ri­das in­fan­ti­les aso­cia­das a es­tas fies­tas es in­ten­tar ex­pe­ri­men­tar, aho­ra con los pro­pios hi­jos, lo que nos di­je­ron que sim­bo­li­za­ban y no lo que en reali­dad pa­de­ci­mos.

La tris­te­za sur­ge cuan­do no he­mos asu­mi­do las pér­di­das que he­mos su­fri­do. Ca­da año, las fies­tas nos re­cuer­dan la “obli­ga­ción” de ser fe­li­ces, y mu­chas per­so­nas ocul­tan su tris­te­za. ¿Por qué nos sen­ti­mos pro­pen­sos a la de­pre­sión? En los re­cuer­dos de nues­tra in­fan­cia es­tá la cla­ve.

Re­pen­sar el pa­sa­do

Te­re­sa se po­nía tris­te cuan­do se apro­xi­ma­ba la No­che­bue­na y no sa­bía por qué. Ha­bía con­se­gui­do for­mar una pa­re­ja que fun­cio­na­ba muy bien. Te­nía un tra­ba­jo que le en­can­ta­ba. Po­día con­si­de­rar­se una mu­jer afor­tu­na­da. En­ton­ces, ¿de dón­de le ve­nía es­ta tris­te­za? Pro­ce­día de an­ti­guas escenas que ha­bían de­ja­do en ella una pe­sa­da car­ga de emo­cio­nes aso­cia­das a las fies­tas de Na­vi­dad. Cuan­do era ni­ña, en ca­sa se es­pe­ra­ba la lle­ga­da de su pa­dre a la ce­na de No­che­bue­na con una in­quie­tud más ele­va­da de lo nor­mal. La ra­zón de esa sen­sa­ción se de­bía a que su pa­dre be­bía mu­cho. Du­ran­te mu­chos años, Te­re­sa no su­po dis­tin­guir si su ma­dre exa­ge­ra­ba o su pa­dre se pa­sa­ba con la be­bi­da. Era co­mo si tu­vie­ra que ele­gir a uno de los dos. El amor por su pa­dre y su cor­ta edad le im­pe­dían me­dir la reali­dad de for­ma ade­cua­da. Y así le que­dó una amal­ga­ma de sen­ti­mien­tos de mie­do e in­tran­qui­li­dad aso­cia­dos a es­ta no­che. Es­tas sen­sa­cio­nes fue­ron des­apa­re­cien­do gra­cias a sus dos hi­jos y su pa­re­ja. La tris­te­za que le ata­ca­ba en es­tas fe­chas se fue des­gas­tan­do y aca­ba­ron con­vir­tién­do­se en días fe­li­ces pa­ra to­dos. Las mu­je­res sue­len sen­tir­se un po­co so­bre­car­ga­das en es­tas fe­chas por­que se in­vo­lu­cran mu­cho en to­dos los queha­ce­res de re­unir a la familia, po­dría­mos su­po­ner que se de­pri­men más, pe­ro sin em­bar­go, la ac­ti­vi­dad en la que se em­bar­can se pue-

de uti­li­zar co­mo un me­ca­nis­mo de de­fen­sa con­tra la de­pre­sión. Otro de los mo­ti­vos que pue­den pro­mo­ver una cier­ta tris­te­za en es­ta épo­ca del año es si se ha su­fri­do la pér­di­da re­cien­te de al­gún fa­mi­liar, por­que au­sen­cia se no­ta más en es­tas fe­chas. Los pri­me­ros años des­pués de la muer­te de al­guno de nues­tros ma­yo­res te­ne­mos que so­por­tar el hue­co que de­ja­ron. In­clu­so po­de­mos sen­tir una cier­ta ra­bia por sen­tir­nos aban­do­na­dos. Ese mie­do a la pér­di­da del amor nos con­du­ce a la an­te­sa­la de la de­pre­sión. El duelo por el au­sen­te ne­ce­si­ta un tiem­po de ela­bo­ra­ción. Pa­ra su­pe­rar­lo es pre­ci­so que des- apa­rez­can tam­bién cul­pas y au­to­rre­pro­ches, en el ca­so de que los ha­ya. Los que se fue­ron que­dan en el re­cuer­do y for­man par­te, pa­ra siem­pre, de nues­tra his­to­ria, que des­de su des­apa­ri­ción ya no se­rá co­mo has­ta aho­ra. Las na­vi­da­des re­cu­pe­ran al­go pa­sa­do y se­ña­lan el pa­so del tiem­po.

El mie­do a la pér­di­da del amor es una an­te­sa­la ha­cia la de­pre­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.