Jen­ni­fer Law­ren­ce

“LAS RE­DES HAN AYU­DA­DO A QUE MI GE­NE­RA­CIÓN TEN­GA VOZ”

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - De Cerca -

Se ha con­ver­ti­do en la ac­triz me­jor pa­ga­da del mun­do y es­tá a pun­to de es­tre­nar Joy, por la que ha si­do no­mi­na­da a los Glo­bos de Oro.

Des­cu­bri­mos con Dior Ad­dict a una mu­jer úni­ca, que so­lo quie­re ser ella mis­ma. Por A. Una­muno / Fo­tos: Lui­gi & Ian­go

Si las es­tre­llas se en­sam­bla­ran en una fá­bri­ca, Jen­ni­fer Law­ren­ce ja­más hu­bie­ra pa­sa­do el per­ti­nen­te con­trol de ca­li­dad. Y no por fal­ta de ta­len­to o por­que su be­lle­za (es tan gua­pa, tan ru­bia y tan sexy co­mo cual­quie­ra otra) no se ajus­te a los di­cho­sos cá­no­nes, sino por­que a sus 25 años ja­más se ha pres­ta­do al jue­go de pre­ten­der ser (o pa­re­cer) per­fec­ta. Ha de­cla­ra­do pú­bli­ca­men­te su odio acé­rri­mo a las die­tas y los gim­na­sios (aun­que, ob­via­men­te, tam­po­co los ne­ce­si­ta), no vi­ve ob­se­sio­na­da con mar­car ni se­guir las ten­den­cias y, so­bre to­do, ha­bla y se desen­vuel­ve sin ate­ner­se al ma­nual de la per­fec­ta jo­ven estrella. Sus tro­pe­zo­nes (tan­to li­te­ra­les co­mo ver­ba­les) for­man ya par­te de su le­yen­da, igual que su fal­ta ab­so­lu­ta de fil­tro en las en­tre­vis­tas o su ve­na reivin­di­ca­ti­va y fe­mi­nis­ta. Por eso re­sul­ta tan re­fres­can­te. Y por eso su éxi­to es­tá sien­do tan in­con­tes­ta­ble. Aun­que ha­ce ape­nas cin­co años era una com­ple­ta des­co­no­ci­da, aho­ra es, sin du­da, la estrella que es­tá lla­ma­da a do­mi­nar la car­te­le­ra du­ran­te la pró­xi­ma década.

Law­ren­ce, que cre­ció en Ken­tucky, te­nía 14 años cuan­do un fo­tó­gra­fo la des­cu­brió du­ran­te un via­je fa­mi­liar a Nue­va York. Ja­más ha­bía re­ci­bi­do una cla­se de interpretación, pe­ro con 20 años lo­gra­ba su pri­me­ra no­mi­na­ción al Os­car por Win­ter’s bo­ne. Dos años más tar­de, re­co­gía la es­ta­tui­lla (tras un tro­pe­zón an­to­ló­gi­co so­bre el es­ce­na­rio) por El la­do bueno de las co­sas. Ape­nas te­nía 22 años y ha­bía con­se­gui­do el

La ac­triz Jen­ni­fer Law­ren­ce con look y ma­qui­lla­je de Dior.

más di­fí­cil to­da­vía: ser la pro­ta­go­nis­ta de una ar­chi­fa­mo­sa fran­qui­cia y, al mis­mo tiem­po, con­ver­tir­se en una ac­triz res­pe­ta­da y con un Os­car en la es­tan­te­ría. “De­ci­dí ha­cer Los jue­gos del ham­bre por la mis­ma ra­zón por la que he he­cho tam­bién pe­lí­cu­las in­die. Lo que me in­tere­sa son los per­so­na­jes y las his­to­rias que pue­do con­tar. Y eso no tie­ne na­da que ver con el pre­su­pues­to”, ex­pli­ca.

Aca­ba de des­pe­dir­se de Los jue­gos del ham­bre, la sa­ga que le ha cam­bia­do la vi­da, y el 8 de enero es­tre­na­rá Joy, tra­ba­jo por el que ya ha re­ci­bi­do una no­mi­na­ción a los Glo­bos de Oro y, se­gún di­cen to­das las qui­nie­las, le trae­rá tam­bién su cuar­ta no­mi­na­ción al Os­car en cin­co años. Una co­me­dia de Da­vid O. Rus­sell (que ya la di­ri­gió en La gran es­ta­fa ame­ri­ca­na y El la­do bueno de las co­sas) en la que in­ter­pre­ta a una sen­ci­lla tra­ba­ja­do­ra de Long Is­land que aca­ba con­vir­tién­do­se en in­ven­to­ra y estrella de la te­le­tien­da.

“Me in­tere­san los per­so­na­jes y las his­to­rias que cuen­tan, más allá del pre­su­pues­to”.

Es la ac­triz me­jor pa­ga­da: el año pa­sa­do se em­bol­só 53 mi­llo­nes de dó­la­res.

Pe­ro Law­ren­ce ha con­se­gui­do al­go más tras­cen­den­te que su pro­pia ca­rre­ra: cam­biar la per­cep­ción de Holly­wood acer­ca de las fran­qui­cias con pro­ta­go­nis­ta fe­me­ni­na. No es pa­ra me­nos: las tres pri­me­ras en­tre­gas de Los jue­gos del ham­bre re­cau­da­ron más de 2.300 mi­llo­nes de dó­la­res en to­do el mun­do. Y ella tam­bién se ha lle­va­do un buen pe­lliz­co. Se­gún la re­vis­ta For­bes, Law­ren­ce es la ac­triz me­jor pa­ga­da del mun­do des­pués de ha­ber­se em­bol­sa­do 53 mi­llo­nes de dó­la­res so­lo el año pa­sa­do. El sa­la­rio de la ac­triz ha si­do un te­ma con­tro­ver­ti­do des­de que el ci­be­ra­ta­que que su­frió Sony el año pa­sa­do de­jó al des­cu­bier­to que tan­to ella co­mo Amy Adams ha­bían co­bra­do sa­la­rios sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te in­fe­rio­res a los de sus com­pa­ñe­ros de re­par­to mas­cu­li­nos en La gran es­ta­fa ame­ri­ca­na.

Ni di­fí­cil ni mal­cria­da

La po­lé­mi­ca hi­zo aflo­rar su par­te más reivin­di­ca­ti­va. “Cuan­do des­cu­brí que co­bra­ba mu­cho me­nos que la gen­te afor­tu­na­da con pe­nes, no me en­fa­dé con Sony, me en­fa­dé con­mi­go mis­ma. Ha­bía fa­lla­do co­mo ne­go­cia­do­ra por­que ha­bía ti­ra­do la toa­lla de­ma­sia­do pron­to”, es­cri­bía la ac­triz en una car­ta pu­bli­ca­da en la news­let­ter de su ami­ga, Le­na Dun­ham. “Sien­do ho­nes­ta con­mi­go mis­ma, hu­bo un ele­men­to, el de caer bien, que in­flu­yó en mi de­ci­sión de no pe­lear más. No que­ría pa­re­cer di­fí­cil o mal­cria­da. En aquel mo­men­to, me pa­re­ció una bue­na idea, has­ta que com­pro­bé que ca­da hom­bre que ha­bía tra­ba­ja­do con­mi­go en aque­lla pe­lí­cu­la no se ha­bía preo­cu­pa­do por re­sul­tar di­fí­cil o mal­cria­do”, es­cri­bía Law­ren­ce, sa­cán­do­le los co­lo­res a una in­dus­tria que si­gue azo­ta­da por la la­cra del se­xis­mo, pe­ro tam­bién exi­gien­do una po­si­ción más fir­me de las mu­je­res en sus exi­gen­cias la­bo­ra­les.

La car­ta mar­có un an­tes y un des­pués en su ima­gen pú­bli­ca. Law­ren­ce ya no es so­la­men­te un soplo de ai­re fres­co por sus di­ver­ti­das re­ve­la­cio­nes, tam­bién por ha­ber de­nun­cia­do al­go que al­gu­nas ac­tri­ces con­sa­gra­das nun­ca se han atre­vi­do a po­ner so­bre la me­sa. “Es im­por­tan­te te­ner una opi­nión so­bre las co­sas.

Aun­que yo no for­mo par­te de las re­des so­cia­les, re­co­noz­co que han con­tri­bui­do a que mi ge­ne­ra­ción ten­ga su pro­pia voz, al­go que an­tes no pa­sa­ba”.

Por to­do eso, Law­ren­ce tam­bién se ha con­ver­ti­do en un au­tén­ti­co imán pa­ra las mar­cas. Es ima­gen de Dior des­de 2012. “Co­mo mu­chas otras co­sas que me es­tán pa­san­do, aún me cues­ta creer­lo. Cre­cí vien­do el gla­mour que des­pren­dían las es­tre­llas cuan­do ves­tían de Dior. Por eso, es un ho­nor pa­ra mí ser su ima­gen –ex­pli­ca–. No cre­cí con es­te ti­po de opor­tu­ni­da­des y si­go com­pran­do co­sas ba­ra­tas... Pe­ro me gus­ta que la gen­te que no tie­ne el pre­su­pues­to ne­ce­sa­rio pa­ra com­prar la ro­pa, ten­ga ac­ce­so a lo que es­ta mar­ca re­pre­sen­ta si un pin­ta­la­bios les ha­ce sen­tir bien cuan­do se pre­pa­ran pa­ra una oca­sión es­pe­cial. Yo me iden­ti­fi­co con ese sen­ti­mien­to. Por­que sen­tir­se gua­pa es lo más im­por­tan­te pa­ra es­tar gua­pa”.

El la­do sexy de una mu­jer segura

Qui­zá por eso, Law­ren­ce no si­gue in­ter­mi­na­bles ri­tua­les de be­lle­za. “Me la­vo la ca­ra cuan­do me le­van­to y me la hi­dra­to”. Pun­to. Es lo que apren­dió en ca­sa y to­do lo que ne­ce­si­ta a sus 25 años. “Mi ma­dre y mi abue­la nun­ca han se­gui­do un ri­tual de be­lle­za. Y yo soy igual. Siem­pre he tra­ta­do de en­con­trar mi va­lor en ser una bue­na ami­ga, en tra­tar de ha­cer reír a la gen­te y en ser to­do lo in­te­li­gen­te que mi ce­re­bro me per­mi­ta. Es me­jor bus­car tu for­ta­le­za en al­go que siem­pre va­yas a te­ner. Es de­cir, en tu ca­be­za, en tu sen­ti­do del hu­mor y en el he­cho de ser una bue­na per­so­na”.

Sin em­bar­go, pa­ra al­guien co­mo ella, que de­be en­fren­tar­se a me­nu­do a las al­fom­bras ro­jas, cui­dar su look tam­bién va en el suel­do. “Su­pon­go que, co­mo a cual­quier chi­ca, mi ima­gen me preo­cu­pa más de lo que me gus­ta­ría. Pe­ro ca­da vez que pien­so en lo que me que­rría cam­biar de mi mis­ma, me pre­gun­to: “¿De­ja­ría de beber vino du­ran­te la ce­na o de co­mer hi­dra­tos des­pués de las cua­tro de la tar­de? ¿Es­toy dis­pues­ta a tan­to so­lo pa­ra te­ner un as­pec­to con­cre­to?”. Y la res­pues­ta es no. Pre­fie­ro te­ner una ta­lla ma­yor y se­guir co­mien­do. Y soy fe­liz”.

Tam­po­co ha te­ni­do que con­ver­tir­se en es­cla­va de la bás­cu­la pa­ra ser una de las ac­tri­ces más sexys. “La con­fian­za es lo que te ha­ce ser gua­pa y sexy. Cuan­do te sien­tes ge­nial, se no­ta”. Ha­ce dos años, Law­ren­ce con­fe­sa­ba en es­ta mis­ma re­vis­ta que, a pe­sar de la dul­ce eta­pa pro­fe­sio­nal que vi­vía, no es­ta­ba en su me­jor mo­men­to. “Mi vi­da per­so­nal, tal y co­mo yo la co­no­cía, es­tá arrui­na­da. Ten­go que cons­truir­me una nue­va. Eso es du­ro y lle­va­rá su tiem­po, pe­ro su­pon­go que lle­ga­ré ahí...”, de­cía en­ton­ces.

Sin ins­truc­cio­nes

Y, efec­ti­va­men­te, ha lle­ga­do. Aho­ra, Jen­ni­fer Law­ren­ce ha acep­ta­do que, mal que le pe­se, los pa­pa­raz­zi for­man par­te de su vi­da y ha desa­rro­lla­do una co­ra­za an­te in­tro­mi­sio­nes más o me­nos in­có­mo­das –co­mo el es­cru­ti­nio de sus re­la­cio­nes con el ac­tor Ni­cho­las Hoult o el can­tan­te Ch­ris Mar­tin– y otras ab­so­lu­ta­men­te inad­mi­si­bles, co­mo el ro­bo de unas fo­tos pri­va­das en las que apa­re­cía des­nu­da. Pa­ra man­te­ner la cor­du­ra, Law­ren­ce pre­fie­re con­cen­trar­se en el tra­ba­jo. De he­cho, aca­ba de anun­ciar que di­ri­gi­rá su pri­mer lar­go­me­tra­je, Pro­ject Delirium, mien­tras ter­mi­na de ro­dar la pe­lí­cu­la de cien­cia ficción Pas­sen­gers por la que, por cier­to, se em­bol­sa­rá 20 mi­llo­nes de dó­la­res.

Es ob­vio que ha apren­di­do a ne­go­ciar su suel­do, pe­ro tam­bién a desen­vol­ver­se con sol­tu­ra en un ne­go­cio que ha te­ni­do que ren­dir­se a la evi­den­cia de que las es­tre­llas sin ma­nual de ins­truc­cio­nes pue­den fun­cio­nar me­jor que aque­llas que fue­ron en­sam­bla­das en la abu­rri­da ca­de­na de mon­ta­je.

“Sen­tir­se gua­pa es

lo más im­por­tan­te pa­ra es­tar

gua­pa”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.