No­so­tros.

Nue­va vi­da en pa­re­ja.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario - ISA­BEL MENÉNDEZ, psi­có­lo­ga

EEn­re­da­dos en las ac­ti­vi­da­des de la vi­da co­ti­dia­na, mu­chas ve­ces se des­cui­da la re­la­ción pen­san­do que no hay que ali­men­tar­la. Se su­po­ne que el amor se ha­ce so­lo, que no ne­ce­si­ta tiem­po, sin em­bar­go, no es así. Es­cu­char al otro lle­va es­fuer­zo, y más si se es­tá can­sa­do; pe­ro si no se ha­ce, la re­la­ción se aca­ba de­te­rio­ran­do. Se acu­mu­lan re­sen­ti­mien­tos y en al­gún mo­men­to el víncu­lo es­ta­lla.

En es­tos días, con la can­ti­dad de reunio­nes fa­mi­lia­res y ac­ti­vi­da­des con com­pa­ñe­ros y ami­gos, qui­zá se lle­ga a es­tar sa­tu­ra­do, pe­ro tam­bién pue­de ser un buen mo­men­to pa­ra ali­men­tar la re­la­ción amo­ro­sa y dis­fru­tar en pa­re­ja.

Sofía ha­bía de­ci­di­do pa­sar el fin de se­ma­na de año nue­vo con su pa­re­ja, fue­ra de su ciu­dad, pa­ra in­ten­tar re­en­con­trar­se con él. Desea­ba ha­cer­le una pro­pues­ta pa­ra de­ci­dir si se­guían jun­tos el via­je vi­tal que co­men­za­ba es­te año, pues el pa­sa­do ha­bía si­do ma­lo y ha­bían es­ta­do a pun­to de rom­per. Des­pués de plan­tear­se es­ta rup­tu­ra, y an­tes de ha­blar con él, co­men­zó a du­dar ¿Ya no que­da­ba na­da en­tre ellos? ¿Le da­ba mie­do se­pa­rar­se o es que en reali­dad no que­ría? ¿Le se­guía que­rien­do? ¿Se sen­tía que­ri­da?

De­ci­dió co­men­zar una psi­co­te­ra­pia psi­coa­na­lí­ti­ca pa­ra in­ves­ti­gar qué le pa­sa­ba y de­ci­dir si desea­ba o no aban­do­nar la re­la­ción. En el po­co tiem­po que lle­va­ba en tra­ta­mien­to se ha­bía da­do cuen­ta de bas­tan­tes co­sas. No so­por­ta­ba al­gu­nas ca­rac­te­rís­ti­cas de Fer­mín que nun­ca se ha­bía atre­vi­do a se­ña­lar­le. Pe­ro tam­po­co se ex­pli­ca­ba có­mo las dis­cu­sio­nes ha­bían in­va­di­do la re­la­ción en tan po­co tiem­po. Se en­fa­da­ban por cual­quier asun­to de la vi­da co­ti­dia­na y el dis­gus­to se re­sol­vía en pe­leas ver­ba­les que no con­du­cían a con­clu­sión al­gu­na. No se da­ban tiem­po pa­ra pen­sar qué es­ta­ba ocu­rrien­do, así que ig­no­ra­ban las ra­zo­nes por las que su re­la­ción se de­te­rio­ra­ba tan de­pri­sa. Lo ha­bi­tual era que se es­tan­ca­ran en ar­gu­men­tos y con­trar­gu­men­tos que in­ten­ta­ban pro­bar que la cul­pa era del otro. Se ol­vi­da­ban de que en la re­la­ción de pa­re­ja, por lo ge­ne­ral, no hay cul­pas, sino res­pon­sa­bi­li­da­des. Y de eso se tra­ta­ba, de ave­ri­guar de qué era res­pon­sa­ble ca­da uno.

Ha­blar sin agre­dir

Sofía no po­día so­por­tar que Fer­mín no la es­cu­cha­ra cuan­do ha­bla­ba de los con­flic­tos que te­nía en su tra­ba­jo. Fer­mín, por su par­te, in­ten­ta­ba qui­tar­le im­por­tan­cia, por­que ne­ce­si­ta­ba que Sofía no tu­vie­ra nin­gún pro­ble­ma. Él que­ría que ella fue­ra fuer­te y siem­pre es­tu­vie­ra dis­pues­ta pa­ra ayu­dar­le. Am­bos eran de­ma­sia­do de­pen­dien­tes del co­bi­jo del otro, por­que ha­bían su­fri­do una ca­ren­cia afec­ti­va de­ma­sia­do alta en su in­fan­cia. Pe­ro no po­dían re­co­no­cer es­ta ca­ren­cia, más bien so­lo que­rían mos­trar lo mu­cho que am­bos da­ban y lo po­co que pe­dían. No sa­bían que en su amor ha­bía in­flui­do mu­cho lo iden­ti­fi­ca­dos que se sen­tían in­cons­cien­te­men­te en ese as­pec­to. Am­bos pro­yec­ta­ban su de­bi­li­dad en el otro, de­ci­di­dos a ver só­lo el la­do fuer­te, pe­ro no el ne­ce­si­ta­do. Es­te la­do era el que pe­dían que el otro cu­brie­ra, aun­que no lo re­co­no­cían.

Si no se es­cu­cha, el re­sen­ti­mien­to apa­re­ce y el víncu­lo pue­de es­ta­llar.

El cam­bio de año se­ña­la una tran­si­ción. Un tiem­po pa­ra ha­cer ba­lan­ce e in­ten­tar re­sol­ver lo que no es­tá fun­cio­nan­do. Ha lle­ga­do el mo­men­to de de­fen­der y re­no­var el amor por el otro.

Cuan­do Sofía co­men­zó a ver en el tra­ta­mien­to al­go de lo que le ocu­rría a ella, pen­só en pro­po­ner a Fer­mín una nue­va for­ma de re­la­cio­nar­se que em­pe­za­ba con el nue­vo año. Y en po­co tiem­po, si no me­jo­ra­ba la re­la­ción, tam­bién él ten­dría que acu­dir a un tra­ta­mien­to pa­ra ver qué es lo que le pa­sa­ba. En prin­ci­pio, de­ci­die­ron res­ca­tar una tar­de a la se­ma­na so­lo pa­ra ellos. Y ha­blar de lo que a ca­da uno no le gus­ta­ba sin que el otro se sin­tie­ra agre­di­do.

Mu­chas re­la­cio­nes de pa­re­ja acu­mu­lan ren­co­res por­que en su mo­men­to no se per­mi­tie­ron ha­blar y re­co­no­cer lo que no les gus­ta­ba del otro y pac­tar pa­ra lle­gar a un acuer-

do. Con fre­cuen­cia, lo que no gus­ta del otro es que no cu­bre una de­man­da que le ha­ce­mos. En oca­sio­nes, se quie­re ha­cer de la pa­re­ja la per­so­na que pue­da sa­tis­fa­cer to­da nues­tra de­man­da afec­ti­va, pe­ro en la gran ma­yo­ría de las oca­sio­nes no pue­de ha­cer­lo.

Se­ría con­ve­nien­te pre­gun­tar­se si se quie­re con­ver­tir al otro en el úni­co res­pon­sa­ble de esa de­man­da afec­ti­va. ¿Has­ta dón­de se re­co­no­ce la de­pen­den­cia del otro en el amor?

Cuan­do ele­gi­mos una pa­re­ja, si­tua­mos a ese otro en el cen­tro de una ma­re­ja­da pul­sio­nal que ha­bi­ta el in­cons­cien­te de ca­da uno, trans­fe­ri­mos par­te de nues­tros an­ti­guos afec­tos a la pa­re­ja ele­gi­da y le ha­ce­mos de­po­si­ta­rio de una de­man­da cu­yos des­ti­na­ta­rios ori­gi­na­les eran otros: las per­so­nas que qui­si­mos en nues­tra in­fan­cia. Te­ne­mos que apren­der a des­pe­dir­nos de lo que qui­zá nun­ca tu­vi­mos, pa­ra dar la bien­ve­ni­da a lo que po­de­mos lle­gar a cons­truir con la per­so­na que he­mos ele­gi­do pa­ra com­par­tir la vi­da.

Hay que apren­der a de­cir que no y acep­tar que el otro tam­bién pue­de ha­cer­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.