Mu­je­res en pri­me­ra lí­nea. Jet­sun Pe­ma.

JET­SUN PE­MA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

En el ca­so de la rei­na con­sor­te de Bu­tán, el clásico “Éra­se una vez” es obli­ga­do. La lla­ve má­gi­ca pa­ra en­trar en un país de cuen­to de ha­das, el del rey de un di­mi­nu­to país co­ro­na­do por mon­ta­ñas que se pren­dó de una ple­be­ya, renunció a la po­li­ga­mia por su amor y la con­vir­tió en rei­na a los pies del Hi­ma­la­ya. Fue en una bo­da bu­dis­ta, al día si­guien­te de la Lu­na lle­na de oc­tu­bre (co­mo man­da­ba la as­tro­lo­gía), en un mo­nas­te­rio for­ta­le­za del si­glo XVII y con un atrez­zo que pa­só a ali­men­tar el ima­gi­na­rio po­pu­lar tras pu­bli­car la no­via su ál­bum de fo­tos con el tí­tu­lo Jo­ya de la Co­ro­na. Una cos­tum­bre que ha per­pe­tua­do con un ca­len­da­rio di­gi­tal de des­car­ga gra­tui­ta pa­ra de­lei­te de sus súb­di­tos, a quie­nes da­rá pron­to un he­re­de­ro.

La jo­ven­cí­si­ma Jet­sun Pe­ma –tie­ne 25 años– es fe­liz con el quin­to “rey dra­gón”, por­que en aque­llos con­fi­nes la fe­li­ci­dad es­tá ca­ta­lo­ga­da co­mo nor­mal. La be­lla es so­be­ra­na del país más fe­liz del pla­ne­ta, pues aquí el bie­nes­tar es un asun­to de Es­ta­do y por­que así lo di­cen las es­ta­dís­ti­cas in­ter­na­cio­na­les. Tan­to que la di­nas­tía a la que per­te­ne­ce, la Wang­chuck, acu­ñó en los años 70 el con­cep­to de Fe­li­ci­dad Na­cio­nal Bru­ta (fren­te al PIB) que, si­guien­do la fi­lo­so­fía bu­dis­ta, per­si­gue in­ten­si­fi­car el bie­nes­tar hu­mano ga­ran­ti­zan­do cier­tos de­re­chos so­cia­les, sin pro­mo­ver los lo­gros ma­te­ria­les, ol­vi­dán­do­se del tu­ris­mo ma­si­vo y la glo­ba­li­za­ción, y cen­trán­do­se en las tra­di­cio­nes de la et­nia druk­pa, de ori­gen ti­be­tano.

La ima­gen de Jet­sun re­sul­ta tan fas­ci­nan­te que ya ha si­do bau­ti­za­da co­mo “la Ka­te del Hi­ma­la­ya” (por la du­que­sa de Cam­brid­ge), pues­to que las dos se des­po­sa­ron con sus prín­ci­pes el mis­mo año. Pe­ro po­dría ser tam­bién una “Ra­nia de las mon­ta­ñas”, ves­ti­da ca­si siem­pre a la ma­ne­ra tra­di­cio­nal, con mag­ní­fi­cos ro­pa­jes con cien­tos de ho­ras de ar­te­sa­nía de­trás. La ki­ra, el ves­ti­do de su bo­da, cos­tó tres años de tra­ba­jo. Y eso no es na­da ex­tra­or­di­na­rio, por­que a los de su pue­blo ella es la re­en­car­na­ción de una dio­sa, la flor de lo­to e in­clu­so la Lu­na.

Pe­ro los pies de la so­be­ra­na es­tán fir­mes en la tie­rra. De he­cho, ella ha te­ni­do mu­cho que ver con el aban­dono del ab­so­lu­tis­mo en un Es­ta­do que, has­ta 1999, prohi­bía la te­le­vi­sión y el ac­ce­so a in­ter­net. Es­te úl­ti­mo, el de in­ter­net, es un te­rri­to­rio en el que ella tam­bién rei­na. Pe­ro los mó­vi­les y Fa­ce­book, no nos en­ga­ñe­mos, con­vi­ven con los ara­dos y los ca­rros. Por­que Bu­tán es, pe­se a su mo­der­ni­za­ción, un país de le­yen­da. Y Jet­sun Pe­ma, con sus ojos ras­ga­dos y su ru­ti­lan­te exo­tis­mo, una so­be­ra­na a la me­di­da. La lla­ma­da durk gyal­tsuen, la “rei­na dra­gón”, un bro­che de oro pa­ra un co­lo­rín co­lo­ra­do. Á. CAS­TI­LLO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.