Pro­ta­go­nis­ta.

Ca­re San­tos

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Ca­re San­tos (Ma­ta­ró, Barcelona, 1970) di­ce de sí mis­ma que exis­ten dos Ca­res. “Una es la do­més­ti­ca, la ma­dre de tres hi­jos, la que le es­tá man­dan­do men­sa­jes a su hi­ja du­ran­te la en­tre­vis­ta; y la otra es la que es­tá aquí, la es­cri­to­ra que via­ja, pu­bli­ca, in­ves­ti­ga, y con­ser­va su tiem­po y su in­ti­mi­dad”, ex­pli­ca. Am­bas con­vi­ven y no se en­tien­den la una sin la otra, aun­que a ve­ces ha te­ni­do la sen­sa­ción de que no ca­sa­ban. “He si­do la mu­jer ago­bia­da, tris­te por no po­der es­cri­bir pa­ra aten­der a sus hi­jos, pe­ro tam­bién la que, cuan­do se po­ne a es­cri­bir, tie­ne to­da esa ex­pe­rien­cia co­mo ma­dre, por­que los hi­jos son un la­bo­ra­to­rio del ser hu­mano. Por eso no en­tien­do la li­te­ra­tu­ra sin la ma­ter­ni­dad. Afor­tu­na­da­men­te, he te­ni­do el apo­yo que se le su­po­ne a cual­quier hom­bre: una pa­re­ja que me ha en­ten­di­do muy bien”.

Pe­ro, des­de su de­but en 1995 con Cuen­tos cí­tri­cos hay dos Ca­res en mu­chos otros ám­bi­tos. La au­to­ra y co­la­bo­ra­do­ra de Mu­jer­hoy, pre­mia­da y acla­ma­da por la crí­ti­ca, es­cri­be en dos len­guas –ca­ta­lán y cas­te­llano– y se tra­du­ce de la una a la otra; es una no­ve­lis­ta su­per­ven­tas pa­ra jó­ve­nes –La muer­te de Kurt Co­bain, Los ojos del lo­bo– y pa­ra adul­tos –su no­ve­la Ha­bi­ta­cio­nes ce­rra­das ha si­do lle­va­da a te­le­vi­sión por Adria­na Ugar­te y Alex Gar­cía–; es crí­ti­ca li­te­ra­ria; y re­cha­za las eti­que­tas, pe­ro es­tá or­gu­llo­sa de ven­der­se ba­jo el ró­tu­lo “pa­ra mu­je­res”.

Su úl­ti­ma no­ve­la, Dia­man­te azul (Des­tino), in­da­ga, una vez más, en esas mu­je­res fuer­tes a las que edu­ca­ron pa­ra ser dé­bi­les, pe­ro es­ta vez en su pro­pia familia. Cuen­ta, en­tre otras, la vi­da de su abue­la Te­re­sa, “una ade­lan­ta­da a su tiem­po”, y tie­ne to­dos los in­gre­dien­tes de una sa­ga de­ci­mo­nó­ni­ca, pe­ro tam­bién de un fres­co de épo­ca en el que re­sue­nan Dic­kens, la no­ve­la de sus­pen­se, la li­te­ra­tu­ra gó­ti­ca, la fas­ci­na­ción por los au­tó­ma­tas o los hé­roes so­li­ta­rios del Ro­man­ti­cis­mo.

Mu­jer­hoy. ¿Es Dia­man­te azul un ho­me­na­je a su abue­la?

Ca­re San­tos. Sí, des­de lue­go. Me pre­gun­to si mis no­ve­las es­tán lle­nas de mu­je­res fuer­tes de­bi­do a su ejem­plo. Siem­pre hi­zo co­sas re­vo­lu­cio­na­rias, fue la mo­der­na de la familia. Y, co­mo ella, hay mu­chas mu­je­res de esa épo­ca, prin­ci­pios

Di­ce que las his­to­rias fa­mi­lia­res en­cie­rran to­das las claves de la li­te­ra­tu­ra: amor, muer­te,

ma­ter­ni­dad, tiem­po... Y ella se ha pro­pues­to re­co­ger­las a tra­vés de la vi­da de sus abue­los.

Por E. Cas­te­lló / Fo­tos: Vicens Giménez

del si­glo XX que fue­ron con­tra co­rrien­te, lle­ga­ron an­tes a co­sas que hoy te­ne­mos muy asu­mi­das, y que lu­cha­ron con to­das sus fuer­zas pa­ra sa­lir­se con la su­ya.

¿Ha par­ti­do us­ted de sus pro­pios re­cuer­dos?

Que­ría es­cri­bir la his­to­ria de amor en­tre mis abue­los. Me la con­tó mi abue­la, que mu­rió cuan­do yo era ado­les­cen­te. Re­cor­da­ba muy bien có­mo la na­rra­ba y có­mo me im­pre­sio­na­ba. Pa­ra el res­to he te­ni­do que do­cu­men­tar­me y acu­dir a la memoria fa­mi­liar.

Ci­ta una fra­se: “El pa­sa­do es co­mo otro país”.

Sí, y el in­te­rés por ese país vie­ne con la edad; a los jó­ve­nes les in­tere­sa más el fu­tu­ro. Que­ría ha­blar so­bre mi familia, pe­ro lo iba pos­ter­gan­do. Qui­zá no me sen­tía pre­pa­ra­da. Yo soy de pro­ce­so len­to, me cues­ta to­mar de­ci­sio­nes, y es­ta era im­por­tan­te. Pe­ro lle­ga ese mo­men­to de ma­du­rez en que te plan­teas de dón­de

Uno de­di­ca la vi­da a ras­trear his­to­rias aje­nas, has­ta que un día ve que en su tra­di­ción hay al­go va­lio­so.

vie­nes, qué le de­bes a la gen­te que te pre­ce­dió, qué com­par­tes con ellos, por qué tú eres tú. Las his­to­rias fa­mi­lia­res son ma­ra­vi­llo­sas, pe­ro ha­ce fal­ta tiem­po pa­ra dar­se cuen­ta. Uno de­di­ca la vi­da a ras­trear his­to­rias aje­nas, has­ta que un día ve que en su pro­pia tra­di­ción hay al­go muy va­lio­so.

¿Cree que lo que he­re­da­mos es una mo­chi­la de la que no po­de­mos des­ha­cer­nos?

Por su­pues­to. So­mos un pa­sa­do acu­mu­la­do, aque­llo que nos han da­do. Pe­ro mu­chas ve­ces no es­ta­mos dis­pues­tos a re­co­no­cer­lo.

Pa­ra eso sir­ven las no­ve­las, es­cri­be, “pa­ra ha­cer vol­ver a los muer­tos”. ¿Ha si­do una es­pe­cie de mi­sión?

Me pre­gun­to a me­nu­do por qué es­cri­bo. Des­de ni­ña he te­ni­do la sen­sa­ción de que la vi­da se me es­ca­pa. Y creo que es­cri­bo por esa ne­ce­si­dad de re­te­ner la vi­da.

¿Ha te­ni­do la sen­sa­ción de sal­dar cuen­tas?

He te­ni­do una sen­sa­ción muy bo­ni­ta, por­que de mi ta­ta­ra­bue­lo Sil­ves­tre, uno de los per­so­na­jes, lo úni­co que sa­bía­mos era el nom­bre de pi­la. Y cuan­do me pu­se a in­ves­ti­gar su vi­da, des­cu­brí que era muy in­tere­san­te, ca­si un pio­ne­ro. He te­ni­do, sí, la sen­sa­ción de de­vol­ver­le su his­to­ria, que no nos ha­bía lle­ga­do. Por eso, es­cri­bir es re­te­ner la vi­da. Aho­ra mis hi­jos, mis nie­tos, po­drán leer la his­to­ria de Sil­ves­tre y la de Te­re­sa. Me gus­ta pen­sar que he con­ta­do al­go que na­die re­cor­da­ba.

¿Fue di­fe­ren­te la pre­pa­ra­ción de es­ta no­ve­la por tra­tar­se de su familia?

El tra­ba­jo de do­cu­men­ta­ción no ha di­fe­ri­do mu­cho. Usé ar­chi­vos, re­gis­tros in­dus­tria­les, li­bros de pa­ten­tes. E hi­ce un ejer­ci­cio que re­co­mien­do: ci­tar uno por uno a to­dos los que que­da­ban vi­vos de la épo­ca, pre­gun­tar­les y de­jar que ha­bla­ran. Pa­re­ce que las his­to­rias de ha­ce 100 años es­tán muer­tas, pe­ro siem­pre que­da al­go: el re­cuer­do de un ob­je­to es­pec­ta­cu­lar que na­die ha vis­to, pe­ro del que siem­pre oye­ron ha­blar, por ejem­plo. Fue un rom­pe­ca­be­zas muy in­tere­san­te. Ar­queo­lo­gía fa­mi­liar.

¿Da mie­do me­ter­se en la his­to­ria de la pro­pia familia?

Sí. En­tra­ña un pe­li­gro. Los no­ve­lis­tas tra­ba­ja­mos con per­so­na­jes, no con per­so­nas, aun­que nos ba­se­mos en ellas. No as­pi­ro a la re­crea­ción exac­ta, ni a emu­lar el tra­ba­jo de un his­to­ria­dor. Y tam­po­co a en­con­trar pa­rien­tes per­fec­tos. Pe­ro he obra­do con cau­te­la, he cor­ta­do la his­to­ria en unos años le­ja­nos pa­ra no he­rir la sen­si­bi­li­dad de los que si­guen vi­vos. Y he guar­da­do co­sas pa­ra den­tro de unos años.

¿Es­cri­bi­rá más so­bre su familia, en­ton­ces?

Al­gún día. Ten­go al­gu­na que otra no­ve­la en la recámara con ma­te­rial per­so­nal. Qui­zá re­to­me per­so­na­jes de

es­ta que ape­nas es­tán es­bo­za­dos, aña­dien­do otra par­te de la his­to­ria que que­da por con­tar. Pe­ro no es el mo­men­to.

Las sa­gas fa­mi­lia­res cons­ti­tu­yen un gé­ne­ro li­te­ra­rio en sí. Us­ted ha es­cri­to mu­chas.

Sí. Ahí me sien­to co­mo pez en el agua. ¿Hay te­ma más im­por­tan­te que la familia? No so­lo nos ha­bla de lo que más nos im­por­ta: las re­la­cio­nes, la ma­ter­ni­dad, la muer­te, la pér­di­da... sino tam­bién del pa­so del tiem­po. Es un com­pen­dio de los te­mas que más me in­tere­san. Siem­pre aca­bo vol­vien­do a la familia, aun­que in­ten­te evi­tar­lo.

A al­gún hom­bre le da­ría un cur­so de li­te­ra­tu­ra “fe­me­ni­na”. Y qui­zás en­ten­de­ría me­jor el mun­do.

En Dia­man­te azul apa­re­cen ras­gos fí­si­cos re­pe­ti­dos, mal­di­cio­nes, ob­je­tos que pa­re­cen vi­vos... ¿Po­de­mos ha­blar de rea­lis­mo má­gi­co?

Me gus­ta mu­cho la com­pa­ra­ción. Du­ran­te gran par­te de mi vi­da ha­bría di­cho sin du­dar que Gar­cía Már­quez era mi es­cri­tor fa­vo­ri­to. Qui­zá aho­ra no lo di­ría tan a cie­gas. Pe­ro nues­tra vi­da es­tá lle­na de rea­lis­mo má­gi­co...

¿De co­sas inex­pli­ca­bles?

Cla­ro. So­lo hay que es­tar aten­to. El re­loj que apa­re­ce en la no­ve­la, el que to­ca ca­da vez que tie­ne que mo­rir al­guien, exis­te. Era de mi abue­la y lo tie­ne una pri­ma mía, que cuen­ta esa his­to­ria de una for­ma in­clu­so más exa­ge­ra­da.

Tra­za tam­bién us­ted el re­tra­to de una épo­ca.

Sí, mos­trar la so­cie­dad en la que los per­so­na­jes se mue­ven nos ayu­da a com­pren­der­los. Eso tie­ne mu­cho in­te­rés des­de nues­tro pun­to de vis­ta de lec­to­res ac­tua­les. Pue­de que mis no­ve­las ten­gan un uni­ver­so de­ci­mo­nó­ni­co, pe­ro de­ben es­tar an­cla­das en la ma­ne­ra de con­tar a un lec­tor ac­tual, acos­tum­bra­do a la ra­pi­dez, a la acu­mu­la­ción de ac­ción.

¿Es la memoria fe­me­ni­na dis­tin­ta a la mas­cu­li­na? Hay un anec­do­ta­rio fa­mi­liar que sue­le trans­mi­tir­se de ma­dres a hi­jas...

Creo que el in­te­rés por la ar­queo­lo­gía fa­mi­liar es fe­me­nino, no sé por qué. Qui­zá emo­cio­nal­men­te ne­ce­si­ta­mos más ex­pli­ca­cio­nes, es­pe­jar­nos, en­con­trar ejem­plos… Pe­ro es cier­to que, sal­vo muy con­ta­das ex­cep­cio­nes, la tra­di­ción oral es fe­me­ni­na.

¿Y tie­ne sen­ti­do ha­blar de li­te­ra­tu­ra fe­me­ni­na, por y pa­ra mu­je­res?

La no­ve­la que na­ce a fi­na­les del si­glo XVIII, y de la que so­mos deu­do­res, na­ció, so­bre to­do, di­ri­gi­da a un pú­bli­co fe­me­nino. Es ló­gi­co que las mu­je­res se ha­yan sen­ti­do có­mo­das en ella, por­que obe­de­ce a nues­tros in­tere­ses, pa­sio­nes y ne­ce­si­da­des. A mí ya no me preo­cu­pa pen­sar si es­cri­bo pa­ra mu­je­res o pa­ra hom­bres. Es pro­ba­ble que es­ta no­ve­la les in­tere­se más a ellas, aun­que yo a más de uno les da­ría un cur­so ace­le­ra­do so­bre li­te­ra­tu­ra su­pues­ta­men­te fe­me­ni­na. En­ten­de­rían qui­zá me­jor el mun­do en el que vi­ven.

Pe­ro ha­blar de li­te­ra­tu­ra fe­me­ni­na ¿no co­lo­ca a las es­cri­to­ras y a las lec­to­ras en un lu­gar menor?

No sé que de­cir­te. Yo no me ofen­do fá­cil­men­te. Me mo­les­tan las eti­que­tas, pe­ro hoy, en el mun­do edi­to­rial, de­cir que al­go es pa­ra mu­je­res es un ha­la­go. Me da lo mis­mo. Que me lea quien quie­ra, quien ten­ga ga­nas de emo­cio­nar­se. Me trae sin cui­da­do si eso es pa­ra hom­bres o pa­ra mu­je­res.

¿No se­rá que los hom­bres sue­len te­ner una pom­po­si­dad es­pe­cial cuan­do ha­blan de sí mis­mos?

Des­de lue­go [Ri­sas]. Hay un ti­po de hom­bre muy buen ven­de­dor de sí mis­mo. Y qui­zá no­so­tras ado­le­ce­mos de lo con­tra­rio, de ir de hu­mil­des. Den­tro de la li­te­ra­tu­ra no hay se­gun­dos, ni pri­me­ros, sino gus­tos, ten­den­cias... Hay ca­da vez más agen­tes, edi­to­ras y crí­ti­cas, pe­ro al pres­ti­gio no as­cen­de­mos. Bas­ta pre­gun­tar­se cuán­tas mu­je­res hay en la Real Aca­de­mia. O en las lis­tas de premios. Eso sí que me irri­ta.

Dia­man­te azul, de Ca­re San­tos (Des­tino).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.