De cer­ca.

Meryl Streep.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Su ta­len­to in­con­men­su­ra­ble y su cohe­ren­cia per­so­nal han he­cho de ella un re­fe­ren­te. A pun­to de ce­le­brar 45 años de pro­di­gio­sa y ga­lar­do­na­da ca­rre­ra, la ac­triz se mues­tra más com­ba­ti­va que nun­ca en fa­vor de la igual­dad. Por H. Hoby

Pue­de que so­lo ha­ya tres o cua­tro in­tér­pre­tes en la ac­tua­li­dad tan co­no­ci­dos co­mo Meryl Streep. A su la­do, la fa­ma de to­dos los de­más re­sul­ta ri­dí­cu­la. Es ella. Es Meryl. Y pun­to. Su me­ra pre­sen­cia ilu­mi­na cual­quier pe­lí­cu­la y la con­vier­te en acon­te­ci­mien­to. En Su­fra­gis­tas, la úl­ti­ma que ha es­tre­na­do, su pa­pel co­mo la ideó­lo­ga y ac­ti­vis­ta Em­me­li­ne Pank­hurst es se­cun­da­rio, pe­ro inol­vi­da­ble. Otra vez.

El efec­to Meryl lo su­fren in­clu­so sus com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo. En Ricky –una pe­lí­cu­la don­de tam­bién can­ta, otro de sus ta­len­tos–, el ac­tor Rick Springfield ad­mi­tía ha­ber­lo su­fri­do: “Cuan­do la conoces siem­pre hay que su­pe­rar ese mo­men­to: “¡Dios mío, es Meryl Streep!”. Y pa­sar­lo rá­pi­do pa­ra po­ner­te a tra­ba­jar. Afor­tu­na­da­men­te, ella es cons­cien­te de que cau­sa ese com­ple­jo en los de­más y es muy cortés”. Y agre­ga­ba, vol­vién­do­se ha­cia ella: “Es al­go por lo que ha­brán pa­sa­do to­dos los ac­to­res con los que has tra­ba­ja­do, ¿no? Qui­zá con la ex­cep­ción de Ro­bert de Ni­ro”. “Sí, a él no se le veía pa­ra na­da im­pre­sio­na­do”, res­pon­día la ac­triz, con una mag­ní­fi­ca son­ri­sa lle­na de iro­nía.

Pe­ro lo cier­to es que, cuan­do Ro­bert de Ni­ro la co­no­ció, se que­dó tan alu­ci­na­do con su ta­len­to co­mo to­dos los de­más. De he­cho, cuan­do De Ni­ro vio a aque­lla des­co­no­ci­da en un mon­ta­je neo­yor­quino de El jar­dín de los ce­re­zos a fi­na­les de los años 70, la pro­pu­so pa­ra el re­par­to de El ca­za­dor. Y no se equi­vo­có. Gra­cias a ese pa­pel, ella con­si­guió la pri­me­ra de sus 19 no­mi­na­cio­nes al Os­car. El res­to es his­to­ria.

“Por un la­do, es­tá la ima­gen que la gen­te se ha crea­do de ti mis­ma... Y, por otro, es­toy yo”.

Meryl tie­ne la asom­bro­sa ca­pa­ci­dad de ha­cer­nos creer que no exis­te per­so­na­je que no le en­ca­je co­mo ani­llo al de­do. Tam­po­co se pue­de con­tar nin­gún fra­ca­so en los 45 años de ca­rre­ra de es­ta mu­jer de 66 años. Pe­lí­cu­las ma­las, sí, pe­ro una ma­la ac­tua­ción ja­más. Si el lec­tor tie­ne me­nos de 30 años, lo más pro­ba­ble es que la re­cuer­de co­mo la im­pla­ca­ble edi­to­ra de una re­vis­ta de moda en El dia­blo vis­te de Prada (Da­vid Fran­kel, 2006). Si es al­go ma­yor, no ha­brá po­di­do olvidar a la jo­ven ma­dre po­la­ca y su gri­to si­len­cio­so de do­lor en La de­ci­sión de Sop­hie (Alan J. Pa­ku­la, 1982), por la que ga­nó su se­gun­do Os­car;

o a la aris­to­crá­ti­ca da­ma –Ka­ren Bli­xen– de Me­mo­rias de Áfri­ca (Syd­ney Po­llack, 1985). Sin em­bar­go, su pa­pel más im­por­tan­te es una suer­te de quin­tae­sen­cia de to­dos los de­más: su con­ti­nua la­bor de de­nun­cia de las prác­ti­cas se­xis­tas y dis­cri­mi­na­to­rias por ra­zo­nes de edad que es­tán tan arrai­ga­das en Holly­wood. Co­mo quien no quie­re la co­sa, la ac­triz lle­va años en el cen­tro de los de­ba­tes so­bre las po­lí­ti­cas de gé­ne­ro de la in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca que, en los úl­ti­mos me­ses, son inevi­ta­bles cuan­do se en­tre­vis­ta a cual­quier estrella. ¿La ra­zón? El pa­sa­do año, la fil­tra­ción de unos co­rreos elec­tró­ni­cos pro­ve­nien­tes de Sony pu­so de ma­ni­fies­to que Jen­ni­fer Law­ren­ce, ga­na­do­ra de un Os­car, ha­bía re­ci­bi­do unos ho­no­ra­rios sen­si­ble­men­te me­no­res que los de Je­remy Ren­ner, com­pa­ñe­ro de re­par­to en La gran es­ta­fa ame­ri­ca­na (Da­vid O. Rus­sell, 2013). Des­de en­ton­ces, el te­ma es inevi­ta­ble.

“Al­guien po­dría

re­pli­car –co­men­ta Streep con no­ta­ble di­plo­ma­cia–, que la po­pu­la­ri­dad de esa pe­lí­cu­la se de­be bas­tan­te más a Jen­ni­fer Law­ren­ce que a Je­remy Ren­ner –y, tras un sus­pi­ro, aña­de ta­jan­te–. Son ese ti­po de co­sas las que me irri­tan pro­fun­da­men­te”. Es­to úl­ti­mo es al­go que se pu­so de ma­ni­fies­to en la úl­ti­ma ga­la de los Os­car, cuan­do se vio a la ve­te­ra­na ac­triz po­ner­se en pie an­te el dis­cur­so de Pa­tri­cia Ar­quet­te so­bre las de­sigual­da­des sa­la­ria­les en la me­ca del ci­ne.

Un mes des­pués de los Os­car, la ac­triz có­mi­ca Amy Schu­mer co­se­chó un gran éxi­to con un sketch don­de po­nía ver­de a ese Holly­wood re­cal­ci­tran­te que con­si­de­ra a las mu­je­res ma­yo­res de 40 años co­mo ase­xua­das. En es­te Last fuc­ka­ble day (“El úl­ti­mo día fo­lla­ble”, con el es­ti­lo soez e in­ci­si­vo que es mar­ca de la ca­sa), Amy Schu­mer com­par­te pan­ta­lla con Ti­na Fey, Pa­tri­cia Ar­quet­te y Ju­lia Louis-drey­fus. Su reunión tie­ne un pro­pó­si­to es­pe­cial: ce­le­brar jun­tas el úl­ti­mo día en el que, se­gún los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, re­sul­ta­rá creí­ble que al­gún ser hu­mano quie­ra te­ner se­xo con Ju­lia Louis-drey­fus. “¿Te acuer­das de cuan­do Sally Field era el ro­lle­te de Tom Hanks y dos días des­pués es­ta­ba in­ter­pre­tan­do a su ma­dre en Fo­rrest Gump?”, di­ce una la­có­ni­ca Ti­na Fey. Des­de en­ton­ces, el ví­deo ha re­ci­bi­do ca­si cua­tro mi­llo­nes de vi­si­tas en in­ter­net.

“¿Tú lo has vis­to? –pre­gun­ta Streep con en­tu­sias­mo–. Es muy, pe­ro que muy di­ver­ti­do”. Y tras re­cor­dar­lo se po­ne un po­co más se­ria. “En mi opi­nión, si eres mu­jer, no pue­des de­jar de ver el do­ble ra­se­ro que se apli­ca a to­do en es­ta vi­da. Por­que el he­cho es que no hay nin­gún sec­tor que se li­bre, pe­ro el mío es es­pe­cial­men­te... ¿có­mo de­cir­lo? ¿Có­mo til­dar­lo con di­plo­ma­cia?”. ¿Atroz­men­te se­xis­ta? Se­gún un es­tu­dio pu­bli­ca­do a prin­ci­pios de es­te mes a car­go de la An­nen­berg School, de la Uni­ver­si­dad del Sur de Ca­li­for­nia, nin­gu­na de las 100 pe­lí­cu­las más ta­qui­lle­ras del 2014 con­ta­ba con una pro­ta­go­nis­ta fe­me­ni­na que re­ba­sa­se los 45 años. De

“No me en­ga­ño. In­clu­so en mi ca­rre­ra, es­tos tra­ba­jos son bur­bu­jas de ai­re en una in­dus­tria don­de do­mi­na la na­rra­ti­va mas­cu­li­na”.

“Una mu­jer siem­pre se sien­te cul­pa­ble y la so­cie­dad lo ve con bue­nos ojos”.

los 107 di­rec­to­res que fi­gu­ran en la in­ves­ti­ga­ción so­lo dos eran mu­je­res: un ra­quí­ti­co 1,9%. Holly­wood pre­su­me de ser una in­dus­tria pro­gre­sis­ta, pe­ro, en­ton­ces, ¿por qué exis­ten es­ta­dís­ti­cas co­mo es­ta?

Matt­hew Ham­met Knott, au­tor de la co­lum­na He­roí­nas del ci­ne en el por­tal de in­ter­net In­die­wi­re, tie­ne su pro­pia teo­ría: “Ha­cer pe­lí­cu­las es una ope­ra­ción de ries­go, ya que es un pro­duc­to bá­si­ca­men­te co­mer­cial con­ce­bi­do en tér­mi­nos em­pre­sa­ria­les. Des­de fue­ra, no es fá­cil en­ten­der has­ta qué pun­to es de­ter­mi­nan­te el mie­do al fra­ca­so, lo cual aca­ba pro­pi­cian­do que se ti­re siem­pre por lo se­gu­ro, es de­cir: esas tra­mas, tan mas­cu­li­nas, que tie­nen que ver con el li­de­raz­go y el ejer­ci­cio del po­der”.

“Hay muy po­cas

rea­li­za­do­ras –sos­tie­ne Streep–. Y, en gran me­di­da, es al­go que tie­ne que ver con una po­lí­ti­ca de en­chu­fes y re­co­men­da­cio­nes. Pa­sa lo mis­mo que en el te­rreno de las fi­nan­zas: to­dos es­ta­ban com­pin­cha­dos pa­ra re­par­tir­se el tra­ba­jo en­tre los mis­mos, y así iba el mun­do. Pe­ro es­to es­tá cam­bian­do. Es inevi­ta­ble”. Pre­ci­sa­men­te, co­mo un ins­tru­men­to de cam­bio es­tá con­ce­bi­da una de las ini­cia­ti­vas de la ac­triz: un ta­ller de es­cri­tu­ra de guio­nes des­ti­na­do a mu­je­res ma­yo­res de 40 años.

Ade­más, la ac­triz no so­lo fi­nan­cia es­tas be­cas a nue­vas ci­neas­tas en su La­bo­ra­to­rio de Es­cri­to­ras, tam­bién es cohe­ren­te con su fe­mi­nis­mo a la ho­ra de ele­gir sus pa­pe­les. El úl­ti­mo ejem­plo es Su­fra­gis­tas, un fil­me que no po­dría ser más apro­pia­do pa­ra el mo­men­to ac­tual. Ade­más de por la te­má­ti­ca –un re­tra­to so­cial, po­lí­ti­co y per­so­nal del mo­vi­mien­to en fa­vor del vo­to fe­me­nino en la In­gla­te­rra de ini­cios del si­glo XX–, es­tá di­ri­gi­da por Sa­rah Ga­vron y es­cri­ta por otra mu­jer, Abi Mor­gan. Pe­ro Meryl pre­fie­re no pe­car de ex­ce­so de op­ti­mis­mo. “No me en­ga­ño. In­clu­so en mi ca­rre­ra, es­tos tra­ba­jos son bur­bu­jas de ai­re en una in­dus­tria di­ri­gi­da por hom­bres y don­de do­mi­na la na­rra­ti­va mas­cu­li­na”. ¿Di­ri­ge de ma­ne­ra di­fe­ren­te una mu­jer? “No se pue­de ge­ne­ra­li­zar. Mu­chos di­rec­to­res re­suel­ven el tra­ba­jo muy rá­pi­da­men­te. Pe­ro lo que sí es cier­to es que las mu­je­res abren más el círcu­lo y ha­cen que el tra­ba­jo sea más co­lec­ti­vo. Y ten­go la sen­sa­ción de que con ellas no hay tan­tos ce­los ni sen­ti­mien­tos de pro­pie­dad”.

Uno de los mo­men­tos

más vi­bran­tes de Ric­ki, la his­to­ria de una mu­jer que lo aban­do­na to­do (in­clui­da su familia) pa­ra al­can­zar su sue­ño de con­ver­tir­se en una estrella de rock, es un mo­nó­lo­go don­de Meryl di­ri­ge to­da su ira ha­cia Mick Jag­ger y lo que re­pre­sen­ta: “Evi­den­te­men­te, él no crió a to­dos esos hi­jos –di­ce su per­so­na­je–. Él era una estrella del rock. Y más

im­por­tan­te aún es lo que no era, y él no era una ma­dre. ¿Lo veis? Pa­pá pue­de ha­cer lo que le dé la ga­na: ju­gar con fue­go, en­gan­char­se a las dro­gas, pa­sar de la familia. ¿Qué pa­sa si, en el ca­mino, va de­jan­do víc­ti­mas co­la­te­ra­les? ¿Qué im­por­tan­cia tie­ne eso si ha si­do ca­paz de es­cri­bir gran­des can­cio­nes?”.

Le co­men­to que esas pa­la­bras me evo­can Kra­mer con­tra Kra­mer, el clásico de 1979, di­ri­gi­do por Ro­bert Ben­ton, en el que Meryl Streep y Dus­tin Hoff­man en­car­na­ban a unos pa­dres di­vor­cia­dos que se pe­lea­ban por la cus­to­dia de su hi­jo. “¡A mí tam­bién! Es­toy to­tal­men­te de acuer­do”, ex­cla­ma la ac­triz. En aque­lla pe­lí­cu­la Streep re­es­cri­bió su dis­cur­so de ale­ga­to en el jui­cio (al pa­re­cer, pa­ra de­ses­pe­ra­ción de Hoff­man), de for­ma que Joan­na Kra­mer de­ja se­de pa­re­cer“una bru­ja de­fen­sor a de­los de­re­chos de la­mu­jer ”, se­gún apun­ta ba­la pri­me­ra y mi­só gin a ver­sión del guión. El pa­pel le va­lió su pri­mer Os­car.

Pe­ro, a di­fe­ren­cia de al­gu­nos de sus per­so­na­jes, ella sí ha si­do ca­paz de ha­cer reali­dad sus dos sue­ños: con­se- guir ser una estrella y te­ner una vi­da fa­mi­liar fe­liz. La ac­triz tie­ne cua­tro hi­jos: Henry, que es mú­si­co; Gra­ce y Ma­mie, que tam­bién son ac­tri­ces; y Loui­sa, mo­de­lo. Y los cua­tro son fru­to de la re­la­ción que Streep tie­ne con el es­cul­tor Do­nald Gum­mer des­de ha­ce 37 años.

“Cuan­do eres una mu­jer tra­ba­ja­do­ra, to­dos los días tie­nes que ha­cer al­gún ti­po de con­ce­sio­nes –co­men­ta–. A una mu- jer siem­pre se le exi­ge mu­cho y des­de di­fe­ren­tes fren­tes, y eso aca­ba pro­vo­can­do un sen­ti­mien­to de cul­pa en ella que la so­cie- dad sue­le ver con bue­nos ojos. La ver­dad es que, en cual­quier pro­fe­sión, se es­pe­ra de los hom­bres que ejer­zan la pa­ter­ni­dad de un mo­do com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te”.

Por su­pues­to,

“To­dos so­mos

res­pon­sa­bles de lo que ha­ce­mos en es­te mun­do –sen­ten­cia Streep–. Es una co­sa que de­fien­do a ul­tran­za. Cla­ro que hay gen­te que tie­ne que ha­cer co­sas en las que no cree y no tie­ne más re­me­dio que ha­cer­las por una ne­ce­si­dad eco­nó­mi­ca. Pe­ro al­guien co­mo yo, que pue­de to­mar sus pro­pias de­ci­sio­nes... No ten­go la in­ten­ción de ser mo­de­lo de na­da, –re­co­no­ce–, pe­ro, des­de lue­go, me sien­to res­pon­sa­ble”.

Pue­de que sea por es­te ti­po de co­sas (ade­más de, cla­ro, por su ta­len­to fue­ra de lo co­mún) por lo que Meryl Streep se ha con­ver­ti­do en una fi­gu­ra tan que­ri­da. El por­tal sa­tí­ri­co de in­ter­net The Onion (La ce­bo­lla) lo re­su­mió me­jor que na­die de­cla­ran­do a Meryl Streep “in­juz­ga­ble” por un ju­ra­do for­ma­do por sus igua­les, de­bi­do a que “no tie­ne igual”, un ti­tu­lar que el pro­pio pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma ci­tó al ha­cer­le en­tre­ga de la Me­da­lla Pre­si­den­cial de la Li­ber­tad. Y aña­dió: “Ado­ro a Meryl Streep. Su ma­ri­do sa­be que la ado­ro. Y tam­bién Mi­che­lle sa­be que la ado­ro. Nin­guno de los dos pue­de ha­cer na­da al res­pec­to.”

Meryl se ríe cuan­do se lo re­cuer­do. “Por un la­do, es­tá la ima­gen que la gen­te se ha crea­do de ti mis­ma... Y, por otro... –aña­de con sen­ci­llez–, es­tá la per­so­na. Y la per­so­na no es más que eso: una per­so­na. En mi fue­ro in­terno, me sien­to co­mo quien es­tá fe­liz por ha­ber con­se­gui­do en su día una be­ca de es­tu­dios y, lue­go, ha lo­gra­do en­viar a sus hi­jos a la uni­ver­si­dad. Es­toy pro­fun­da­men­te agra­de­ci­da por to­do. ¿Sa­bes una co­sa? No me creo “Meryl Streep”. Y, con una me­dio son­ri­sa que pa­re­ce más bien una dis­cul­pa, ma­ti­za: “Sea lo que sea eso de “ser Meryl Streep”. Yo so­lo me sien­to yo mis­ma”.

ella si­gue al pie del ca­ñón, tra­tan- do ade­más de dar ejem­plo. So­lo en la úl­ti­ma década, ha tra­ba­ja­do con más rea­li­za­do­ras que cual­quier otra gran estrella. La teo­ría del es­cri­tor Matt­hew Ham­met Knott –au­tor de He­roí­nas de ci­ne– es que “al par­ti­ci­par en pe­lí­cu­las muy ta­qui­lle­ras, Streep ha si­do de- ter­mi­nan­te a la ho­ra de tra­zar el re­tra­to de las mu­je­res de su ge­ne- ra­ción, con­tri­bu­yen­do a con­for­mar una ima­gen di­fe­ren­te de ellas en el pú­bli­co ge­ne­ral”. Y aña­de que in­clu­so una pe­lí­cu­la su­per­fi­cial co­mo ¡Mam­ma mia!, el mu­si­cal de Ab­ba que lle­vó a la gran pan­ta­lla Phi­lli­da Lloyd en 2008 y al­can­zó una re­cau­da­ción de unos 600 mi­llo­nes de eu­ros, pue­de ser tam­bién un mo­tor de cam­bio gra­cias a la pre­sen­cia de la ac­triz. “En ella ve­mos a una mu­jer de me­dia­na edad que se nie­ga a pe­dir dis­cul­pas por un pa­sa­do pro­mis­cuo. Por des­gra­cia, eso es al­go muy ra­ro de ver, y no de­be­mos des­de­ñar el po­der de trans­for­ma­ción po­lí­ti­ca y so­cial que pue­de con­lle­var ese dis­cur­so”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.