“In­ten­to es­tar pre­sen­te al 100%, sin mó­vi­les ni pe­rió­di­cos”

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Vidas Privadas -

Al no te­ner familia en Es­pa­ña –soy de ori­gen ve­ne­zo­lano, mis pa­dres vi­ven en Nue­va York y mi ma­ri­do es co­lom­biano–, am­bos ju­ga­mos mu­cho con los ni­ños. In­ten­ta­mos que ten­gan una aten­ción de ca­li­dad, que pa­ra mí quie­re de­cir es­tar al 100% pre­sen­te, y no es­tar pendiente al mis­mo tiem­po del mó­vil o del pe­rió­di­co. Afor­tu­na­da­men­te, en­tre se­ma­na siem­pre po­de­mos de­di­car­les tiem­po. Con Ale­jan­dro, el ma­yor, jue­go a mu­chos jue­gos de me­sa, que le en­can­tan, co­mo el aje­drez, el par­chís o el do­mi­nó. Y me ha­ce sen­tir or­gu­llo­sa, por­que es lo mis­mo que yo ha­cía en Ve­ne­zue­la, sien­do ni­ña, con mi pa­dre. Con cua­tro años aprendí a su­mar ju­gan­do al do­mi­nó. Y con Ale­jan­dro ha si­do así tam­bién. Tam­bién ha­ce­mos rom­pe­ca­be­zas y “le­gos”. Con su pa­dre ha­ce de­por­te: tenis, pá­del... Ma­tías, el pe­que­ño, es­tá en la eta­pa de en­ca­jar pie­zas y com­ple­tar series de ob­je­tos.

Y, por su­pues­to, can­tar. Es muy ex­tro­ver­ti­do, mien­tras que su her­mano es más in­te­lec­tual. Los fi­nes de se­ma­na ha­ce­mos pla­nes con ami­gos que tie­nen ni­ños de eda­des pa­re­ci­das, va­mos a pa­sear y a mu­seos. Ale­jan­dro no tie­ne jue­gos elec­tró­ni­cos en su ha­bi­ta­ción y so­lo pue­de ver las pe­lí­cu­las que he­mos se­lec­cio­na­do pa­ra él, no tie­ne ac­ce­so a los ca­na­les de te­le­vi­sión. Mi ma­ri­do jue­ga con él en la ta­blet a jue­gos que he­mos ele­gi­do no­so­tros. La ver­dad es que hay al­gu­nas apli­ca­cio­nes que son una ma­ra­vi­lla, con las que apren­den ru­di­men­tos de ló­gi­ca, ma­te­má­ti­cas o pro­gra­ma­ción. A Ma­tías, sin em­bar­go, lo elec­tró­ni­co y las pan­ta­llas ca­si no le lla­man la aten­ción. Con Ale­jan­dro, or­ga­ni­za­mos rea­ding nights [no­ches de lec­tu­ra]: com­pra­mos sus­hi, su co­mi­da fa­vo­ri­ta, y su pa­dre, él y yo es­co­ge­mos ca­da uno un li­bro y co­men­ta­mos lo que es­ta­mos le­yen­do. Le ha­ce sen­tir ma­yor y es­pe­cial. Si hay al­go que echo de me­nos son las gran­des fa­mi­lias, yo cre­cí ro­dea­da de tíos y de pri­mos. Pe­ro creo que aho­ra hay más op­cio­nes, no­so­tros ju­gá­ba­mos a co­sas muy bá­si­cas. Si sa­bes usar bien los jue­gos elec­tró­ni­cos, son un ele­men­to fan­tás­ti­co pa­ra abrir­les a co­no­ci­mien­tos que no­so­tros des­cu­bría­mos más tar­de. Eso sí, creo que se les re­ga­lan de­ma­sia­das co­sas, y aun­que no­so­tros tra­ta­mos de con­tro­lar­lo, con los abue­los y los tíos a los que ven con mu­cha me­nos fre­cuen­cia, es di­fí­cil”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.