¡Una NI­ÑA!

APRENDÍ MUY PRON­TO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Entre Nosotras - SUSANNA TAMARO

a guar­dar si­len­cio. Co­mo ca­da vez que abría la bo­ca sem­bra­ba el des­con­cier­to a mi al­re­de­dor, en­ten­dí que era me­jor que­dar­me ca­lla­da, o bien rea­li­zar un es­fuer­zo y de­cir so­la­men­te aque­llas co­sas que to­dos es­pe­ra­ban que di­je­se. Lo que bus­ca­ba con es­ta ac­ti­tud era pa­re­cer­me a los de­más, as­pi­rar a lo mis­mo que as­pi­ra­ban los otros, con­ver­tir el ti­gre que lle­vo en mis aden­tros en un ga­ti­to de pe­lu­che. Pe­ro era tor­pe, muy tor­pe, y no con­se­guía za­far­me de mis fan­ta­sías, lo cual ha­bría su­pues­to un pa­so fun­da­men­tal. Pa­ra mí, ser di­fe­ren­te no era nin­gún mé­ri­to, sino un las­tre del que muy gus­to­sa­men­te me ha­bría des­em­ba­ra­za­do en ese mo­men­to. Las es­ca­sas oca­sio­nes en las que lo­gra­ba pa­sar por al­guien nor­mal, me sen­tía fe­liz. Y de he­cho, du­ran­te me­dio se­gun­do, me en­can­ta­ba en­ga­ñar­me a mí mis­ma: reír por las mis­mas co­sas que ha­cían reír al res­to; llo­rar por cual­quier co­sa que se con­si­de­ra­se un mo­ti­vo ló­gi­co de llan­to. Te­nía que res­pe­tar el pa­pel que a ca­da uno nos ha­bían asig­na­do: los adul­tos eran adul­tos y los ni­ños, co­mo yo, eran ni­ños. Me­jor di­cho: ni­ña. ¡Una ni­ña! ¿Aca­so ha­bía al­go más su­ma­men­te ale­ja­do de lo que yo era de ver­dad, en mi fue­ro in­terno?

A UNA NI­ÑA

le te­nían que gus­tar el ro­sa y los ves­ti­dos de en­ca­je y con pun­ti­llas; ju­gar con sus mu­ñe­cas y tra­tar de imi­tar a las mu­je­res adul­tas; co­ger­le a es­con­di­das el pin­ta­la­bios a ma­má y pro­bar­se sus za­pa­tos ha­cien­do equi­li­brios pa­ra no res­ba­lar con los ta­co­nes; pi­rrar­se por la chá­cha­ra in­sus­tan­cial y por ver quién, de en­tre to­das las com­pa­ñe­ras, lu­cía más mo­na. Una ni­ña, por en­ton­ces, te­nía que ser bo­ni­ta y ser­vi­cial. “La se­ño­ri­ta de la ca­sa”, me lla­ma­ba mi abue­lo con or­gu­llo cuan­do ve­nía a vi­si­tar­nos. Y yo me pre­gun­ta­ba: ¿de ver­dad que na­die ve es­ta co­la lar­ga y es­pon­jo­sa que se mue­ve con ame­na­za­do­ra len­ti­tud?¿na­die, cuan­do fi­ja sus ojos en los míos, se da cuen­ta de que hay en el fon­do unas bra­sas que no pa­ran de ar­der? ¡Era una ti­gre­sa cons­tre­ñi­da en el cuer­po de una mu­ñe­ca! www.mu­jer­hoy.com www.su­san­na­ta­ma­ro.it

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.