Mu­je­res en pri­me­ra lí­nea. Ruth Ba­der.

RUTH BA­DER

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario - A. CAS­TI­LLO

Es­ta­mos acos­tum­bra­dos a que can­tan­tes, ar­tis­tas y otros miem­bros de la fa­rán­du­la se con­vier­tan en ico­nos pop y ha­gan su agos­to en la red. Pe­ro ¿que tam­bién sea un icono una juez oc­to­ge­na­ria? Ni a Andy War­hol se le ha­bría pa­sa­do por la ca­be­za en sus me­jo­res sue­ños. Y ahí es­tá la ho­no­ra­ble Ruth Joan Ba­der Gins­burg, juez del Tri­bu­nal Su­pre­mo de los Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca, la se­gun­da mu­jer en la his­to­ria en al­can­zar es­ta glo­ria, que os­ten­ta des­de 1993. Ba­der se ha con­ver­ti­do aho­ra en pro­ta­go­nis­ta de ví­deos, ta­zas de ca­fé, ca­mi­se­tas, ta­tua­jes y equi­pa­cio­nes de­por­ti­vas –en los que re­za la le­yen­da No­to­rious R.B.G., su apo­do, con sus ini­cia­les– y de es­ló­ga­nes co­mo “No se pue­de de­le­trear ver­dad [truth] sin Ruth”. Sus gran­des ga­fas y su mo­ño han ter­mi­na­do por com­po­ner el mi­to. Lo cu­rio­so es que es­te nue­vo ído­lo con le­gio­nes de fans lle­va to­ga y es la más an­cia­na, la más ve­ne­ra­ble, de ese in­sig­ne se­na­do que es el Tri­bu­nal Su­pre­mo nor­te­ame­ri­cano. Pe­ro Ruth Ba­der no se ca­lla sus opi­nio­nes. Bien co­no­ci­da es su to­tal con­de­na a la pe­na de muer­te, su de­fen­sa a ul­tran­za de los de­re­chos de las mu­je­res y su apo­yo al co­lec­ti­vo ho­mo­se­xual, con los sub­si­guien­tes ale­ga­tos en­fer­vo­re­ci­dos y sen­ten­cias ejem­pla­res que han es­cri­to pá­gi­nas le­gen­da­rias en la his­to­ria de la Cor­te Su­pre­ma. Su apo­do, No­to­rius R.B.G., le vie­ne de un ra­pe­ro que ha de­ja­do hue­lla en la mú­si­ca ca­lle­je­ra y que es, co­mo ella, de Brooklyn (Nue­va York), No­to­rius B.I.G. Y ese apo­do que ha re­ci­bi­do la juez sir­ve tam­bién de tí­tu­lo de un li­bro de Irin Car­mon y Sha­na Knizh­nik que la ha subido aún más a los al­ta­res de la cul­tu­ra po­pu­lar: el re­la­to de su vi­da en for­ma­to có­mic, que la ha con­ver­ti­do en una estrella tan ru­ti­lan­te co­mo un­der­ground y que es to­do un best se­ller en Es­ta­dos Uni­dos. Co­mo per­so­na­je, a Ruth Ba­der no le fal­ta de­ta­lle. Si sus co­le­gas jue­ces sue­len dic­tar sen­ten­cia con cor­ba­ta pa­ra re­ma­tar su to­ga, la ma­gis­tra­da ador­na su es­co­te con vis­to­sos co­lla­res y con cue­llos y pa­ñue­los de en­ca­je. Ade­más, tie­ne fa­ma de ecuá­ni­me y hu­mil­de, ex­hi­be una gran ora­to­ria y sue­le lo­grar que reine la paz en­tre los ma­gis­tra­dos del Su­pre­mo: cin­co con­ser­va­do­res y cua­tro li­be­ra­les, ella in­clui­da. Lo me­jor, que a la juez to­do es­te lío le di­vier­te. Es una lu­cha­do­ra que ha so­bre­vi­vi­do a dos cán­ce­res, siem­pre lle­va una Cons­ti­tu­ción en la car­te­ra y pron­to ve­rá una pe­lí­cu­la ba­sa­da en su vi­da, con Na­ta­lie Port­man co­mo pro­ta­go­nis­ta. Ella, que se­ca­só en su ca­sa de Long Is­land an­te 18 in­vi­ta­dos, sim­ple­men­te por­que el 18 sim­bo­li­za la vi­da en el ju­daís­mo.

POR SUS PA­LA­BRAS LA CONOCERÉIS “Si Dios me hu­bie­ra da­do al­gún ta­len­to, se­ría una gran di­va. So­lo can­to en la du­cha y en mis sue­ños”. (En el li­bro “No­to­rius RBG”)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.