Cris Mol­tó

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Tendencias -

Cla­ra ad­mi­te que no ha te­ni­do que vér­se­las con ca­sos muy com­pli­ca­dos has­ta aho­ra. De he­cho, la ma­yo­ría tie­nen que ver con pro­ble­mas pun­tua­les. “Los ca­sos muy ex­tre­mos no sue­len pe­dir ci­ta por in­ter­net. Mis clien­tes son per­so­nas que no tie­nen ne­ce­sa­ria­men­te un cua­dro clí­ni­co ni un diag­nós­ti­co psi­quiá­tri­co, sim­ple­men­te se han per­di­do un po­co. Lo que más tra­to son pro­ble­mas de pa­re­ja: cri­sis, in­fi­de­li­da­des, aban­do­nos... ¡Ja­más ima­gi­né que ve­ría tan­tos ca­sos! Lo que ocu­rre es que, mu­chas ve­ces, ese problema sen­ti­men­tal es un sín­to­ma y de­trás hay otras co­sas, pa­tro­nes de con­duc­ta y per­so­na­li­dad que, si lo­gra­mos cam­biar­los, pue­den per­mi­tir una vi­da mu­cho más fe­liz”. Por suer­te, es­ta psi­có­lo­ga ma­dri­le­ña pue­de pre­su­mir de efec­ti­vi­dad: como los clien­tes se con­si­guen so­bre to­do gra­cias al bo­ca a bo­ca, la ex­pe­rien­cia de ca­da tra­ta­mien­to es vi­tal. “Aunque nun­ca so­lu­cio­nas la vi­da to­tal­men­te a quien te pi­de ayu­da, sí que he vi­vi­do pro­ce­sos muy bo­ni­tos. He acom­pa­ña­do en la so­lu­ción de pro­ble­mas muy con­cre­tos que se han plan­tea­do en con­sul­ta”. Sin em­bar­go, fal­tan más es­tu­dios que si­túen exac­ta­men­te los be­ne­fi­cios de la te­ra­pia psicológica on li­ne. Los ex­per­tos, de he­cho, la de­sa­con­se­jan pa­ra per­so­nas es­pe­cial­men­te frá­gi­les y sus­cep­ti­bles o con pro­ble­mas mo­de­ra­dos o se­ve­ros, aunque sí pue­de ju­gar el pa­pel de apo­yo a una te­ra­pia tra­di­cio­nal. De todos mo­dos, como co­men­ta­ba Cla­ra, no son es­tas con­sul­tas las que me­nu­dean en el me­dio di­gi­tal. Un es­tu­dio so­bre la ex­pe­rien­cia de con­sul­ta del Ser­vi­cio de Aten­ción Psicológica de la Uni­ver­si­dad de Má­la­ga re­ve­ló que la ma­yo­ría de ellas (43%) eran so­bre un problema de an­sie­dad es­pe­cí­fi­ca, an­te los exá­me­nes, al ha­blar en pú­bli­co... Tam­bién apa­re­cían pro­ble­mas de re­la­cio­nes so­cia­les y ais­la­mien­to; de re­la­cio­nes fa­mi­lia­res y de pa­re­ja; de­pre­sio­nes pun­tua­les y cam­bios de hu­mor; di­fi­cul­ta­des en las re­la­cio­nes se­xua­les; y otras cues­tio­nes, como ta­ba­quis­mo, há­bi­tos ner­vio­sos, obe­si­dad y sue­ño. Los es­tu­dios des­cri­ben un per­fil-ti­po de usua­rio de las te­ra­pias a tra­vés de una pan­ta­lla: per­so­nas de al­to ni­vel cul­tu­ral que uti­li­zan in­ter­net de for­ma ha­bi­tual y que bus­can el ano­ni­ma­to pa­ra plan­tear con­sul­tas rá­pi­das que de otra for­ma no se atre­ve­rían a rea­li­zar.

“El ma­ne­jo de los si­len­cios es bá­si­co pa­ra cap­tar to­das las se­ña­les”.

Es pre­ci­sa­men­te es­te pun­to del ano­ni­ma­to el que más des­ta­ca Na­na Fe­rrei­ra, coach se­xual y em­pre­sa­ria (re­gen­ta la tien­da-ta­ller ma­dri­le­ña Dos Rom­bos), que su­ma a los ser­vi­cios pre­sen­cia­les la aten­ción vía smartp­ho­ne, chat o vi­deo­con­fe­ren­cia. “Has­ta yo era un po­co es­cép­ti­ca a se­sio­nes vía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.