ELLAS, de­lan­te y de­trás de la cá­ma­ra

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Protagonistas -

¡So­mos mu­chas! Ex­cla­ma en­tu­sias­ma­da Syl­vie Im­bert, ma­qui­lla­do­ra de ci­ne, no­mi­na­da pa­ra el Go­ya al me­jor ma­qui­lla­je y pe­lu­que­ría. Se re­fie­re a la can­ti­dad de mu­je­res que com­pi­ten por un pre­mio en es­ta edi­ción. “Es­te año, la co­se­cha ha­bla en fe­me­nino: Isa­bel Coi­xet, Paula Or­tiz, Leticia Do­le­ra, Ma­bel Lo­zano... sin con­tar las ca­ras que no se ven y tam­bién es­tán no­mi­na­das...”, ar­gu­men­ta. Su en­tu­sias­mo es­tá más que jus­ti­fi­ca­do, por­que nun­ca an­tes en la his­to­ria de los Go­ya, que es­te año cum­plen 30 años, hu­bo tan­ta pre­sen­cia fe­me­ni­na des­ta­ca­da. “Paula Or­tiz, con La no­via, e Isa­bel Coi­xet, con Na­die quie­re la no­che, fir­man las dos pe­lí­cu­las que li­de­ran las can­di­da­tu­ras, con 12 y nue­ve, res­pec­ti­va­men­te, y con mu­chas mu­je­res in­vo­lu­cra­das en am­bas pro­duc­cio­nes. En es­ta edi­ción hay 11 di­rec­to­ras as­pi­ran­tes a lle­var­se pre­mios, lo que es un dato his­tó­ri­co muy po­si­ti­vo”, va­lo­ra Virginia Ya­güe, guio­nis­ta y pre­si­den­ta de CIMA (Aso­cia­ción de Mu­je­res Ci­neas­tas y de Me­dios Au­dio­vi­sua­les). To­do un lo­gro por­que, se­gún sus da­tos, el sec­tor vi­ve una evi­den­te si­tua­ción de de­sigual­dad: las mu­je­res pro­du­cen el 21% de las pe­lí­cu­las que se es­tre­nan, es­cri­ben el guión del 15% y han di­ri­gi­do al­re­de­dor del 8% de me­dia en los úl­ti­mos años. De he­cho, más de la mi­tad de las di­rec­to­ras es­pa­ño­las so­lo han he­cho una pe­lí­cu­la en los úl­ti­mos 10 años. ¿Ser mu­jer su­ma di­fi­cul­ta­des a la ho­ra de em­pren­der un pro­yec­to? “Ho­nes­ta­men­te, no lo sé –res­pon­de Gra­cia Que­re­je­ta, guio­nis­ta, di­rec­to­ra, pro­duc­to­ra y vi­ce­pre­si­den­ta de la Aca­de­mia de ci­ne–. Ten­go com­pa­ñe­ras que se que­jan de que, efec­ti­va­men­te, tie­nen me­no­res po­si­bi­li­da­des o peo­res con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas, así que al­go ha­brá de ver­dad. En mi ca­so, lo que per­ci­bo es una di­fi­cul­tad ob­via pa­ra le­van­tar pro­yec­tos, sean de hom­bres o de mu­je­res. A ve­ces dan ga­nas de ti­rar la toa­lla. ¡Pe­ro hay que re­sis­tir!”. Chus Gu­tié­rrez, tam­bién guio­nis­ta, di­rec­to­ra y pro­duc­to­ra, se mues­tra crí­ti­ca: “La in­dus­tria pa­re­ce con­fiar más en un pro­yec­to li­de­ra­do por un hom­bre que por una mu­jer”.

La con­se­cuen­cia

evi­den­te es una pro­yec­ción mu­ti­la­da de la reali­dad que si­gue per­pe­tuan­do los es­te­reo­ti­pos de gé­ne­ro. Un có­mic es­ta­dou­ni­den­se de los años 80 sen­ta­ba, sin pre­ten­der­lo, la que se­ría la “prue­ba del al­go­dón” de la dis­cri­mi­na­ción fe­me­ni­na en el ci­ne. En una ti­ra có­mi­ca crea­da por Ali­son Bech­del, una mu­jer le di­ce a otra que ella úni­ca­men­te acep­ta ver una pe­lí­cu­la si cum­ple es­tos tres re­qui­si­tos: que sal­gan al me­nos dos mu­je­res (y ten­gan nom­bre pro­pio); que esas mu­je­res ha­blen en­tre ellas en al­gún mo­men­to; y que su con­ver­sa­ción no tra­te so­bre al­gún hom­bre (lo que no so­lo in­clu­ye con­ver­sa­cio­nes ro­mán­ti­cas). Así na­ció lo que aca­bó co­no­cién­do­se como el Test de Bech­del. No pa­re­cen re­glas muy exi­gen­tes y, sin em­bar­go, la ma­yo­ría de las pe­lí­cu­las lo sus­pen­de (haz la prue­ba: ni clá­si­cos como Vér­ti­go o Ciu­da­dano Ka­ne, ni ta­qui­lla­zos como la tri­lo­gía ori­gi­nal de Star Wars, El Se­ñor de los Ani­llos, Harry Pot­ter, Pi­ra­tas del Ca­ri­be…): “No es una eva­lua­ción cien­tí­fi­ca ni com­ple­ta, pe­ro po­ne el acen­to en una ca­ren­cia bá­si­ca de mu­chos con­te­ni­dos de pe­lí­cu­las res­pec­to a gé­ne­ro. La cues­tión no es so­lo si apa­re­cen mu­je­res o no, si no qué pa­pel jue­gan, si se re­fle­jan sus com­ple­jas per­so­na­li­da­des, sus vi­das o qué ni­vel de pro­ta­go­nis­mo desem­pe­ñan”, ana­li­za Virginia Ya­güe. An­te es­te pa­no­ra­ma, son las pro­pias mu­je­res las que es­tán pro­du­cien­do el cam­bio: ha­cién­do­se vi­si­bles en pues­tos de má­xi­ma res­pon­sa­bi­li­dad, con­vir­tién­do­se en re­fe­ren­tes, fran­quean­do el ac­ce­so a las que vie­nen. Con el mis­mo ob­je­ti­vo, Mu­jer­hoy ha reuni­do a 41 mu­je­res del ci­ne, que re­pre­sen­tan a to­das aque­llas que lu­chan por sa­car ade­lan­te nues­tra in­dus­tria. To­das han lo­gra­do abrir­se ca­mino pa­ra lle­gar a lo más al­to en su ám­bi­to: in­ter­pre­ta­ción, pro­duc­ción, di­rec­ción, guión, equi­po téc­ni­co, cas­ting, re­pre­sen­ta­ción, co­mu­ni­ca­ción… Ca­da una su­po­ne una grie­ta en esa bó­ve­da in­vi­si­ble he­cha de pre­jui­cios, es­te­reo­ti­pos y de­sigual­da­des lar­ga­men­te ali­men­ta­das. La no­che del 6 de fe­bre­ro, al­gu­nas vol­ve­rán a ca­sa con un Go­ya ba­jo el bra­zo. Otras, no. Pe­ro el ci­ne ha­brá da­do un pa­so ade­lan­te. Lu­ces, cá­ma­ra… ¡ac­ción!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.