Per­so­na­li­dad

La tie­ne que ver con có­mo te de­fi­nes y ex­pre­sas tu

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Belleza -

CCon su cha­que­ta per­fec­to de cue­ro y su lar­ga me­le­na ru­bia, Cheryl Vi­ta­li no es qui­zá el pro­to­ti­po de al­ta eje­cu­ti­va. Pe­ro es pre­ci­sa­men­te es­ta for­ma de ser di­fe­ren­te lo que la con­vier­te en la me­jor por­ta­voz de los va­lo­res de Kiehl’s, la mar­ca de be­lle­za na­ci­da ha­ce 165 años en una pe­que­ña far­ma­cia del East Vi­lla­ge neo­yor­quino. Su don de gen­tes y su vi­ta­li­dad ha­blan por sí so­las de ese es­pí­ri­tu abier­to y pio­ne­ro, cen­tra­do en las ne­ce­si­da­des de ca­da clien­te y en la li­ber­tad del “prue­be an­tes de com­prar”. No en vano, Kiehl’s no ha­ce pu­bli­ci­dad, no con­tra­ta ca­ras co­no­ci­das como ima­gen y fue la pri­me­ra mar­ca que ofre­ció pro­duc­tos pa­ra hom­bres. Sus tien­das si­guen es­tan­do de­co­ra­das tal y como lo hi­zo Aa­ron Mor­se, hi­jo de uno de los fun­da­do­res, en la pri­me­ra, a prin­ci­pios de los 60, cuan­do de­ci­dió des­ple­gar allí su co­lec­ción de mo­to­ci­cle­tas vin­ta­ge Har­ley Da­vid­son e In­dian pa­ra que tam­bién los hom­bres dis­fru­ta­ran en la tien­da. Po­co des­pués creó los pri­me­ros pro­duc­tos so­lo pa­ra ellos. Esa for­ma de dis­tin­guir­se ba­sa­da en una lar­ga his­to­ria y en su ca­li­dad fue lo que atra­pó a la pro­pia Cheryl Vi­ta­li, que ya era clien­te an­tes de tra­ba­jar pa­ra la fir­ma. “Siem­pre que es­ta­ba en Nue­va York, iba a la tien­da”, cuen­ta. Tras gra­duar­se en Ya­le y tra­ba­jar un tiem­po en pu­bli­ci­dad, a sus 53 años Vi­ta­le ha desa­rro­lla­do una lar­ga ca­rre­ra que la ha con­ver­ti­do en un re­fe­ren­te en la in­dus­tria, tras pa­sar por Proc­ter&gam­ble, Lan­cô­me, Revlon o May­be­lli­ne New York. Con ella, la mar­ca ha cre­ci­do de for­ma ex­po­nen­cial, es­pe­cial­men­te en Asia y en Eu­ro­pa. En 2008, re­ci­bió el Pre­mio de la Mu­jer Eje­cu­ti­va Em­pren­de­do­ra en Cos­mé­ti­ca. Vi­ve en Wes­ton, Con­nec­ti­cut, con su No se anun­cia ni uti­li­za mo­de­los, pe­ro si­glo y me­dio des­pués de su fun­da­ción, en una pe­que­ña far­ma­cia de Nue­va York, Kiehl’s si­gue en­ten­dien­do igual de bien a sus clien­tes. La mu­jer que es­tá al fren­te nos ex­pli­ca por qué. Ele­na Cas­te­lló / Fo­to: An­tón Goi­ri Por

¿Cuá­les son los desafíos a los que ha te­ni­do que en­fren­tar­se en su ca­rre­ra has­ta al­can­zar un pues­to tan im­por­tan­te?

In­clu­so en una in­dus­tria como la nues­tra, cen­tra­da en las mu­je­res, es com­pli­ca­do. Es esen­cial ser muy con­vin­cen­te y per­sua­si­va, pe­ro al tiem­po se­guir sien­do fiel a tu pro­pia per­so­na­li­dad. Ese fue mi ca­so. Me di cuen­ta de que no se tra­ta­ba so­lo de ser aser­ti­va como lo eran los hom­bres, la cla­ve es­ta­ba en sen­tir­me bien sien­do yo mis­ma y te­ner mi pro­pio es­ti­lo a la ho­ra de de­fen­der mis po­si­cio­nes. Cuan­do eres jo­ven no siem­pre lo en­tien­des. Pa­ra mí, fue di­fí­cil al prin­ci­pio. El se­gun­do de­sa­fío fue con­ti­nuar mi ca­rre­ra y ser ma­dre. Pe­ro me di cuen­ta de que era una for­ma de con­ti­nuar sien­do fiel a mi mis­ma, así que se­guí ade­lan­te. Esa es la pre­gun­ta más fre­cuen­te que me ha­cen las mu­je­res jó­ve­nes hoy en día, có­mo equi­li­brar la fa­mi­lia con la pro­pia ca­rre­ra.

¿Y qué les res­pon­de?

No hay una so­la res­pues­ta. Creo que la cla­ve es­tá en en­con­trar tu pro­pia for­ma de ha­cer­lo. Te­ner cla­ro lo que quie­res y cuá­les son los lí­mi­tes que has de­ci­di­do po­ner, y ha­cer en­ten­der a la gen­te que no vas a re­nun­ciar a ellos. Re­quie­re mu­cha con­fian­za en una mis­ma, mu­cha vo­lun­tad. Ser muy cla­ra y muy cohe­ren­te. No es fá­cil, pe­ro, si no pue­des man­te­ner tus pro­pias re­glas y no te sien­tes res­pe­ta­da, pro­ba­ble­men­te es que no es­tás en la em­pre­sa ade­cua­da.

“La con­ci­lia­ción re­quie­re po­ner lí­mi­tes y ser muy cla­ra y cohe­ren­te”.

¿Qué es la be­lle­za pa­ra us­ted?

Creo que una gran par­te tie­ne que ver con al­go in­te­rior, con có­mo sen­tir­se de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble y cui­dar­se. Có­mo te de­fi­nes, có­mo en­con­trar for­mas de ex­pre­sar tu per­so­na­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.