El la­do OS­CU­RO del buen pa­dre

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Psicoactualidad -

que ad­mi­nis­tró dro­ga a la mu­jer pa­ra man­te­ner re­la­cio­nes se­xua­les con ella. Se­gún una re­cien­te bio­gra­fía del ac­tor, fir­ma­da por Mark Whit­ha­ker, so­lía fre­cuen­tar mu­je­res, en su ma­yo­ría jó­ve­nes, que se acer­ca­ban a él por su atrac­ti­vo pú­bli­co, pa­ra intentar lo­grar sus sue­ños de ser ac­tri­ces o tra­ba­jar en la te­le­vi­sión. En di­cho li­bro se afir­ma que Cosby so­lía apro­ve­char­se de la vul­ne­ra­bi­li­dad de las chi­cas y man­te­nían re­la­cio­nes des­pués de ad­mi­nis­trar­les un se­dan­te. An­drea Cons­tand le ha vuel­to a de­nun­ciar tras la apa­ri­ción del li­bro. A su cau­sa se ha uni­do la ac­triz y pre­sen­ta­do­ra Bar­ba­ra Bow­man. Cosby pro­vie­ne de una fa­mi­lia po­bre, su pa­dre era al­cohó­li­co y su úni­co her­mano mu­rió a los sie­te años. Mal es­tu­dian­te, se de­fi­nía a sí mis­mo como el pa­ya­so de la cla­se. Co­me­dian­te y pro­duc­tor de TV, su gran éxi­to se pro­du­jo en­tre 1984 y 1992 con El show de Bill Cosby. En la pan­ta­lla re­pre­sen­ta­ba al doc­tor Heath­cliff Hux­ta­ble, que te­nía cua­tro hi­jas y un hi­jo. En la vi­da real tam­bién tie­ne cua­tro hi­jas y un hi­jo, como su per­so­na­je. Pe­ro mien­tras en su pro­gra­ma pro­vo­ca­ba ri­sas, su vi­da era una tra­ge­dia. Su hi­jo me­nor, En­nis, fue ase­si­na­do a los 27 años y una de sus hi­jas su­fre una gra­ve adic­ción a las dro­gas.

Un ejer­ci­cio de po­der per­ver­so

El ac­tor ha si­do acu­sa­do por decenas de mu­je­res de ha­ber­las dro­ga­do pa­ra des­pués for­zar­las ¿Qué lle­vo al “pa­dre de Amé­ri­ca” a com­por­tar­se así? Su esposa Ca­mi­lle, con la que lle­va 50 años casado, ha con­fe­sa­do a per­so­nas de su en­torno que Cosby “no se me­re­ce la cár­cel, aunque sí el in­fierno por el que es­tá pa­san­do” por su con­duc­ta se­xual. Ella fue fun­da­men­tal en la ca­rre­ra de Bill, con­tro­lán­do­la y apor­tan­do ideas crea­ti­vas. A fi­na­les del 2014, cuan­do los tes­ti­mo­nios de abu­sos co­men­za­ron a sa­lir a la luz, Ca­mi­lle hi­zo una de­cla­ra­ción pú­bli­ca de apo­yo a su ma­ri­do: “El hom­bre que co­no­cí, del que me enamo­ré y al que si­go aman­do, es el que todos co­no­céis por su tra­ba­jo. Un hom­bre bueno, ge­ne­ro­so, di­ver­ti­do, y un ma­ri­do, pa­dre y ami­go ma­ra­vi­llo­so. Es el hom­bre que creíais co­no­cer”. Ca­mi­lle ha cria­do a cin­co hi­jos, ges­tio­na­do la ca­rre­ra de su ma­ri­do, se ha doc­to­ra­do en la uni­ver­si­dad, ha pro­du­ci­do obras en Broad­way, ha es­cri­to li­bros y si­gue apo­yan­do a su ma­ri­do. Se­gún de­cla­ra­cio­nes a la re­vis­ta Peo­ple, “van a en­fren­tar­se a la si­tua­ción jun­tos; pe­lea­rán por de­fen­der su dig­ni­dad y su nom­bre”. El in­fierno por el que pa­sa Cosby, y del que ha­bla Ca­mi­lle, se­ría qui­zá el jus­to cas­ti­go a una vi­da cu­ya se­xua­li­dad es­ta­ría su­pues­ta­men­te mar­ca­da por el abu­so y la vio­la­ción. ¿Qué es­tá en jue­go en la vio­la­ción? La psi­coa­na­lis­ta in­gle­sa Ju­lliet Mi­chel, au­to­ra de Psi­coa­ná­li­sis y fe­mi­nis­mo, ex­pli­ca: “La vio­la­ción es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.