El so­ni­do del si­len­cio

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Psicoactualidad -

Un gran nú­me­ro de mu­je­res se ha su­ma­do a la de­nun­cia pú­bli­ca con­tra Cosby por ha­ber abu­sa­do de ellas. ¿ Por qué per­ma­ne­cie­ron tan­to tiem­po ca­lla­das? La víc­ti­ma de una vio­la­ción o abu­so pue­de lle­gar a sen­tir­se cul­pa­ble de lo su­ce­di­do, por­que su­po­ne, erró­nea­men­te, que al­go de­bió de ha­cer pa­ra que aque­llo tu­vie­ra lu­gar. Pa­ra ela­bo­rar un trau­ma así es pre­ci­so po­ner­le pa­la­bras. To­do se com­pli­ca cuan­do la vio­la­ción se pro­du­ce en un en­torno don­de el vio­la­dor tie­ne cual­quier ti­po de au­to­ri­dad mo­ral so­bre la víc­ti­ma. el ejer­ci­cio del po­der de una per­so­na so­bre el cuer­po de otra, pe­ro si no hu­bie­ra se­xo es­ta­ría­mos ha­blan­do sim­ple­men­te de vio­len­cia o agre­sión. Sin em­bar­go, hay que acla­rar que no es el se­xo en su for­ma de amor, de Eros, sino como ex­pre­sión de odio, de te­rror, de un te­rror cu­ya fuen­te es des­co­no­ci­da”. El vio­la­dor se va­le de ese ac­to pa­ra so­por­tar un mie­do sin nom­bre. Como si qui­sie­ra vol­ver a un lu­gar se­gu­ro don­de do­mi­na a ese otro y, una vez do­mi­na­do, se ima­gi­na­ra que la vio­la­ción no ocu­rrió. En es­te sen­ti­do, las dro­gas que Bill ofre­cía a sus víc­ti­mas, y que las de­ja­ba ador­mi­la­das, fo­men­ta­ba su fan­ta­sía de que él no las for­za­ba, sino que ellas se de­ja­ban do­mi­nar como mu­ñe­cas in­ani­ma­das.

Cas­ti­go in­cons­cien­te

Mien­tras el pa­dre de Cosby era adic­to al al­cohol, él lo era a un ti­po de se­xo don­de el otro so­lo po­día ser un ju­gue­te. Un al­cohó­li­co no pue­de fun­cio­nar como pa­dre, por­que es es­cla­vo de su dro­ga; un vio­la­dor tam­po­co pue­de fun­cio­nar como un hom­bre, por­que es es­cla­vo de una an­gus­tia que le lle­va a re­pe­tir una y otra vez esa agre­sión pa­ra des­car­gar­la so­bre el otro. Pa­re­ce­ría que él re­pre­sen­ta­ba en su pro­gra­ma lo que qui­zá desea­ba ser: un pa­dre con prin­ci­pios de cla­se me­dia y una se­xua­li­dad sa­lu­da­ble, ca­paz de ha­cer­se car­go de una fa­mi­lia. Fue de­no­mi­na­do por su pa­pel en la se­rie El pa­dre de Amé­ri­ca. En la vi­da real, nun­ca de­jó de ser psi­co­ló­gi­ca­men­te un po­bre, como su fa­mi­lia de ori­gen, es­cla­vo de una adic­ción se­xual que nun­ca ha re­co­no­ci­do. Es po­si­ble que pro­mo­cio­nar una bio­gra­fía don­de se re­la­tan sus co­rre­rías se­xua­les sea in­cons­cien­te­men­te una ma­ne­ra de en­con­trar un cas­ti­go. En es­te ca­so, lo ha­bría con­se­gui­do por­que su ca­rre­ra ha ter­mi­na­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.