Qué po­de­mos ha­cer

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Nosotros -

Si pe­di­mos a la pa­re­ja más de lo que pue­de dar pa­ra re­pa­rar ca­ren­cias an­ti­guas, sur­gi­rá la ra­bia. Cuan­do apa­re­ce la de­cep­ción, hay que em­pe­zar a pen­sar has­ta qué pun­to ha­bía­mos idea­li­za­do al otro. Cuan­do el enamo­ra­mien­to ha si­do in­ten­so, la rup­tu­ra pue­de re­sul­tar tor­men­to­sa. Ela­bo­rar el due­lo de una se­pa­ra­ción ayu­da­rá a que no se re­pi­ta lo mis­mo con la si­guien­te pa­re­ja. Con­vie­ne re­fle­xio­nar so­bre nues­tros afec­tos y de­jar de ser in­to­le­ran­tes con nues­tros odios. Los se­res hu­ma­nos no so­mos án­ge­les y so­lo la arro­gan­cia y el des­co­no­ci­mien­to per­so­nal lle­van a pen­sar que esos afec­tos es­tán so­lo en los de­más. pro­te­gi­da por Ja­vier. Sin em­bar­go, cuan­do es­ta pro­tec­ción se con­ver­tía en ex­ce­si­va, co­men­za­ba a odiar­le por­que se sen­tía as­fi­xia­da y te­nía que de­fen­der­se ale­ján­do­se de él. Los ex­ce­sos de Ja­vier, por su par­te, pro­ve­nían a su vez del in­ten­to de di­si­mu­lar sus con­flic­tos pa­ra re­la­cio­nar­se con So­fía. Él tu­vo una ma­dre con con­flic­tos psi­co­ló­gi­cos, que siem­pre se que­jó de su ma­ri­do, un hom­bre dis­tan­te y que nun­ca se pu­do acer­car a su úni­co hi­jo, al­go que no le su­ce­día con sus tres hi­jas. Él siem­pre sin­tió que te­nía que re­pa­rar a su ma­dre, pues en al­gu­na me­di­da ella le trans­mi­tió la idea de que él de­bía su­mi­nis­trar­le lo que su ma­ri­do le ha­bía ne­ga­do. Es­ta po­si­ción le ha­cía sen­tir­se cul­pa­ble con su pa­dre y re­sen­ti­do con su ma­dre, sen­ti­mien­tos que trans­fe­ría a la re­la­ción con su pa­re­ja. Ja­vier ejer­cía una fun­ción pro­tec­to­ra, pe­ro la rea­li­za­ba como un trá­mi­te, no dis­fru­ta­ba real­men­te de ella. En­ton­ces, So­fía sen­tía sus cui­da­dos como si es­tu­vie­ran va­cíos de afec­to. De es­te mo­do, el amor que ella sen­tía era atra­ve­sa­do por un re­sen­ti­mien­to que la ale­ja­ba de él, mien­tras que él tam­bién te­nía mie­do a amar y no se acer­ca­ba a ella con de­seo, más bien con la idea de cum­plir un de­ber.

Con­flic­tos de la in­fan­cia

Los pa­dres son las pri­me­ras per­so­nas a las que ama­mos, La rup­tu­ra con la ima­gen que for­ma­mos de ellos en la in­fan­cia es in­dis­pen­sa­ble pa­ra po­der amar a otros. Cuan­do en es­tos pri­me­ros víncu­los amo­ro­sos ha ha­bi­do al­gún con­flic­to, es­te se trans­fie­re a la re­la­ción de pa­re­ja y, en oca­sio­nes, ha­ce im­po­si­ble un com­pro­mi­so du­ra­de­ro. La pa­re­ja que or­ga­ni­za el víncu­lo am­bi­va­len­te de que­rer y no que­rer de­pen­de del pa­sa­do, no pue­de com­pro­me­ter­se con otro ni for­mar un fu­tu­ro con él. En oca­sio­nes, al­gu­nas pa­re­jas se pasan to­da la vi­da jun­tos, pe­ro que­ján­do­se del otro. La ad­qui­si­ción de la iden­ti­dad se­xual y de la sub­je­ti­vi­dad se ha­ce a ba­se de re­nun­cias sin las cua­les no se pue­de dis­fru­tar del amor. Hay que re­nun­ciar a la om­ni­po­ten­cia: ni el otro nos pue­de col­mar ni no­so­tras a él.

Hay que re­nun­ciar a la om­ni­po­ten­cia: na­die pue­de col­mar al otro por com­ple­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.