La Mer­kel asiá­ti­ca

TSAI ING WEN

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Mujeres En Primera Línea -

Pri­me­ro fue la In­dia, con In­di­ra Gand­hi; lue­go Sri Lan­ka, con Si­ri­ma­vo Ba­ra­na­nai­ke; Be­na­zir Bhut­to en Pa­kis­tán; Cory Aquino en Fi­li­pi­nas... y así has­ta más de 60 mu­je­res. Como ellas, Tsai Ing­wen, la pre­si­den­ta elec­ta de Tai­wan, ha lle­ga­do a la je­fa­tu­ra de Es­ta­do de un país asiá­ti­co. Pe­ro, a di­fe­ren­cia de sus pre­de­ce­so­ras, Tsai no lle­ga de la mano de un pa­dre o un ma­ri­do. Su vic­to­ria arro­lla­do­ra al fren­te del Par­ti­do De­mo­crá­ti­co Pro­gre­sis­ta no es­tá ba­sa­da en el po­pu­lis­mo y la ma­jes­tad del ca­ris­ma ema­na­do por un pa­triar­ca, sino en una de­ter­mi­na­ción y prag­ma­tis­mo que le ha va­li­do el ca­li­fi­ca­ti­vo de “la Mer­kel asiá­ti­ca”. Little Ying –“mu­jer­ci­ta”, como la lla­man en la pren­sa lo­cal– ha subido en el es­ca­la­fón a pul­so, des­de que aban­do­nó la do­cen­cia en la uni­ver­si­dad pa­ra con­ver­tir­se en vi­ce­mi­nis­tra pa­ra las Re­la­cio­nes con Chi­na en el pri­mer Go­bierno del PDP en 2000, has­ta la je­fa­tu­ra de la opo­si­ción en la pa­sa­da le­gis­la­tu­ra. Una ca­rre­ra de co­rre­dor de fon­do pa­ra una mu­jer me­nu­da con ga­fas de ra­tón de bi­blio­te­ca. Sin ma­qui­llar, sol­te­ra, no se le co­no­cen amo­res ni re­la­cio­nes, ex­cep­to dos ga­tos que lle­va a sus mí­ti­nes. Aus­te­ra, tí­mi­da y dis­cre­ta, se ha de­di­ca­do du­ran­te los úl­ti­mos años a re­co­rrer la is­la pa­ra in­tere­sar­se por los pro­ble­mas de la gen­te y ha­cer cam­pa­ña, lo que hoy le per­mi­te de­cir que lle­ga a la pre­si­den­cia pa­ra “dar un gi­ro ra­di­cal con un go­bierno que ter­mi­ne con los pri­vi­le­gios de los miem­bros del Kuo­min­tang y se ocu­pe del bie­nes­tar del pue­blo”. Ade­más, es la pri­me­ra man­da­ta­ria asiá­ti­ca que lle­ga al po­der con un pro­gra­ma pa­ra im­pul­sar la igual­dad de gé­ne­ro. Se da la pa­ra­do­ja de que, aunque Asia es el con­ti­nen­te don­de pri­me­ro y de for­ma más de­ci­di­da la mu­jer ha ro­to el te­cho de cris­tal en la po­lí­ti­ca, si­gue es­tan­do es­ca­sa­men­te re­pre­sen­ta­da en los parlamentos y el mo­vi­mien­to fe­mi­nis­ta tie­ne po­co pe­so. El in­dus­tria­li­za­do Ex­tre­mo Orien­te es aún una so­cie­dad pa­triar­cal don­de la mu­jer os­ten­ta el pa­pel de guar­dia­na de la tra­di­ción y las bue­nas cos­tum­bres. Y es­pe­cial­men­te en Chi­na, don­de el con­fu­cio­nis­mo ha­ce a las mu­je­res res­pon­sa­bles de la or­ga­ni­ci­dad so­cial, lo que se tra­du­ce en ab­ne­ga­ción y su­bor­di­na­ción. Tal vez por­que ha ro­to esas ba­rre­ras, la que era una po­lí­ti­ca po­co ca­ris­má­ti­ca es hoy un ído­lo que des­pier­ta pa­sio­nes. Pe­ro por lo que se va a es­cru­tar con lu­pa a Tsai es por el equi­li­brio con el que se­pa man­te­ner las re­la­cio­nes con Chi­na con­ti­nen­tal, de cu­yas in­ver­sio­nes de­pen­de ca­da vez más la economía de Tai­wan, y sostener el sta­tu quo, con­te­nien­do las in­cli­na­cio­nes in­de­pen­den­tis­tas de su par­ti­do, que po­drían con­ver­tir esa zo­na del Pa­cí­fi­co en un pol­vo­rín. PE­PA RO­MA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.