La es­cu­de­ra fiel del pre­si­den­te tur­co

SU­MEY­YE ER­DO­GAN

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Mujeres En Primera Línea -

Hay tal mu­ro de si­len­cio le­van­ta­do al­re­de­dor de la hi­ja pe­que­ña del pre­si­den­te tur­co Re­cep Tay­yip Er­do­gan, que su vi­da ha de­ri­va­do en una no­ve­la de la que no se sa­be si­quie­ra si es­tá ba­sa­da en la reali­dad. De la dul­ce Su­mey­ye se ha­bla en tér­mi­nos de leyenda. Di­cen que po­dría ha­ber si­do can­di­da­ta a las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas del pa­sa­do ju­nio por el Par­ti­do Jus­ti­cia y Desa­rro­llo, el to­do­po­de­ro­so AKP que di­ri­ge su pa­dre, pe­ro qui­zá se que­dó en el ca­mino por los nu­me­ro­sos es­cán­da­los de corrupción que la opo­si­ción atri­bu­ye al pre­si­den­te o por los ru­mo­res so­bre su tra­ba­jo en un hospital se­cre­to, di­cen que crea­do por el pro­pio Er­do­gan en la ciu­dad de San­liur­fa, fron­te­ri­za con Si­ria, que po­dría es­tar aten­dien­do a miem­bros del Es­ta­do Is­lá­mi­co. De ha­ber ido en las lis­tas elec­to­ra­les y ha­ber lo­gra­do un escaño, Su­mey­ye se ha­bría con­ver­ti­do en una de las po­cas dipu­tadas con ve­lo en Tur­quía, un país de ma­yo­ría mu­sul­ma­na pe­ro lai­co, en el que sin em­bar­go ca­da vez es más ha­bi­tual el uso del hi­jab, el pa­ñue­lo con­ver­ti­do en un sím­bo­lo pa­ra los de­fen­so­res del Is­lam. No hay du­da de que es la som­bra de su pa­dre y no so­lo en el ál­bum fa­mi­liar. Jun­tos apa­re­cen en cam­pa­ñas elec­to­ra­les, via­jes al ex­tran­je­ro, re­zos en la mez­qui­ta, ba­ños de mul­ti­tu­des y en­cues­tas de po­pu­la­ri­dad. Y ase­gu­ran los ana­lis­tas po­lí­ti­cos que la jo­ven es­tá lla­ma­da a con- ver­tir­se en la pró­xi­ma Er­do­gan en el po­der, por en­ci­ma de su her­mano Bi­lal, en­vuel­to en asun­tos tur­bios re­la­cio­na­dos con el con­tra­ban­do de pe­tró­leo. Ella es­tá dis­pues­ta a se­guir la es­te­la del pre­si­den­te, al que los crí­ti­cos con­si­de­ran el “nue­vo sul­tán de Tur­quía”. El úl­ti­mo ca­pri­cho fa­mi­liar sí es digno de sul­ta­nes: una re­si­den­cia de 1.000 ha­bi­ta­cio­nes en An­ka­ra. De mo­men­to, la he­re­de­ra ejer­ce de má­xi­ma res­pon­sa­ble de Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les de su par­ti­do, te­nien­do en cuen­ta que es­tu­dió en Es­ta­dos Uni­dos y en Lon­dres. Ade­más, es con­se­je­ra po­lí­ti­ca y, so­bre to­do, de­fen­so­ra a ul­tran­za de la vi­sión pa­triar­cal de la mu­jer en la so­cie­dad tur­ca. Pre­ci­sa­men­te, el pre­si­den­te tur­co ha ase­gu­ra­do que la igual­dad en­tre hom­bres y mu­je­res va con­tra na­tu­ra y que el lu­gar de es­tas en el mundo es la ma­ter­ni­dad. Sin em­bar­go, pa­ra­do­jas de la vi­da, su hi­ja que ya ha cru­za­do el um­bral de los 30, si­gue sol­te­ra, que se se­pa. Tal vez sea en lo úni­co que ha des­obe­de­ci­do a su pa­dre, sal­tán­do­se a la to­re­ra la re­co­men­da­ción pre­si­den­cial a las tur­cas de te­ner por lo me­nos tres hi­jos. “Tur­quía es­tá en mi san­gre”, afir­ma en su cuen­ta de Twit­ter. A. CAS­TI­LLO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.