Las claves

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sentimientos -

No de­be­mos sen­tir que so­mos dé­bi­les por pa­sar un mo­men­to ma­lo, sino acep­tar los con­flic­tos y pen­sar que ne­ce­si­ta­mos tiem­po pa­ra re­sol­ver­los. Las ac­ti­tu­des que en­tor­pe­cen pe­dir ayu­da son: sen­tir como un re­cha­zo que no pue­dan res­pon­der­nos en ese mo­men­to; no ex­pre­sar cla­ra­men­te lo que ne­ce­si­ta­mos por­que nos aver­güen­za o pe­dir­lo con exi­gen­cia. Acep­tar que la otra per­so­na so­lo pue­de ayu­dar­nos en la me­di­da de sus po­si­bi­li­da­des. a los de­más. Cuan­do pi­dió a su ami­ga que la es­cu­cha­ra y es­ta no le res­pon­dió, le in­va­dió una ra­bia in­so­por­ta­ble por­que evo­có la po­ca aten­ción que su ma­dre le ha­bía de­di­ca­do. Cuan­do Ele­na pi­dió ayu­da lo hi­zo de for­ma ve­la­da. Su­po­nía que su ami­ga te­nía que acer­car­se a ella sin ne­ce­si­dad de que se lo pi­die­ra, como una ma­dre que sa­be leer las ne- ce­si­da­des de su hi­jo. Lo hi­zo con mu­cha exi­gen­cia in­ter­na por­que no po­día so­por­tar las li­mi­ta­cio­nes de su ami­ga. La ca­pa­ci­dad pa­ra pres­tar ayu­da es­tá re­la­cio­na­da con res­pe­tar al otro y a uno mis­mo jus­to allí don­de más dé­bi­les nos sen­ti­mos. Pe­dir ayu­da se vi­ve como al­go te­mi­do cuan­do evo­ca de­pen­den­cias in­fan­ti­les no re­suel­tas. La vul­ne­ra­bi­li­dad que se pue­de lle­gar a sen­tir es de­ma­sia­do al­ta y en­ton­ces se evi­ta la de­man­da de ayu­da al otro pa­ra evi­tar, con esa re­nun­cia, el re­co­no­ci­mien­to de una ca­ren­cia que se vi­ve como ex­ce­si­va. Si en el pro­ce­so de ma­du­ra­ción psicológica exis­ten de­ma­sia­dos con­flic­tos in­ter­nos que no se han re­suel­to, pue­den apa­re­cer pro­ble­mas que re­ve­lan un al­to gra­do de incompetencia pa­ra pe­dir al otro que nos ayu­de. El nar­ci­sis­mo y la ex­ce­si­va de­pen­den­cia son, en­tre otras, las ma­yo­res di­fi­cul­ta­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.