Men­sa­je a las mu­je­res

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - De Cerca -

ac­triz: “Mi cuer­po es mío y no tie­ne por qué ajus­tar­se al ca­non de na­die”. To­da­vía no ha­bía ter­mi­na­do el co­le­gio, cuan­do lle­gó a su vi­da Pe­ter Jack­son –mu­cho an­tes de con­ver­tir­se en el di­rec­tor de El se­ñor de los ani­llos– y le en­co­men­dó uno de los dos pa­pe­les pro­ta­go­nis­tas de Cria­tu­ras ce­les­tia­les: el de una ado­les­cen­te fan­ta­sio­sa y nar­ci­sis­ta que de­ci­de ase­si­nar a su ma­dre. El otro era el de la es­cri­to­ra de no­ve­la ne­gra An­ne Perry, su ín­ti­ma ami­ga, que la ayu­da en el cri­men. Con ape­nas 17 años, en­car­nó con una se­gu­ri­dad pas­mo­sa la os­cu­ri­dad y la per­ver­sión que se es­con­den en el afán de pu­re­za. La pe­lí­cu­la ga­nó el León de Pla­ta de Venecia de 1994. Un año des­pués, Wins­let era Ma­rian­ne Dash­wood, la lu­mi­no­sa he­roí­na de Ja­ne Aus­ten, en Sen­ti­do y sen­si­bi­li­dad, ca­paz del amor más inocen­te y pro­fun­do, un pa­pel que le pro­por­cio­nó su pri­me­ra no­mi­na­ción a un Os­car. La ac­triz te­nía ya la ca­pa­ci­dad de en­car­nar la blan­cu­ra y la ne­gri­tud, la le­ve­dad y la ru­de­za, con la mis­ma pre­ci­sión y cre­di­bi­li­dad. Y, so­bre to­do, de trans­mi­tir la mez­cla de am­bas. Lo lle­vó a la ex­ce­len­cia, 10 años des­pués de Ti­ta­nic, en su re­en­cuen­tro con Leo­nar­do Dica­prio, en Re­vo­lu­tio­nary road y, tiem­po des­pués en la na­zi anal­fa­be­ta de El lec­tor. Am­bas le va­lie­ron el ré­cord de ga­nar dos Glo­bos de Oro el mis­mo año por dos pa­pe­les di­fe­ren­tes. Wins­let te­nía en­ton­ces 30 años. Se ha­bía casado y ha­bía si­do ma­dre muy jo­ven –con ape­nas 23 años–, se ha­bía di­vor­cia­do por se­gun­da vez –de Sam Men­des, que la ha­bía di­ri­gi­do en Re­vo­lu­tio­nary road— y ha­bía aguan­ta­do co­men­ta­rios de to­do ti­po so­bre sus cur­vas, su en­tre­ga como ma­dre –“Tres ma­ri­dos y tres hi­jos, ¿qué le pa­sa a Wins­let?”, ti­tu­la­ba el Daily Mail en 2013–. Pe­ro su fran­que­za, le­jos de ago­tar­se, fue en au­men­to. Se ha­bía con­ver­ti­do en el an­ti­es­te­reo­ti­po de la del­ga­dez do­mi­nan­te. Y, yen­do aún más le­jos, no du­dó en cri­ti­car al es­ta­blish­ment de la pren­sa fe­me­ni­na y de la in­dus­tria de la be­lle­za y cues­tio­nar la om­ni­pre­sen­te uti­li­za-

“Pre­fie­ro que di­gan que pa­rez­co ma­yor a que pa­rez­co de pie­dra. No quie­ro fal­sear­me”.

NUN­CA SEN­TÍ que me con­tra­ta­ban pa­ra ser “el ros­tro” de al­go – ha di­cho Wins­let so­bre su re­la­ción con Lan­cô­me, fir­ma de la que es em­ba­ja­do­ra–. Era mi men­sa­je a las mu­je­res so­bre lo que sig­ni­fi­ca ser ho­nes­ta y sen­tir­te có­mo­da en tu piel”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.