Ella, man­do­na; él, su­mi­so

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Nosotros - ISA­BEL ME­NÉN­DEZ, psi­có­lo­ga

pro­mue­ve en ella un de­seo que la sa­tis­fa­ce, aunque tam­bién le can­se. El afán por so­me­ter­lo es­tá pro­mo­vi­do por la fan­ta­sía in­cons­cien­te de que el hom­bre es más que ella. Por eso, si lo­gra do­mi­nar­lo, se de­mos­tra­rá a sí mis­ma lo con­tra­rio. En es­ta com­bi­na­ción de pa­re­ja, ella ne­ce­si­ta sen­tir­se po­de­ro­sa pa­ra evi­tar re­co­no­cer sus de­bi­li­da­des; él, sen­tir que lo ma­ne­jan pa­ra no asu­mir su fuer­za como adul­to. Él de­ja a la mu­jer, en cier­ta for­ma, so­la; no la acom­pa­ña ni tam­po­co la ayu­da, se ins­ta­la en la im­po­ten­cia; ella ne­ce­si­ta sen­tir que le do­mi­na, a la vez que odia su pa­si­vi­dad. An­drés ha lle­ga­do a ca­sa can­sa­do des­pués del tra­ba­jo y de re­co­ger un en­car­go de Car­lo­ta, su mu­jer. Cuan­do ella abre el pa­que­te, suel­ta su re­per­to­rio ha­bi­tual: “Pe­ro se­rás inú­til, si es­to no es lo que yo ha­bía pe­di­do”. O bien: “Eres ton­to o te lo ha­ces; así con­se­gui­rás que yo me ten­ga que ha­cer car­go de to­do”. An­drés guar­da si­len­cio, se da me­dia vuel­ta y se va, al­go que to­da­vía irri­ta más a Car­lo­ta, que se que­da so­la gri­tan­do en la co­ci­na. Es ha­bi­tual que ella le in­sul­te in­clu­so de­lan­te de sus hi­jos. Tam­bién lo es que An­drés se de­je ava­sa­llar y des­pués se va­ya ca­biz­ba­jo, dan­do la razón a aque­llos que le di­cen que es un po­co cal­zo­na­zos. “Pre­fie­ro no irri­tar­la más, soy yo el que tie­ne que vi­vir con ella y a ve­ces tam­bién tie­ne razón, por­que soy muy des­pis­ta­do”, ar­gu­men­ta.

Po­si­cio­nes in­fan­ti­les

¿Por qué hay va­ro­nes que es­ta­ble­cen una re­la­ción de pa­re­ja en la que no tie­nen voz y son me­nos­pre­cia­dos? ¿Por qué hay mu­je­res que los des­va­lo­ri­zan y ava­sa­llan? Al po­co de co­no­cer­se, su re­la­ción se transformó en un pul­so con­ti­nuo en el que ella ga­na­ba y él se sen­tía in­ca­paz de de­fen­der­se. Tras ca­da en­fren­ta­mien­to, ella se sen­tía cul­pa­ble, pe­ro se­guía sintiendo ra­bia ha­cia él por­que no se de­fen­día. Car­lo­ta sen­tía de que no es­ta­ba ca­sa­da con un hom­bre, sino con un ni­ño pe­que­ño, al que era ne­ce­sa­rio vi­gi­lar en to­do. Creía que de­bía ser ella la que de­ci­día las mí­ni­mas cues­tio­nes: des­de su aseo per­so­nal, pa­san­do por la ro­pa, la co­mi­da y to­do lo de­más. “A ra­tos me con­mue­ve –se di­ce Car­lo­ta–, pe­ro otras ve­ces me irri­ta y ahí es cuan­do me pongo vio­len­ta. Se le ve tan per­di­do e in­de­fen­so cuan­do me au­sen­to, que pre­fie­ro no aban­do­nar­lo por mu­cho tiem­po. Mi vi­da se­ría di­fe­ren­te si es­tu­vie­se con un hom­bre de ver­dad. No ten­dría la obli­ga­ción de asu­mir to­das las res­pon­sa­bi­li­da­des. No sé bien la razón, aca­so es que todos son como ni­ños o son lo que yo eli­jo, pe­ro los hom­bres con los que he es­ta­do siem­pre son como ni­ños”. Como el res­to de las pa­re­jas, An­drés y Car­lo­ta han he­cho su elec­ción amo­ro­sa guia­dos in­cons­cien­te­men­te por su his­to­ria emo­cio­nal. El pa­dre de ella era bas­tan­te au­to­ri­ta­rio y con fre­cuen­cia ata­ca­ba a su ma­dre, lle­gan­do in­clu­so a po­ner­le la mano en­ci­ma al­gu­na vez de­lan­te de la ni­ña. Es­to mar­có la vi­da de Car­lo­ta, que se asus­ta­ba mu­cho cuan­do pre­sen­cia­ba es­te ti­po de es­ce­nas y guar­da­ba ha­cia su pa­dre cier­to re­sen­ti­mien-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.