La vi­gi­lan­te de la GA­LA­XIA

CAT­HA­RI­NE CON­LEY

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Mujeres En Primera Línea -

Aunque lo pa­rez­ca, no es fic­ción, sino reali­dad. Na­da que ver con nin­gu­na en­tre­ga de La gue­rra de las ga­la­xias. Es­ta ba­ta­lla se li­bra en la NASA, aunque tam­bién tie­ne como es­ce­na­rio el es­pa­cio in­ter­es­te­lar y es­tá li­de­ra­da por una ofi­cial de Pro­tec­ción Pla­ne­ta­ria. Una mu­jer con la ca­be­za en las nu­bes, pe­ro con los pies en la Tie­rra. Cat­ha­ri­ne Con­ley pi­sa fuer­te en el te­rreno de la in­ves­ti­ga­ción as­tro­fí­si­ca. Su tra­yec­to­ria cien­tí­fi­ca ha di­bu­ja­do una pa­rá­bo­la que la ha lle­va­do del es­tu­dio de la fi­sio­lo­gía al de la cos­mo­lo­gía, pa­san­do por la as­tro­bio­lo­gía. Con­ley no tie­ne asig­na­da la mi­sión de sal­var nues­tro pla­ne­ta de la in­va­sión alie­ní­ge­na –como Tommy Lee Jo­nes y Will Smith en la pe­lí­cu­la Hom­bres de ne­gro, una com­pa­ra­ción que la di­vier­te–, sino de pro­te­ger a Mar­te de la ame­na­za te­rrí­co­la. Des­pués de to­do, estamos lle­van­do, des­de los años 70, mi­llo­nes de bac­te­rias al es­pa­cio en nues­tras na­ves y son­das es­pa­cia­les. Y al­gu­nas se ha­cen te­rri­ble­men­te re­sis­ten­tes. La re­la­ción de Cat­ha­ri­ne con el es­pa­cio vie­ne de le­jos. Su pa­dre fue con­sul­tor de la NASA du­ran­te la le­gen­da­ria mi­sión Apo­lo. Y a él se de­be la re­so­lu­ción del ca­so par­ti­cu­lar del “problema de los tres cuer­pos”, una fór­mu­la ma­te­má­ti­ca ne­ce­sa­ria pa­ra com­pren­der la tra­yec­to­ria or­bi­tal de la na­ve, sin la cual el pro­gra­ma ha­bría si­do más arries­ga­do. Des­pués, fue ella quien se lan­zó a es­te abis­mo, tras ver en in­ter­net que bus­ca­ban gen­te pa­ra el pro­yec­to Mars Path­fin­der. Hu­bo suer­te: man­dó su cu­rrí­cu­lum y en­tró en la NASA en 1999. Hoy es res­pon­sa­ble de que Es­ta­dos Uni­dos cum­pla con el ar­tícu­lo IX del Tra­ta­do del Es­pa­cio Ex­te­rior, pa­ra evi­tar la con­ta­mi­na­ción bio­ló­gi­ca en los te­rri­to­rios ex­plo­ra­dos, pre­ser­var la ca­pa­ci­dad de los cien­tí­fi­cos de es­tu­diar otros mun­dos en su es­ta­do na­tu­ral y pro­te­ger la bios­fe­ra de la Tie­rra. O di­cho de otra ma­ne­ra: se en­car­ga de su­per­vi­sar que las na­ves, son­das y sa­té­li­tes que se aven­tu­ran en la ga­la­xia sean to­tal­men­te asép­ti­cas, uti­li­zan­do las mis­mas téc­ni­cas usa­das pa­ra el ins­tru­men­tal mé­di­co. Y más aho­ra, que sa­be­mos que hay agua so­bre la su­per­fi­cie del pla­ne­ta rojo y que es po­si­ble la vi­da. Los ro­bots Cu­rio­sity y Op­por­tu­nity, que es­tán allí, de­ben ser cui­da­do­sos. Es­ta vez, los hu­ma­nos no po­drán “in­va­dir” Mar­te. A. CAS­TI­LLO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.