“Es­te es un pro­ce­so que tar­da­rá va­rias ge­ne­ra­cio­nes”

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Protagonistas -

MA­RÍA DO­LO­RES DAN­CAU­SA Con­se­je­ra Delegada de Ban­kin­ter

Ha­ce unos me­ses, la Co­mi­sión Eu­ro­pea re­cri­mi­na­ba a los paí­ses de la Unión: “Los pues­tos di­rec­ti­vos o de su­per­vi­sión los ocu­pan de ma­ne­ra aplas­tan­te los hom­bres”, de­cía el in­for­me. Sin em­bar­go, hay quien ha lo­gra­do co­lar un su­fi­jo fe­me­nino en el pues­to de ma­yor res­pon­sa­bi­li­dad de una gran com­pa­ñía. Ma­ría Do­lo­res Dan­cau­sa fue pio­ne­ra en sen­tar­se al fren­te de un con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción de una em­pre­sa del Ibex 35, nues­tro prin­ci­pal ín­di­ce bur­sá­til, aunque ya no es la úni­ca. Tras ella lle­ga­ron Ana Bo­tín, pre­si­den­ta eje­cu­ti­va del Ban­co San­tan­der, y Ana Ma­ría Llo­pis y Est­her Al­co­cer, pre­si­den­tas de Día y FCC, res­pec­ti­va­men­te. Dan­cau­sa pien­sa que estamos en un pro­ce­so de cam­bio que trae­rá más mu­je­res a los si­llo­nes de man­do. Se­rá “con­se­cuen­cia na­tu­ral de lo ocu­rri­do ha­ce ya me­dio si­glo, con el ac­ce­so de la mu­jer a las opor­tu­ni­da­des de for­ma­ción y edu­ca­ción, pro­mo­vi­do por un gran nú­me­ro de ca­be­zas de fa­mi­lia, que en­ten­die­ron que no po­día ha­ber di­fe­ren­cias en las am­bi­cio­nes edu­ca­ti­vas pa­ra hi­jos e hi­jas”. Ella cre­ció en una de esas fa­mi­lias, y ase­gu­ra que no tu­vo que su­pe­rar nin­gún hán­di­cap por ser mu­jer. Pe­ro no to­das tu­vie­ron esa suer­te. “Al igual que tu­ve la for­tu­na de te­ner un pa­dre que es­ti­mu­la­ba la for­ma­ción de sus hi­jas, he te­ni­do la suer­te de tra­ba­jar en em­pre­sas don­de no he vis­to el me­nor atis­bo de dis­cri­mi­na­ción”, ex­pli­ca mien­tras re­cuer­da que uno de los pri­me­ros pro­yec­tos en los que tra­ba­jó en el ban­co te­nía como me­ta “agui­jo­near” a la or­ga­ni­za­ción pa­ra ace­le­rar la pro­mo­ción de mu­je­res a pues­tos de res­pon­sa­bi­li­dad. Pe­se a los avan­ces, la pre­sen­cia de mu­je­res en los con­se­jos de las em­pre­sas co­ti­za­das es aún in­fe­rior a la me­dia eu­ro­pea, ya de por sí ba­ja: un 17% fren­te al 20,2%. A su jui­cio, “el problema ha si­do arran­car más tar­de”. Sin em­bar­go, cree que esas ci­fras se co­rre­gi­rán por­que “es po­si­ti­vo pa­ra todos, em­pe­zan­do por las com­pa­ñías. Las que tien­den a la pa­ri­dad de gé­ne­ro a todos los ni­ve­les son más ri­cas, com­ple­tas y con más ca­pa­ci­dad pa­ra ge­ne­rar ren­ta­bi­li­dad y be­ne­fi­cios”. ¿Có­mo des­pe­jar en­ton­ces el ca­mino ha­cia el po­der? Pa­ra em­pe­zar, per­si­guien­do la ver­da­de­ra con­ci­lia­ción. “Lo que no ha cam­bia­do tan­to, y de­be­rá cam­biar, es el al­to nú­me­ro de obli­ga­cio­nes to­da­vía no com­par­ti­das en­tre hom­bres y mu­je­res, que con­vier­ten nues­tros éxi­tos pro­fe­sio­na­les en car­gas fí­si­cas y emo­cio­na­les a ve­ces muy du­ras de so­bre­lle­var”, re­fle­xio­na. “Más que pre­jui­cios por de­rri­bar, fal­ta ma­du­rez por al­can­zar. El equi­li­brio to­da­vía dis­ta mu­cho de ser con­se­gui­do. Pe­ro es un pro­ce­so de ma­du­ra­ción len­ta que tar­da va­rias ge­ne­ra­cio­nes en per­ci­bir­se”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.