“Ciu­da­da­nos, em­pre­sas y po­lí­ti­cos de­ben tra­ba­jar jun­tos”

ADE­LA COR­TI­NA Ca­te­drá­ti­ca de Éti­ca y Fi­lo­so­fía Po­lí­ti­ca de la Uni­ver­si­dad de Va­len­cia y aca­dé­mi­ca de Cien­cias Mo­ra­les y Po­lí­ti­cas

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Protagonistas -

Si apli­cá­ra­mos la ló­gi­ca a la reali­dad, ha­bría va­rios da­tos que, a pri­me­ra vis­ta, no ten­drían ex­pli­ca­ción. Por ejem­plo, que ellas tie­nen más es­tu­dios y ellos más tra­ba­jo, como su­ce­de en la ma­yo­ría de los paí­ses de la OCDE. O que las eu­ro­peas co­bre­mos un 16,4% me­nos por ho­ra tra­ba­ja­da, ci­fra que en Es­pa­ña lle­ga al 19,3%. Pa­ra Cor­ti­na, no hay na­da de éti­co en es­ta reali­dad. ¿ Es una uto­pía la igual­dad de opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les? “No me gus­ta la pa­la­bra “uto­pía”, quie­re de­cir “no- lu­gar”, y creo que la igual­dad de opor­tu­ni­da­des va a te­ner lu­gar, por­que la de­sigual­dad es in­jus­ta. Ade­más, se ha con­se­gui­do mu­cho en po­co tiem­po. Ha­ce po­co ape­nas ha­bía pro­fe­so­ras o ar­qui­tec­tas, y aho­ra son ma­yo­ría. Es más di­fí­cil en áreas que exi­gen ma­yor com­pe­ti­ti­vi­dad, como el de la em­pre­sa. Lo im­por­tan­te es tra­ba­jar pa­ra lle­gar a la igual­dad y que se ex­tien­da a todos los paí­ses”, di­ce. Ella fue la pri­me­ra mu­jer en la Real Aca­de­mia de Cien­cias Mo­ra­les y Po­lí­ti­cas. De eso ha­ce ocho años y so­lo Ara­ce­li Man­gas ha au­men­ta­do el cu­po. “Nos he­mos pro­pues­to tra­ba­jar pa­ra que au­men­te el nú­me­ro, por­que es una des­pro­por­ción in­creí­ble que no res­pon­de a la reali­dad so­cial”. Pa­ra que hom­bres y mu­je­res ten­gan las mis­mas opor­tu­ni­da­des, pro­po­ne des­de edu­car en la igual­dad has­ta que “va­ro­nes y mu­je­res com­par­tan el tra­ba­jo do­més­ti­co y la aten­ción a ni­ños, en­fer­mos o an­cia­nos, de mo­do que las pa­re­jas se or­ga­ni­cen con tra­ba­jos par­cia­les o de lar­ga du­ra­ción. Si no es así, la dis­cri­mi­na­ción es inevi­ta­ble y no so­lo los sa­la­rios son ba­jos, tam­bién las ju­bi­la­cio­nes”, afir­ma. En ese es­ce­na­rio, “la res­pon­sa­bi­li­dad de las em­pre­sas es in­dis­pen­sa­ble pa­ra una so­cie­dad jus­ta. Ne­ce­si­ta­mos em­pre­sas que creen tra­ba­jo, pro­duz­can ri­que­za ma­te­rial e in­ma­te­rial, cui­den de la so­cie­dad y res­pe­ten el me­dio am­bien­te. Una em­pre­sa éti­ca es un bien pú­bli­co; una em­pre­sa in­mo­ral es una ma­la em­pre­sa. Sin el tra­ba­jo con­jun­to de ciu­da­da­nos, po­lí­ti­cos y em­pre­sas no ten­dre­mos so­cie­da­des jus­tas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.